Posadas

“Matan a nuestros hijos para seguir delinquiendo”

El gendarme Pablo Torrilla Diel era oriundo de Buenos Aires, pero trabajaba en el Escuadrón Núcleo 50 de Posadas. Tenía 27 años cuando murió en un confuso episodio. “Él no se suicidó, a mi hijo lo mataron por descubrir la corrupción en el Escuadrón”, dijo en Misiones Cuatro, Patricia Diel.

“Matan a nuestros hijos para seguir delinquiendo”

POSADAS. El gendarme bonaerense Pablo Torrilla, había llegado a la capital misionera en febrero de 2018 para trabajar en el Escuadrón Núcleo 50 de Posadas. Tenía 27 años y llevaba 5 meses casado.

Murió el lunes 28 de Mayo de ese año, en medio de un operativo desplegado en Garupá.  “Los integrantes de la patrulla dijeron que mi hijo se fue a orinar y escucharon un disparo. Ellos dicen que se suicidó y nosotros creemos que lo asesinaron”, expresó Patricia Diel, la madre de Torrilla.

Denuncia de hostigamiento

“El 10 de abril, los mandaron a dormir, él quiso salir a patrullar igual y encontró un cargamento de marihuana”, reveló la madre del gendarme.

“Tengo las fotos y los chats, donde él me dice: ‘Esto es de mi segundo jefe y casi me cuesta el pase’. Ahí empezó el hostigamiento”, agregó Diel.

Los chats mencionados por la madre de Torrilla

“No custodian nada, no nos cuidan. Matan a nuestros hijos para seguir delinquiendo”, indicó la mujer.

La causa

La madre de Torrilla llegó a Posadas para conocer los avances en la investigación. Según señaló, la causa está caratulada como “averiguación del fallecimiento”.

“He tenido muchas llamadas anónimas donde me dicen que tienen miedo y corroborando lo que decimos. Quiero justicia por mi hijo”, manifestó.

“Él no se suicidó, a mi hijo lo mataron por descubrir la corrupción en el Escuadrón”, añadió.

Más noticias
Comentarios

Más de posadas

Policiales