Provinciales

Torturas en Comando de la UR II: “Hago responsable a la policía de Oberá, por lo que pueda sucederme a mí y a mi familia”

Según Patricia Almoa, madre de las dos jóvenes que filmaron presuntas torturas a un detenido, un móvil del Comando la está siguiendo en la calle. La mujer denunció que sus hijas sufrieron apremios, que las amenazó un comisario con un arma cargada y que, maltrataron a la menor de edad.

Torturas en Comando de la UR II: “Hago responsable a la policía de Oberá, por lo que pueda sucederme a mí y a mi familia”

OBERÁ. El escándalo por las presuntas torturas propiciados a un detenido en el Comando Radioeléctrico de la Unidad Regional II, tomó ribetes tenebrosos con la denuncia pública de la madre de las jóvenes que filmaron los apremios ilegales y que habrían sido detenidas, golpeadas, manoseadas y amenazadas por los policías en cuestión.

Patricia Almoa, madre de las jóvenes –una de ellas menor de edad-, realizó impactantes revelaciones este martes, en diálogo con MisionesCuatro. Además de confirmar que aún no les devolvieron el DNI de su hija menor de edad y los celulares con los que grabaron las torturas, Almoa denunció que un móvil del Comando denunciado, la estuvo siguiendo en la calle en las últimas horas. “Ahora hago responsable a toda la policía de Oberá, por lo que pueda sucederme a mí y a mi familia”, lanzó Almoa.

En diálogo con MisionesCuatro, Almoa relató todo lo ocurrido previo al violento accionar intimidatorio contra ella y sus hijas. “En la madrugada del sábado (24/4), más o menos a las 2, escucho tiros, gritos y pedidos de auxilio en el barrio (Villa Gunther) Salimos con mi hija. Es medio habitual que pase esto los fines de semana. Vemos un montón de gente en la vereda del Comando”, sostuvo Almoa.

“Una vecina me contó que había una revuelta entre policías y vecinos del barrio Gunther. Estaban trayendo a algunos detenidos y pegándoles cuando ya estaban reducidos. Mis hijas empezaron a filmar lo que estaba pasando. En un momento, cuando se les va de las manos y ya pasó a ser tortura, mis hijas pasaron la calle para filmar. No es un delito filmar un operativo”, aclaró Almoa y agregó: “Los policías se molestaron porque mis hijas habían filmado”.

Fuerte denuncia contra el comisario del Comando Radioeléctrico

Acto seguido, según Almoa, “los policías empezaron a gritarnos. Hubo un cruce de palabras y se siguió filmando los apremios. Saltan sobre mis hijas, les quitan el teléfono celular. Esposan a mi hija de 16 años, y cuatro efectivos masculinos se tiran sobre ella. Y a mi hija que tiene asma, le pegan un golpe en el pecho y le sacan todo el aire. Cae el celular de ella. Una vecina le saca a mi hija mayor. Yo me quedé con la menor. Esto sucedió a 20 metros (del Comando Radioeléctrico)”, agregó la mujer.

En este punto del relato, Almoa contó que les informó a los uniformados que se estaban llevando detenida a una menor de edad. Y entonces, según Almoa, “el comisario Sánchez, del Comando Radioeléctrico, carga el arma y me dice: ¿Qué hago yo a esta hora jugando al detective? Entre otras cosas”, reveló la mujer, añadiendo que otro policía se percata y le quita el arma al comisario, para luego retirar las balas.

De acuerdo con Almoa, los policías les dijeron que los celulares estaban incautados, pese a no existir ninguna orden judicial que lo disponga. Y también el DNI de mi hija (la menor) que estaba detrás del teléfono “donde estaba filmado, un montón de los apremios de esa noche”, dijo.

La mujer reveló también que, para recuperar a su hija, policías les dijeron que vayan al Hospital. “Le dicen eso a mi marido que se queda afuera del Comando. Nos llevaron a la Comisaría 5ª y no al hospital. Estuvimos casi una hora. Sacan a los presos de otra camioneta y los traen a los golpes. Fue inhumano ver semejante atrocidad”, detalló la mujer, insistiendo en que no hubo personal femenino al momento en que detuvieron y esposaron a su hija menor de edad.

Apremios ilegales frente a la familia que trataba de recuperar a su hija

“En la Seccional Quinta, le pegaban enfrente nuestro. Vino el oficial Kelm y dijo fíjese lo que está pasando ahora ‘por hacerse el detective’”, manifestó Almoa, añadiendo que el oficial habría dicho que uno de los detenidos era un abusador. “Nunca la revisó un médico a mi hija y nos llevan a la Comisaría Segunda. Nos dejaron más nerviosas, golpeando a los presos delante nuestro”, relató Patricia, en su descripción del accionar policial.

Según Almoa, algún interesado en las filmaciones de los presuntos apremios ilegales, intentó ingresar al teléfono de su hija mayor. Ella “intentó ingresar a sus redes sociales y le llegó la notificación de que alguien trató de ingresar a su cuenta a las 5 de la mañana, cuando el celular, ya no estaba en poder de ella”, indicó la mujer.

Almoa confirmó que presentaron la denuncia en el juzgado de instrucción 2, ante la doctora Miriam Silke.

Denuncia de intimidación policial contra la familia

Sobre el final de la entrevista, Almoa se mostró preocupada porque el Comando denunciado la está intimidando en su barrio. “Salimos a dar una vuelta al perro y teníamos al móvil del Comando frente a nuestra casa. Y nos siguió despacito, durante una cuadra. Me siento re contra perseguida. Ahora hago responsable a toda la policía de Oberá, por lo que pueda sucederme a mí y a mi familia”, manifestó la mujer.

La denunciante confirmó que mantuvo una reunión con miembros de la Comisión de Prevención de la Tortura. “Fueron los únicos que nos trataron bien, nos informaron que no se puede retener los celulares. Y nos prometieron que nos acompañarán en todo esto”, agregó.

“No puede ser que ahora no pueda salir de mi casa. El móvil del Comando me siguió una cuadra como si fuese que yo soy una delincuente”, cuestionó la mujer, añadiendo que hay muchas filmaciones de apremios ilegales, pero la mayoría de los vecinos no los hacen públicos, por miedo a las represalias de la policía.

Para finalizar, Almoa, que cuestionó a vecinos del Bº Yerbal Viejo, por apoyar al Comando y a militantes feministas, por no hacer nada en este caso de apremios ilegales contra su hija, anticipó que la Comisión de Prevención de la Tortura, “nos va a acompañar en todo momento para recuperar el DNI de mi hija, y los celulares, que no pueden estar retenidos”.

“Ellos (por los policías del Comando) armaron una causa contra mi hija por supuesta resistencia a la autoridad. Pero una persona que está filmando, no puede resistirse”, sostuvo y reflexionó: “Esto (los apremios) ya sucedía antes, pero se agravó con la pandemia. Al estar en silencio se escuchaban más los gritos y pedidos de auxilio”, cerró.

Comentarios