Provinciales

Benmaor aseguró haber pedido un aumento salarial para los trabajadores de su área

El Ministro de Desarrollo Social Lisandro Benmaor, informó que los pedidos de aumento fueron remitidos el Ministro de Hacienda, Adolfo Safrán, quien debe definir los números. “Una cosa es lo que se pide y otra lo que se puede”, aclaró.

Benmaor aseguró haber pedido un aumento salarial para los trabajadores de su área

POSADAS. En medio de una fuerte protesta por los bajos salarios y los trabajadores precarizados existentes en el Ministerio de Desarrollo Social, el titular del organismo provincial, Lisandro Benmaor, aseguró a MisionesCuatro que todos los pedidos formulados por ATE y por los empleados, fueron remitidos al Ministro de Hacienda, Adolfo Safrán, para que defina si es posible conceder un aumento salarial que coloque a los trabajadores por encima de la línea de la pobreza y de la indigencia.

Benmaor subrayó que esta demanda salarial, se entronca con las que se dispararon en diversas áreas del Estado, como se observó en el Ministerio de Salud Pública y en la Red de Traslados, entre otros organismos. “Es un conflicto de demanda de aumentos salariales y de pase a planta. Nosotros hemos hablado en reiteradas oportunidades (con los trabajadores). Hemos incorporado a trabajadores a planta permanente, en la medida de lo posible, siempre que los números cierren”, aseguró el funcionario.

“Ya hemos elevado el pedido a las entidades específicas, para que sea (estudiado). Tengo entendido que (los trabajadores de DDSS) iban a tener una conversación con Safrán, que es el que maneja los números. Así como recibimos el petitorio de ATE lo elevamos al ministro para que evalúe los números. Una cosa es lo que se pide y otra lo que se puede”, subrayó el funcionario, en diálogo con MisionesCuatro.

Repreguntado, Benmaor dejó en claro que “un personal bien remunerado va a trabajar mejor en su tarea cotidiana”.

La situación de los precarizados en DDSS

No obstante, el ministro recalcó que el personal que accedió a ser contratado por el sistema de becas, consintió determinado régimen laboral y salarial, y jamás se les prometió el pase a planta.

“Hay personal incorporado con becas, no se le promete que se lo va a pasar a planta. Si empezás a trabajar bajo un contrato de beca y aceptas las condiciones, no podes a los dos meses cortar la ruta y exigir el pase a planta”, opinó el ministro, en declaraciones que van a generar cierta controversia en el sector de los sindicatos estatales.

“Hemos incorporado un número importante de becados a contratos y a planta, hemos elevado significativamente el pago de las becas. Estábamos en 1500 pesos y llegamos a 8500 pesos. Eso con un gran esfuerzo pero no aparece en los petitorios”, se quejó el ministro insistiendo en que Misiones es un “Estado presente”, pues fue la primer provincia en sancionar una ley provincial de emergencia alimentaria.

Las políticas implementadas desde su gestión

Defendiendo la gestión renovadora, Benmaor recordó que “el 60% del Presupuesto  de la provincia apunta a sectores de vulnerabilidad social”.

“Desarrollo Social tendrá 1500 millones de pesos, un aumento del 50% respecto del año en curso. Estamos en una crisis nacional severa. Eso nos impacta de manera directa. Ojalá Dios quiera pudiera decir que el Ministerio tiene 10.500 millones, porque se podría trabajar políticas a mediano, corto y largo plazo, pensar en políticas que corten el círculo de la pobreza. Hemos hecho muchísimas políticas para cortar el círculo de la pobreza”, sostuvo Benmaor, sobre la reproducción de la pobreza, generación tras generación.

Según el ministro, la crisis socioeconómica por la debacle de la economía, no sólo se traduce en números difíciles de asimilar, como que el 50% de los niños estén debajo de la línea de la pobreza a nivel país, sino que demás, se trata de personas arne y hueso que él ve todos los días.

“Estoy todos los días en la calle, una cosa es ver los números y otra es ver las caras de estos niños. Uno como político quiere igualdad de oportunidades y si juegan desde el inicio con varios jugadores nuevos”, aseveró el ministro, que, recordemos, tiene a la mayor parte de sus empleados cobrando por debajo de los 33 mil pesos que cuesta una Canasta Básica Total para una familia tipo.

¿Políticas de alto impacto para las generaciones venideras?

Refiriéndose a uno de los indicadores socio-sanitarios que son esgrimidos por el oficialismo renovador, como un logro del proyecto político “misionerista”, Benmaor destacó el descenso de la tasa de mortalidad infantil en la provincia. “La inmensa mayoría de las provincias no están con una mortalidad infantil por debajo de la media nacional”, dijo.

“Tuvimos políticas de altísimo impacto que van a trascender gestiones. Diagramamos un programa de prevención de embarazo (no deseado en la adolescencia) que tuvo un impacto positivo para la provincia. Eso actúa en forma directa en la pobreza multicausal y el embarazo adolescente es uno de los factores. Eso va a quedar a todas las generaciones de los misioneros”, aseguró Benmaor, quien no brindó números sobre las embarazadas menores de 19 años en la provincia –mucho menos de las embarazadas menores de 15 años.

Rechazó las denuncias de clientelismo con alimentos

Por otra parte, Benmaor descartó de plano las denuncias formuladas por el delegado de ATE Juan Antúnez, respecto de un “manejo paralelo” de los vales de alimentos y de la asistencia alimentaria en general, en el ministerio de Desarrollo Social.

“Eso es falso. No se hace política partidaria con la mercadería, con los comedores y merenderos que tenemos. Repartimos de manera heterogénea, entregamos recursos a municipios, comedores, cocina centralizada”, aseguró el ministro, sin profundizar demasiado sobre las denuncias de clientelismo político a través del Mosomi (Movimiento Social Misionerista), la agrupación renovadora creada por el propio Benmaor, en 2016.

Sobre el final, Benmaor descalificó las protestas de desocupados en la zona de Cabo de Hornos y Ruta 12, señalando que con un número reducido de manifestantes, que “dicen representar” a numerosos barrios, pero no quieren que la asistencia llegue en forma directa a los comedores y merenderos, sino que al contrario “quieren manejar ellos el reparto. A buen entendedor, pocas palabras”, lanzó el ministro.

Cabe aclarar que como en otras oportunidades, el ministro evita brindar los números de la provincia respecto de la pobreza, indigencia, desnutrición, embarazos no deseados en la adolescencia, menores de edad que dieron a luz embarazos producto de violación y menores con problemas de adicción, todos temas escabrosos para cualquier gestión estatal.

Más noticias
Comentarios
Policiales
Espectáculos
<