Posadas

Prendieron fuego cinco contenedores en Villa Sarita

cargando anuncio

Los atentados se produjeron entre el viernes por la noche y el domingo a la madrugada, y vecinos del tradicional barrio posadeño, expresaron su preocupación. Eduardo Da Vila, vecino del lugar, no dudó en señalar que se trata de hechos de vandalismo.

Prendieron fuego cinco contenedores en Villa Sarita

Los atentados se produjeron entre el viernes por la noche y el domingo a la madrugada, y vecinos del tradicional barrio posadeño, expresaron su preocupación. Eduardo Da Vila, vecino del lugar, no dudó en señalar que se trata de hechos de vandalismo, que no están siendo debidamente atendidos. Fuentes periodísticas admitieron que podría tratarse de ataques vinculados a una “cuestión política”.POSADAS. Hechos de vandalismo se registraron en las últimas horas en el barrio Villa Sarita de Posadas, donde fueron incendiados cinco contenedores de basura en dos noches sucesivas. Entre la madrugada del sábado y las primeras horas del domingo, siempre de noche, desconocidos prendieron fuego cinco contenedores de basura. Tres ardieron entre la madrugada del sábado y otros dos al día siguiente.

Eduardo Da Vila, un abogado que reside frente al lugar donde prendieron fuego uno de los contenedores, expresó a MisionesCuatro su preocupación por los actos vandálicos. Advirtió que los atentados podrían tener un desenlace funesto, sobre todo, si estaban cargados con basura. Fuentes reservadas confiaron a MisionesCuatro que se sospecha de una “cuestión política” detrás de los actos vandálicos.

Da Vila publicó en su cuenta de Facebook, algunos de los pormenores de los atentados a los contenedores.

“A las 4.15 hs. de la madrugada me despertó un móvil de la Policía de Misiones estacionado frente a la puerta de mi casa Alberdi 1158, en la vereda de enfrente casi Avda. Roque Pérez se estaba consumiendo por el fuego uno de los nuevos contenedores de residuos. (…) Me acerque al funcionario policial para indagar lo que sucedía y me comunicó que alguien prendió fuego al contenedor que para esa hora, ya estaba descargado”, detalló Da Vila.

“Mientras continuábamos la charla, recibieron la noticia de que otro contenedor estaba ardiendo en la Bajada Vieja y Lezcano. Insistí en más información y me comunicó que la noche anterior hubieron otros tres (atentados) vandálicos más”, reveló el abogado en la publicación.

“Pasado unos 10 minutos llegó un coche bomba y extinguió por completo el fuego que a esa altura ya estaba por encender un poste de madera de tendidos de cables. Una vez extinguido se retiraron y no me consta que sus peritos hayan recabados muestras para profundizar una investigación seria, (con vistas a) identificar al o los responsables de esos actos de vandalismos de impredecibles consecuencias”, recalcó Da Vila.

El abogado resaltó que de haber viento la noche del atentado al contenedor de residuos, “esas llamas se podrían acercar a automóviles, cercos o puertas combustibles de viviendas aledañas”.El abogado puso de relieve que no hubo información oficial de la policía al respecto de estos atentados, ni tampoco los encargados de prensa de la municipalidad de Posadas. Tampoco el Ministerio de Gobierno y Seguridad de la provincia informó sobre los ataques.

Por otra parte, “ninguno de los dos contenedores se encontraba en la mitad de la cuadra como se recomendó originalmente”, recalcó el abogado. En esta línea, Da Vila subrayó que si los contenedores estuvieran a mitad de cuadra, en un lugar accesible a todos los vecinos, los vándalos habrían estado más expuestos. A la inversa, al estar los contenedores cerca de la esquina, los delincuentes tenían más opciones para visualizar policías. O en su defecto, huir del lugar.

Asimismo, Da Vila contó a este medio que su esposa es mimbro de la comisión vecinal, como tiene contactos con el delegado del foro de seguridad de la zona. Este le habría manifestado a la mujer, que “estaba enterado” de los atentados y que la policía investiga los hechos.

Fuentes reservadas de MisionesCuatro coinciden en señalar que podría haber una cuestión política detrás de los atentados. Cabe remarcar que el principal perjudicado por la quema de los contenedores es la intendencia de Posadas, de por sí, muy cuestionada por el manejo de los residuos. Los contenedores son propiedad de la comuna y por cada contenedor destruido, se debe adquirir uno nuevo.

Por otra parte, el local de Cambiemos de Posadas se encuentra a escasas dos cuadras del lugar donde ardió el contenedor aludido. De hecho, el local partidario está en el medio de los dos lugares en los que ardieron contenedores.

Asimismo, es preciso subrayar que fueron cinco los contenedores destruidos en apenas dos noches. Hecho que podría estar indicando algún grado de coordinación en los ataques. Pero más aún llama la atención, el mutismo de la jefatura de policía, del municipio y de la provincia frente a estos hechos. Por fortuna, la destrucción de los contenedores no derivó en siniestros más graves. Pero los vecinos de Villa Sarita están lógicamente inquietos ante esta situación.

JMM.

Comentarios