Provinciales

“En Misiones, el HLB está controlado, pero es un trabajo permanente”

cargando anuncio

Indicó Yaco Mazal, Subsecretario De Desarrollo Vegetal de la Provincia, respecto a la afección que amenaza la producción citrícola. “El HLB está controlado, pero no podemos decir que está terminado el problema”, afirmó.

“En Misiones, el HLB está controlado, pero es un trabajo permanente”

Indicó Yaco Mazal, Subsecretario De Desarrollo Vegetal de la Provincia, respecto a la afección que amenaza la producción citrícola.  “El HLB está controlado, pero no podemos decir que está terminado el problema”, afirmó.POSADAS. Yaco Mazal, Subsecretario De Desarrollo Vegetal de la Provincia, dialogó con Misiones Cuatro sobre el HLB (Huanglongbing o Dragón amarillo) en las plantaciones de cítricos de la tierra colorada.

“El HLB está controlado, pero no podemos decir que está terminado el problema. Es un trabajo permanente”, remarcó. En esa línea, afirmó que deben realizar un control constante e intenso de todas las plantas que entran a territorio misionero.

Mazal sostuvo que la enfermedad demanda un arduo trabajo, ya que una vez que se detecta, requiere un control permanente y en caso de no registrarse esta afección, es necesaria una fuerte tarea de prevención como ocurre en el NOA.

Por otro lado, Mazal destacó que pese a tener controlada la situación actualmente, no se puede bajar la guardia debido a la “frontera sensible” que integra la provincia. “Somos los más complicados por estar en frontera con Paraguay y Brasil. Lo que sugerimos es no ingresar plantas o material vegetal de origen desconocido”, detalló.

¿Qué es el HLB?

La capacidad destructiva de una enfermedad mantiene en vilo al sector citrícola mundial. Huanglongbing (HLB o Dragón amarillo) es un agente infeccioso que ataca a los árboles y hace que produzcan fruta amarga y con anomalías en su tamaño y forma.

Esta enfermedad milenaria -se conoce en China desde el año 1870- hasta el momento no tiene cura y amenaza a la citricultura Argentina –siendo el octavo país productor mundial de cítricos-.

Uno de los datos que preocupa es su capacidad de propagarse rápidamente -por medio de un vector, el psílido Diaphorina citri, que la transmite desde árboles enfermos a árboles sanos- y eso se refleja en una disminución productiva entre 5 y 8 años en las plantas infectadas.

Nota Completa

vm.

Comentarios