Sin ayuda del Estado: un merendero le gana a la pobreza en el A3-2

Categorías: Posadas.

Visibilidad: Noticias Destacadas – Primer Bloque.

Todo comenzó cuando Violeta Martínez abrió su casa los sábados para darles la merienda a los niños de una villa. Hoy la ayudan una veintena de voluntarios y un centenar de chicos asisten a tomar chocolate y comer facturas cada fin de semana.

En diálogo con el programa “Ecoconciencia”, Martínez comentó que el año pasado colocó un par de tambores y dos tablones que hacían de mesa en un terreno del asentamiento contiguo al barrio A3-2, donde vive con su familia en una vivienda construida por Yacyretá.

En ese lugar les servía una humilde merienda a los chicos que viven en medio de la pobreza extrema de la villa, sin agua potable y en precarias construcciones. “Yo hacía pan casero y les traía”, recordó la mujer.

Era un año electoral, así que fueron varios los candidatos que pasaron por el improvisado comedor al aire libre, todos prometieron ayudar pero ninguno regresó.

Un día una tormenta se llevó la improvisada mesa hecha de tablones y destruyó lo poco que tenían en ese espacio. Sin embargo, la obra con los pobres fue creciendo y se sumaron como voluntarios Karolina Zacarías y su esposo Walter Jurkiewicz, quienes convocaron a más personas solidarias y así entre todos comenzaron  a comprar leche, cacao y facturas, por eso ahora las puertas del merendero se abren cada sábado en la casa de Violeta Martínez, que decidió poner su propia vivienda al servicio de esta iniciativa.

Cada sábado a las 4 de la tarde llegan hasta la Casa 3 de la Manzana 34, alrededor de cien niños para tomar la merienda pero el lugar no tiene mesa, sillas ni vasos para todos. “Antes tenían que sentarse en el piso, ahora una iglesia nos presta los bancos”, señaló Karolina.

Para colaborar con los elementos necesarios, las personas solidarias pueden comunicarse al celular 0376- 154623650.

Comentar