Provinciales

Fuerte reclamo de Justicia por el femicidio de Tati Piñeiro

cargando anuncio

Unas 50 personas desafiaron al poder político local encabezado por el alcalde rovirista, Alfredo Gruber, y marchó pidiendo justicia por el femicidio impune de Lieni Piñeiro, violada y asesinada hace cinco años en Puerto Esperanza. La única oradora fue Rosa González, la madre de Tati.

Fuerte reclamo de Justicia por el femicidio de Tati Piñeiro

PUERTO ESPERANZA. Este sábado se llevó a cabo la Marcha del Silencio exigiendo justicia por el femicidio de Lieni Tati Piñeiro (18), la joven violada y degollada en Puerto Esperanza el 11 de Julio del 2012, en un crimen marcado por las sospechas de encubrimiento a los Hijos del Poder –entre ellos, Fabián Gruber, el hijo del ex intendente Gilberto Gruber. Fuentes de MisionesCuatro revelaron que unas 50 personas, entre familiares y allegados de Tati, más referentes de organizaciones sociales, feministas y de trabajadores, desafiaron las amenazas del poder local y expresaron a viva voz su reclamo de justicia por el más emblemático femicidio impune del interior de Misiones.

La marcha comenzó a las 17 horas frente a un mural dedicado a Tati Piñeiro, que se terminó de realizar este sábado. Los manifestantes acompañaron a la familia de la víctima hasta la plaza central del pueblo, donde se llevó a cabo un acto donde Rosa González –la madre de Tati- fue la única oradora.

Fuentes de este medio contaron que Rosa reiteró que no van a doblegar el reclamo de justicia que vienen realizando con los familiares y en ese marco, reveló que hubo amenazas a personas que organizaron esta marcha en el feudo de los Gruber, familia que gobierna el pueblo desde hace más de una década. De hecho, fue notoria la ausencia de personas del pueblo en la marcha a excepción del círculo íntimo de la familia de Tati –la hermana de la víctima, que reside en Buenos Aires, viajó a Esperanza para acompañar a su madre en el reclamo de justicia.

Participaron de la marcha, integrantes del Partido Obrero y el Plenario de Trabajadoras –la rama del partido que aborda las problemáticas de género del colectivo de trabajadoras-, integrantes del grupo Progen, y otras organizaciones sociales, siendo las personas de otras ciudades, el grueso de la marcha en medio de un clima de miedo y amenazas. Ninguno de los compañeros y compañeras de la escuela secundaria de Tati Piñeiro se hicieron presentes en esta marcha, aunque la situación es comprensible si son ciertas las versiones que indican que hubo amenazas contra la familia y contra las personas que impulsan el pedido de esclarecimiento.

Cabe destacar que este año, el Encuentro Provincial de la Mujer –previo al Encuentro Nacional de Mujeres- se realizará justamente en Esperanza, con vistas a darle mayor impulso al reclamo de justicia por el femicidio de Tati. Como era de esperarse, el encuentro provincial no contará con el acompañamiento del municipio que encabeza el alcalde rovirista Alfredo Gruber, tío de Fabián Gruber, uno de los presuntos implicados en el femicidio de Tati. Recordemos que Gruber es, a la sazón, uno de los apuntados como responsable de una red de encubrimientos en torno al crimen, que para la justicia misionera se cerró con la oscura muerte de Hernán Céspedes, el único imputado y posible “entregador” de la víctima.

Fuentes cercanas a la organización del Encuentro Provincial de la Mujer, aseguraron a MisionesCuatro que la actividad se realizará de una forma u otra, aún cuando no consigan ningún local para llevarlo a cabo. Pero de suceder esto –es decir, que el encuentro provincial se deba realizar en una plaza-, quedaría en evidencia el enorme poder de los Gruber y el manto de impunidad y temor que reina en el lugar.

Luego de las declaraciones de Rosa en la plaza céntrica de Esperanza, se llevó a cabo un taller a cargo de las mujeres del Progen (Pro-género), el grupo posadeño dedicado a la prevención de la violencia de género y a la contención y acompañamiento de las víctimas.

Relacionadas:

Femicidio de Tati: exigen Justicia y apuntan a los “Hijos del Poder”

Femicidio de Tati Piñeiro: cinco años de impunidadJMM.

Comentarios