Provinciales

Balmaceda sigue de huelga de hambre exigiendo justicia

cargando anuncio

“Me siento abandonado por el Estado”, sostuvo Javier Balmaceda, un hombre que denunció haber sufrido torturas en el Penal de Loreto en 2001 y pide asistencia porque quedó con una discapacidad motriz producto de las golpizas sufridas. La ausencia del Ministerio de DDHH.

Balmaceda sigue de huelga de hambre exigiendo justicia

POSADAS. Javier Balmaceda mantiene su huelga de hambre “seca” desde este martes frente a la Gobernación de Misiones, exigiendo un resarcimiento y una pensión por haber sufrido una discapacidad motriz, según él, producto de las salvajes golpizas que sufrió estando recluido en el Penal de Loreto.

“Estoy reclamando justicia. Hago esto en memoria de los (que murieron en Loreto). Por los que están ahora, por lo que me pasó a mí y por los que podrían ir al penal”, contó Balmaceda, quien este lunes habló con el titular de la Comisión Provincial de Prevención de la Tortura, Eduardo Scherer, el único funcionario provincial que se dignó a acercarse al manifestante.

Balmaceda padece una discapacidad motriz a causa de las golpizas que habría recibido en el temible penal de Loreto, en 2001. Sin embargo, ninguna denuncia penal por los apremios ilegales prosperó y, debido a las secuelas, el ex convicto no puede conseguir trabajo.  

“No tengo un sueldo económicamente, estoy en condición de calle, pido a la gente para comer. Quedé tirado. Quiero justicia, no se trata de dinero”, aseguró Balmaceda, en diálogo con este medio. “Estoy en huelga de hambre hasta que tenga una respuesta favorable y se escuche mi reclamo. Me siento abandonado por el Estado”, expresó el ex detenido, que se encuentra encadenado en la Plaza 9 de Julio.

Críticas a la Ministra de DDHH

Consultado al respecto de la desidia de los funcionarios provinciales, Balmaceda apuntó al Ministerio de Derechos Humanos, insistiendo en que “no entiende” por qué la ministra Graciela Leyes, no se acercó para saber cómo se encontraba, o hacerse eco de su reclamo. “Si tengo que morir haciendo justicia, que mi muerte sirva para eso”, sentenció.

Cabe recordar que Balmaceda narró a MisionesCuatro en una entrevista de Septiembre del 2017, que durante su presidio, fue brutalmente golpeado por los penitenciarios y ese castigo le causó la discapacidad motriz. Desde entonces, pasó por tres cirugías de cadera y debe usar muletas para desplazarse. Por este motivo, inició una demanda al Estado por daños y perjuicios.

Comentarios