Provinciales

Nuevo juicio contra Ovando: Fiscal opinó en contra de la absolución en la causa por la muerte de Carolina

cargando anuncio

El Fiscal Federico Rodríguez dijo que Ovando “ofrecía” a sus hijas para que sean violadas por dinero y opinó que no la mujer no estaba “abandonada” cuando murió por desnutrición su hija Carolina, en la resonante causa del 2013 en la que María fuera absuelta.

Nuevo juicio contra Ovando: Fiscal opinó en contra de la absolución en la causa por la muerte de Carolina

ELDORADO. Las hijas de María Ovando “dijeron que las ofreció por 100 pesos”, lanzó el fiscal Federico Rodríguez, que impulsa la acusación por “corrupción de menores”, “abuso sexual con acceso carnal” y “abuso gravemente ultrajante” contra la mujer que fuera absuelta en 2013 en la causa por supuesto “abandono de persona agravado seguido de muerte”.

En diálogo con MisionesCuatro, Rodríguez consideró que hay pruebas suficientes para la imputación contra Ovando, su pareja y un amigo, por el abuso sexual de las niñas de 4, 6 y 9 años. Y cuestionó con dureza la absolución en la causa por la muerte de Carolina (3), ocurrida en 2011, considerando que hubo una “farsa” propiciada por organismos de Derechos Humanos “que le mintieron al mundo” sobre la vulnerabilidad extrema que padecía Ovando al momento de fallecer la niña por desnutrición.

Para el fiscal, Ovando entregaba a sus hijas a violadores

Respecto del nuevo juicio contra Ovando, acusada de ser cómplice de la corrupción de menores, Rodríguez opinó que “no fue una acción omisiva, sino que fue activa en la promoción de la corrupción de sus hijas. Estamos hablando de menores (…). La fiscal de instrucción se olvidó de la calificación de la corrupción de menores. La pena en abstracto es de 10 a 50 años de prisión”, recalcó el fiscal.

En esta línea, para el fiscal, Ovando “fue de la iniciativa de la corrupción de menores” y acusó a la mujer de hacer fiestas “y las entregaba, las regalaba por 100 pesos”. Según Rodríguez, tanto en esta causa como en la anterior, por la muerte de Carolina, no hubo “criminalización de la pobreza” por parte del Estado renovador, que no estuvo presente para la pequeña fallecida en el proceso de desnutrición.  

La “mentira absurda” de la exclusión que sufrió Ovando

Esa es “una mentira absurda, tanto en aquella oportunidad como en este caso, la mujer (Ovando) tenía, tenía asistencia”, expresó algo nervioso el fiscal. La absolución fue “un fallo con el que no estuve de acuerdo. Me descompuse y enfermé por la injusticia del fallo y no pude terminar mi recurso de casación”, comentó Rodríguez, dejando traslucir una animadversión contra la acusada.

Sin temor a una recusación por falta de imparcialidad, Rodríguez insistió en que la absolución en la causa por “abandono de persona” en el juicio de 2013, “es un fallo que está mal. Estoy totalmente tranquilo porque se que cualquier persona honesta va a llegar a la misma conclusión que yo. Fue un invento de la gente de DDHH que es mentira. Le mintieron a todo el país. Invito a cualquiera que lean el expediente. Que se dejen de mentir esta gente”, bramó Rodríguez, defendiendo su propia actuación en el juicio en el que el mismo Tribunal de Eldorado que lleva a cabo el juicio que inició este lunes, absolvió a María Ovando a fines del 2013.

Insistiendo en la idea de que Ovando es una “mala madre”, Rodriguez opinó que “mientras (la mujer) estaba en prisión preventiva, ellas (las tres hijas presuntamente abusadas) estaban excelentes. El programa de (Jorge) Lanata terminó con una supuesta revinculación, Miren como termino la revinculación”, ironizó Rodríguez, vinculando el fallo del juicio por “abandono de persona” con el supuesto delito de “corrupción de menores”

“Estamos a la espera de que se termine esta mentira”, insistió el fiscal, dejando en claro que espera la condena contra Ovando. Y añadió: “Vamos a seguir hasta donde sea necesario. Hay que poner la lupa en los menores que han sido ultrajados brutalmente y no en esta mujer que es una delincuente”, expresó Rodríguez, en un tono curiosamente subjetivo y carente de la pretensión de imparcialidad que corresponde a un funcionario del Ministerio Público Fiscal.

Que Ovando sería delincuente “está probado (ahora) igual que en aquella oportunidad (por el juicio de 2013) Espero que en esta oportunidad se condene. Sino recurriremos hasta donde sea necesario”, fustigó.

Rodríguez se considera “imparcial”

Al ser repreguntado sobre si se considera imparcial en esta causa, Rodríguez sostuvo: “Por supuesto que soy imparcial”. Y agregó que no hay persecución y hostigamiento contra Ovando, porque “el órgano judicial se entera de un caso cuando sucede. Los informes (socioambientales) que se hicieron hablan de descuido, maltrato y castigo. Es la visión de todos (los actores judiciales), no una versión antojadiza. Todos venían viendo los descuidos de esta mujer”, opinó el fiscal.

Acto seguido, Rodríguez admitió que, Ovando, una mujer analfabeta, vivía en un contexto de exclusión social. Pero recalcó que en la zona donde residía la mujer en 2011, “había una mujer que crió a 18 hijos y no se le murió ninguno y era igual de pobre”.

Para Rodríguez, la causa por “abandono de persona seguida de muerte” se centró en la acusación por “el ataque cruel contra su propio hijo”. “En aquella oportunidad se establecieron un montón de atrocidades que no se llegaron a ventilar en el juicio. El año anterior (a la muerte de Carolina) se presentó esta señora (Ovando) a la comisaría (de Colonia Mado) con un bebé muerto diciendo que se había caído de la hamaca. Después una de sus hijas dijo en una grabación que recogió un periodista Florentín, donde dijo que ella le encajado un martillazo en la cabeza”, resaltó el fiscal, sin mencionar que ese supuesto testimonio fue desestimado en el juicio del 2013.

Una abierta demonización contra la acusada, basada en versiones

De hecho, con esta declaración, Rodríguez pone en tela de juicio el accionar de los policías que recepcionaron la denuncia por el fallecimiento de ese menor. Y termina acusando a Ovando de un supuesto crimen que la Justicia y la policía descartaron como tal. Cabe recordar que ante toda muerte dudosa, se realizan investigaciones y una autopsia para determinar la causa del fallecimiento. Para Rodríguez parece ser un hecho que Ovando cometió un crimen por una “investigación periodística” que supuestamente consigue un testimonio. Es más, la persona que testimonia en la grabación de Florentín, estaría autoincriminandose como cómplice, porque debió denunciar un infanticidio. Si esto ocurrió como el fiscal lo afirma.

Sin embargo, Rodríguez prosiguió con sus opiniones carentes de peso jurídico para demonizar a María Ovando. “La hija de ella Perla Castillo que dijo que ella había matado a dos (hijos) más en Paraguay. Uno había quedado colgado en una tacuara. También contó que en un episodio (Ovando) se enojó con los menores y le tiró a dos hijos menores al arroyo. Son cosas espantosas. Que se termine esta farsa, de una vez por todas”, expresó.

Evitó pronunciarse contra el tribunal que absolvió a Ovando

“Me baso en la verdad que está probada y no en el chamullo. Miren cómo terminó esta revinculación. Ni en dos años terminó en vejaciones. Espero que el mundo ponga la lupa en estos niños, que son los que motivaron este juicio. Son niños que sufrieron maltratos, los informes psicológicos hablan de maltrato psicológica. Una cosa es el verso que hace esta gente (los defensores de Ovando) y otra es que usted siga las actuaciones judiciales y la opinión de los funcionarios, que, que pudieron ver a esta mujer”, remató el fiscal.

Al ser consultado por los motivos por los que este mismo tribunal absolvió a Ovando en la causa por la muerte de Carolina, si las pruebas eran tan contundentes, Rodríguez reculó. “Eso se lo tienen que preguntar a los tribunales. Yo no pude terminar mi recurso de casación porque estuve enfermo. Me enfermé de la bronca que me dio. Dijeron que ‘no había situación típica de abandono’. Pero eso quedó probado y pudieron verlo todos en la jeta, cuando fueron a hacer la inspección judicial”, lanzó Rodríguez para justificar nuevamente, por qué no respondió al fallo absolutorio con un recurso de casación penal.

Finalmente, el fiscal se centró en “versiones policiales” para sostener que Ovando no sólo abandonó a su hija, sino que además habría tenido intenciones de que muera. “Esto está en las declaraciones policiales y no es un verso mío. Cuando viene la mamá de esta señora Ovando, y le pregunta, ‘qué feo que llora tu perro’. Ella (por Ovando) le responde: ‘No, esa es Carolina’. Y textualmente le dice ‘deja que muera ahí nomás esa plaga de mierda’. Le obligan entre la madre y el cuñado a que la lleve al Hospital de Puerto Esperanza. Y ella se va, dice-que (pretendidamente), cruza el (arroyo) Aguara-í entierra a la nena, que es muy probablemente que ella le haya matado. Y le miente a todo el mundo diciendo que le había dejado con la abuela paterna. Esa es la historia de esta mujer”, concluyó.

Comentarios