Provinciales

Identifican al cuidador que violó a una menor en Candelaria

La feminista Fátima Rosado (PAyS – FDT), se refirió al caso de la joven de 15 años abusada por un hombre de 65 años que sigue prófugo, y a la violación “en manada” ocurrido en el balneario. Este lunes, realizan una marcha para exigir que se declare la Emergencia en Seguridad.

CANDELARIA. Este lunes, desde las 9, se lleva a cabo una marcha exigiendo que se declare la Emergencia en Seguridad Ciudadana en la ciudad que conduce el intendente Carlos Flores, tras los dos casos de violación a menores de 15 años –uno de ellos “en manada”– ocurridos desde el 1ro. de Enero.

En diálogo MisionesCuatro, Fátima Rosado, una de las organizadoras de la movilización, advirtió que no se trabaja en la prevención de estos hechos, que “van a volver a ocurrir”, y que los uniformados locales, carecen de capacitación en perspectiva de género, situación que representa una barrera a la recepción de denuncias por abuso sexual.

Rosado, quien se autodefinió como “referente del PAyS” y “activista feminista del Frente de Mujeres del FDT”, explicó que “ante la ausencia de las autoridades, hemos convocado a reclamar a que se decrete la Emergencia en Seguridad Ciudadana. Candelaria sigue siendo un pueblo y la policía, que debería custodiar nuestra integridad física, están sabiendo donde son los lugares donde ocurren estas cosas”, expresó Rosado, señalando a la Costanera, los boliches y los balnearios, como las zonas de riesgo de ataques sexuales.

Falta de prevención de los abusos

“Es habitual que ocurran (ultrajes) en estos lugares y no se ve presencia policial. Hemos tenido cuestiones de abuso que los niños denunciaron en merenderos porque sus padres no les creían. No tenemos comisaria de la mujer y no hay capacitación en género. Ni siquiera te atienden en el hospital”, lanzó Rosado, sobre las dificultades que experimentan las víctimas de abusos para presentar denuncias en Candelaria.

“Estas cosas pasan muy seguido, ahora fue una violación en manada, pero hace dos años, cuatro supuestamente jóvenes, dos de ellos menores, violaron y mataron a una anciana. La tiraron a un pozo de agua, pero ninguno está preso. Cuando los descubrieron, seguramente ya estaban en Buenos Aires”, denunció Rosato, lapidaria con el trabajo de la policía local.

Apuntando a la necesidad de prevenir los crímenes, Rosato ponderó que “en sus primeros seis meses de gestión, (el ex intendente) Daniel Luna había puesto cámaras de seguridad en algunos lugares clave. Y después se dejó de hacer esto. Si no hay un seguimiento y prevención, estas cosas van a seguir pasando. Y la policía no está capacitada en género para atender estos casos”, insistió.

El apellido del cuidador prófugo, acusado de violar a una menor

En cuanto al caso más reciente de violación de una adolescente de 15 años, Rosado insistió en que “al que violó a la menor, sigue prófugo y creo que ni siquiera lo están buscando. Tememos que estas cosas pasen y se diluyan en el tiempo. (El apellido del prófugo) es Lorenzatto, era un cuidador de una de las tantas chacras que hay en los alrededores”, reveló la activista, para quien hay que identificar a los violadores y hablar de estos temas en Candelaria.

Respecto de la violación en manada, una causa por la que hay cinco detenidos y un prófugo, Rosado remarcó: “Se han ocultado los rostros de los violadores, pero tengo los nombres y las fotos de todos ellos. La violaron entre cuatro (hombres) y uno filmaba. Hay uno de 19 años, otros de 23, otro de 25 y uno de 32, que no quiere que se lo mencione porque es casado con hijos”, fustigó.

“Nos conocemos todos. La mamá de la víctima es maestra de una reconocida escuela. (Y los violadores) son todos amigos del hermano de la nena violada”, puntualizó, al tiempo en que insistió en que se debe dejar de culpabilizar a la víctima. “No importa dónde estabas ni como vestías, nadie tiene derecho a tocar a una nena de 15 años”, sentenció.

La implementación de la ESI en Candelaria y el problema de Flores

Por otra parte, Rosado, advirtió que en el marco de una fuerte presencia de Iglesias Católica y Evangélicas, “acá no se implementa la ESI (Educación Sexual Integral) en las escuelas. Hacemos un trabajo de hormiga en los merenderos. La ESI implica educarse y no enseñar a hacer nada. Acá no se habla del tema, hay como miedo y vergüenza”, subrayó.

Consultada por la situación en la que comunas como Iguazú y Candelaria, se imponen candidatos con denuncias por violencia de género, Rosado sostuvo: “Flores acá arrasó, pero la gente no piensa en las consecuencias de tener a una persona de esa categoría moral al frente de la intendencia. Piensan en que les puede dar electrodomésticos o puestos de trabajo en (empresas de transporte), porque él está vinculado a la UTA (Unión Tranviarios Automotor)”, puntualizó.

Volviendo al problema de las dificultades a la Educación Sexual Integral, Rosado consideró: en Candelaria “hay muchísimas Iglesias Evangélicas y una parroquia.  Nadie se mete en el tema ESI. A las feministas nos tratan de ‘aborteras’, de mujeres raras que no quieren a los hombres. Trabajamos en asentamientos, en lugares de muy bajo nivel económico y social. Sólo podemos hacer un trabajo de hormiga y con sumo cuidado porque el padre puede venir con un machete. Y las Iglesias no se involucran en ese tema”, insistió.

Los pedidos en el marco de la marcha contra las violaciones

Este lunes, desde la rotonda de acceso a Candelaria, “marcharemos a la intendencia para dejar un petitorio pidiendo que se declare la Emergencia en Seguridad, y a la comisaría para exigir capacitación en género. Tienen que recepcionar las denuncias mejor. No simplemente mandarlas al hospital de Fátima. Vamos a petitorio en el Concejo para que declaren la emergencia en seguridad ciudadana. No queremos que nos maten ni que nos violen, no queremos tener miedo cuando nuestras hijas salen”, remató.

Más noticias
Comentarios
Espectáculos
Nacionales
General
<