Provinciales

Familias inundadas con aguas servidas en Los Potrillos

Tras cada temporal, los residentes del populoso barrio ubicado a un kilómetro de la Saladita de Garupá, sufren inundaciones y contaminación, porque el agua que ingresa en las viviendas proviene de las napas y pozos negros que se rebalsan.

Familias inundadas con aguas servidas en Los Potrillos

GARUPÁ. Al menos una decena de familias que residen en el barrio Los Potrillos, a un kilómetro del mercado de La Saladita, se vieron afectados por inundaciones agravadas por la contaminación con aguas servidas. La municipalidad que encabeza el cuestionado intendente renovador Luis Ripoll, realizó tareas de mejoramiento en la zona, pero tras las obras, las inundaciones empeoraron.

“Entra el agua y es un peligro para mis tres hijos, para mi bebé. Hicieron un mejoramiento, pero ahora el agua no sólo pasa por las calles sino que entra en las viviendas”, contó una de las vecinas, que tiene tres hijos, uno de ellos, bebé.

“Son aguas servidas. Muchos chicos viven enfermos por esta situación, están en contacto con aguas servidas”, comentó Georgina Sandoval, otra de las vecinas. Consultada al respecto, la mujer aseguró que son más de 10, las familias afectas.

“Hay mucha gente que no sale (a hablar con las cámaras de TV) por miedo. No sé por qué. Estamos hablando de la salud”, agregó.

De acuerdo con Georgina, lo primero que hicieron los vecinos, antes de que comiencen las obras de remoción de tierra para el mejoramiento urbano, fue el “entubamiento correcto” del arroyo circundante.

Ante la pregunta de este medio, Goergina remarcó que “nadie de la municipalidad se acercó”, al lugar, a pesar de existir una comisión vecinal. Además, les dicen que van a esperar a que pase el temporal para realizar obras. Mientras tanto, las familias y los niños están afectados por los líquidos cloacales mezclados con el agua del arroyo y de las lluvias.

Por su parte, Roxy, otra de las residentes, reveló que “tuvimos que derribar el muro de un vecino porque ingresó agua servida dentro de mi pieza. Mis hijos empezaron a llorar porque entraba el agua. Esto se repite con cada temporal”, aseguró.

Inundaciones y desidia de las autoridades

Otro de los problemas agravados por la lluvia y las inundaciones, se vincula a las conexiones eléctricas precarias. “Hace tiempo que pedimos la conexión de luz”, aseguró la mujer, quejándose de que “en campaña política te prometen todo, pero cuando los necesitamos no están”.

“De esta cuadra, todos los vecinos están inundados. Tenemos miedo de que a la noche se largue más fuerte la tormenta. Tengo cinco menores conmigo. Necesitamos que hagan algo ahora”, expresó la mujer.

Y acto seguido, se dirigió al cuestionado intendente Ripoll. “Si está durmiendo, despiértese y venga al barrio Los Potrillos, que somos personas y no perros. Que mire lo que hicieron las máquinas”, remató.

Más noticias
Comentarios

Más de provinciales

Policiales
Espectáculos
Nacionales
<