Posadas

Para Penayo hay brecha entre vecinos y dirigentes

cargando anuncio

El flamante Defensor del Pueblo de Posadas, Alberto Penayo, admitió que existe una distancia entre los reclamos de la ciudadanía y la agenda de los funcionarios, con lo que dejó expuesto a su predecesor en el cargo, Alejandro Cohen y al intendente Joaquín Losada.

Para Penayo hay brecha entre vecinos y dirigentes

El flamante Defensor del Pueblo de Posadas, Alberto Penayo, admitió que existe una distancia entre los reclamos de la ciudadanía y la agenda de los funcionarios, con lo que dejó expuesto a su predecesor en el cargo, Alejandro Cohen y al intendente Joaquín Losada. Penayo busca un perfil dialoguista para la Defensoría, a escasas semanas de rechazar los pedidos de los autoconvocados contra las exhumaciones compulsivas.POSADAS. Ya en plenas funciones, el Defensor del Pueblo de Posadas, Alberto Penayo habló de “achicar la brecha entre el vecino y los dirigentes”, acentuando un perfil dialoguista del organismo que preside por la licencia médica de su titular Alejandro Cohen. Con estas declaraciones, Penayo termina admitiendo que la gestión del intendente Joaquín Losada, hasta hace algunas semanas, su jefe político –Penayo era Director de Entes Descentralizados del municipio-, está de espaldas a la ciudadanía. Por otra parte, Penayo criticó veladamente a su antecesor, Cohen, por no haber impulsado con mayor fuerza, instancias de diálogo entre la ciudadanía y los funcionarios y entes que no responden a determinados reclamos.

Resaltando un perfil dialoguista de la Defensoría, Penayo resaltó la primera reunión que mantiene el organismo con los jefes de las delegaciones municipales, una deuda que tenían tanto Cohen como de Marcelo Vairo, el ex Defensor del Pueblo durante la gestión de Orlando Franco en el municipio. “La Defensoría es representante directo de la ciudadanía y vamos a invitar a todos los sectores en todos los reclamos. Esta es la casa del pueblo. No pretendemos una Defensoría de cuatro paredes, sino que a través de las Comisiones Barriales, queremos llevar nuestra propuesta de trabajo”, sintetizó el funcionario, dejando en claro que la impronta que quiere darle al organismo es la de un ente que contenga los reclamos de los vecinos.

Repreguntado sobre la gestión de su predecesor, Penayo resaltó haber encontrado una Defensoría, económicamente ordenada, pero admitió que existe una “distancia importante entre el vecino de la ciudad de Posadas y los representantes institucionales. Vamos a achicar la brecha (entre vecinos y dirigentes). La Defensoría debe ser una herramienta básica para mediar y acompañar a los reclamos de los vecinos. Hasta el momento se hacía pero no en la envergadura que requiere (la función)”, dijo el funcionario, criticando el perfil de la gestión de Cohen.

Penayo prometió que con la Defensoría van a estar en las protestas de los vecinos, incluidos temas escabrosos para la Renovación, como el transporte público, pero ejerciendo un rol de mediación y solución de los conflictos. “Vamos a tratar de acortar la brecha que existe entre (delegados municipales y funcionarios). Un delegado va a aportar soluciones desde su ámbito, pero cuando hay un problema con la provincia, nosotros tenemos la posibilidad de llevar el reclamo a la competencia provincial y nacional. Todo depende de cómo esté coordinado desde acá”, comentó Penayo, acentuando el perfil dialoguista en terreno. Esto es de destacar porque una de las funciones del Defensor del Pueblo de Posadas, es participar de las sesiones en el Concejo Deliberante y proponer proyectos, una tarea que parece quedar en un segundo plano en el perfil que plantea este funcionario.

“La defensoría debe estar en campo, en terreno, trabajar duramente”, comentó Penayo, insistiendo en que estarán en todos los conflictos, desde los de mediación entre vecinos a los reclamos de tierras o de mejores servicios en transporte público.

Llama la atención que el perfil dialoguista que propone Penayo, choca de plano con la forma en la que manejó el conflicto con los autoconvocados contra las exhumaciones compulsivas. Recordemos que como titular de los Entes Descentralizados y jefe del Cementerio Municipal de La Piedad, se negaba a recibir a los vecinos que reclamaban contra los desentierros forzados. De hecho, les prohibía el ingreso al cementerio, que es un espacio público, porque los autoconvocados registraban en imágenes y filmaciones, los incumplimientos de su gestión con respecto a los desentierros. Ahora, desde su nuevo rol, habla de “achicar la brecha” entre ciudadanos y funcionarios, lo que, siendo Penayo, dirigente del partido gobernante, se podría traducir en un intento de contener y obturar los reclamos contra sus jefes políticos.

JMM.

Comentarios