Provinciales

Más de mil misioneros esperan por una donación de órganos

cargando anuncio

La lista de espera en Misiones está compuesta por 1200 personas, señaló Francisco Castells, a quien un trasplante de riñones le salvó la vida. Ahora siembra conciencia sobre la importancia de este noble acto humano en toda la provincia.

Más de mil misioneros esperan por una donación de órganos

La lista de espera en Misiones está compuesta por 1200 personas, señaló Francisco Castells, a quien un trasplante de riñones le salvó la vida. Ahora siembra conciencia sobre la importancia de este noble acto humano en toda la provincia.Gracias a la donación de órganos, Francisco Castells (63) salvó su vida cuando el 17 de julio sus riñones fueron trasplantados en una clínica de Posadas, después de nueve años de una espera dramática. Ahora se dedica a concientizar sobre la importancia de convertirse en donante y les brinda ayuda moral a los pacientes que se encuentran en lista de espera para recibir un órgano.

“En Misiones hay 1200 personas esperando un trasplante”, dijo Castells a MisionesCuatro. Además señaló que la mayoría de los que se inscriben para ser donantes son jóvenes, atribuyendo esta situación a los prejuicios que existen entre los adultos.

Con respecto a la logística que se mueve en torno a cada intervención, sostuvo que participan alrededor de 150 personas por cada paciente, agregando que “los médicos no duermen” para realizar su trabajo con dedicación.

Asociación Compartir

Durante el tiempo que debió aguardar la llegada de un donante compatible, Castells fundó una asociación llamada “Compartir”, que reúne a pacientes trasplantados y en lista de espera para concientizar sobre temas de salud en toda la provincia.

“Hacemos una campaña a pulmón. El Gobierno no da ni un vaso de agua”, lamentó el entrevistado. “Tenemos lindos proyectos, pero el Estado dice que no hay plata”, añadió.

Ante la falta de una sede y recursos para comprar insumos, los voluntarios de esta ONG se dan cita en un banco de la plaza 9 de Julio para realizar acciones de incidencia en la población de Posadas. Además el encuentro sirve para dialogar sobre la situación de cada paciente y darse fuerza entre sí, para mantener el ánimo en alto durante la larga espera.

“Hay que tener una gran fuerza de voluntad. Yo tengo mucha fe en Dios, cuando me pusieron en una habitación para morir, me arrepentí de mi pasado y le pedí a Dios que quería seguir viendo a mi hijo”, recordó Castells.

Asimismo, expresó que “no hay contención para los que esperan un trasplante” y la asociación intenta llenar ese vacío con charlas de apoyo.
Quienes deseen contribuir con los elementos que necesita el equipo de voluntarios, pueden comunicarse a través de la página de Facebook Asociación Civil Misionera “Compartir” o llamando al celular 3756-611588.

vb

Comentarios