Provinciales

Jardines al borde de la quiebra y la provincia ni siquiera los atiende

cargando anuncio

Directoras de jardines maternales se refirieron a la crítica situación que padecen, tras dos meses de cierre y ausencia total de diálogo con el gobierno. Aseguran que Nación los dejó afuera de la ATP y que ningún funcionario provincial les concede una audiencia.

Jardines al borde de la quiebra y la provincia ni siquiera los atiende

POSADAS. Judith Salom y Magdalena Centurión, dos directoras de Jardines Maternales de Posadas, aseguraron que la situación que padecen es crítica y muchas empresas están pensando en cerrar, porque no reciben ninguna asistencia por parte del gobierno provincial y el nacional.

En el contexto de la cuarentena obligatoria para evitar la propagación del nuevo coronavirus, los jardines maternales están sin funcionar desde hace 60 días. “Tuvimos que cerrar. Estamos pidiendo ayuda, es más, ahora sólo pedimos que nos atiendan”, lanzó Salom, al tiempo que confió que por el momento se sostienen con donaciones de padres, pero “esa ayuda cada vez disminuye más”.

Según explicó la directora, los padres que enviaban a sus niños a los jardines, están volviendo a sus trabajos y “tienen que resolver sus problemas en las casas contratando niñeras.”

“Tenemos mucha gente que depende de nosotros. Somos 26 jardines con los del interior”, advirtió Salom, aunque aclaró que se trata de una lista no oficial. De acuerdo con la directora, solicitaron la lista oficial de los jardines habilitados al Ministerio de Educación, pero no obtuvieron respuesta. “La lista no está abierta al público. Los padres (que contratan jardines) tienen el derecho a saber si esa institución está debidamente registrada”, puntualizó.

Esta directora puso de relieve la falta de diálogo con el gobierno provincial, lo que es grave para las instituciones al borde de la quiebra. “Tenemos hasta ahora dos personas como interlocutores, el presidente de la CCIP Sergio Bresiski y el diputado Ariel Pianesi. Están entregando notas. Pero hasta ahora no nos ha recibido nadie y no tenemos respuestas”, sentenció.

Tampoco acceden a los ATP u otra asistencia nacional

Por su parte, Magdalena Centurión, consideró: “Nuestra situación es crítica, todos hicimos el pedido de ATP (Asistencia de Emergencia Trabajo y Producción) y no tuvimos respuestas, no entramos en la categoría y no vamos a cobrar”, graficó la directora sobre la imposibilidad de que el Estado nacional asista con el 50% de los salarios, en el marco de la crisis desatada por el nuevo coronavirus y la cuarentena obligatoria.

Según Centurión, en la Anses (Administración Nacional de la Seguridad Social), “nos toman como escuelas privadas, pero no recibimos ayuda del Spepm (Servicio Provincial de Educación Privada de Misiones) o del Ministerio de Educación. No tenemos cómo pagar a nuestro personal y no tenemos ayuda a nivel provincial ni de Nación. Fuimos observadas y no vamos a recibir esa ayuda. Van a cobrar escuelas de danzas y de música. Y nosotros no”, recalcó.

“Por ende, no tenemos cómo pagar los sueldos de nuestro personal, los alquileres y servicios. Todo se va sumando y no tenemos ayuda del gobierno provincial ni del nacional”, insistió

Imagen ilustrativa

Consultada sobre la cantidad de jardines que estarían en riesgo de cerrar, Centurión reveló a este medio: “tenemos varios jardines que ya salieron del grupo (autogestionado) y están viendo de cerrar, porque no pueden pagar los alquileres. Como trabajamos con niños y en espacios amplios, nuestros alquileres de 60-80 mil pesos. Es lo primero que nos urge, aparte del sueldo de los docentes. Trabajamos con mucho personal”, manifestó.

“Es una cantidad de cosas que suman y a dos meses de estar cerrados, no podemos más. La ayuda que tenemos es de los padres, que acercaron una colaboración sin recibir un servicio”, confió Magdalena.

Sobre el final de la entrevista, Centurión pidió un diálogo con el gobierno para encontrar una forma de seguir manteniendo la actividad. “Esperamos una respuesta del gobierno. Que por lo menos nos reciba. Planteamos trabajar de manera segura, sabemos que hay que cuidar al niño y a las maestras. Buscar la manera de trabajar con protocolos, con grupos reducidos y horarios (alternados). Buscamos un diálogo”, finalizó.

Comentarios