Provinciales

Padres de Uma denuncian mala praxis ante la justicia

Lo confirmaron a este medio en exclusiva; señalaron que están en contacto con los padres de Luana Kruka, la niña que falleció por un cuadro de septicemia derivado de una infección con Streptococcus pyogenes que no fue diagnosticada a tiempo. Como en el caso de Luana, Uma Olivera falleció por una septicemia y tampoco se le pidió un examen de laboratorio ni se le suministró penicilina en los primeros días del cuadro. Con el agravante siguiente: en el caso de Uma, fueron médicos del Hospital Madariaga, los que habrían incurrido en la mala praxis, el subdiagnóstico y la presunta negligencia, teniendo el antecedente de Luana Kruka, fresco en la memoria. Además, los padres de Uma señalaron que hay varios casos similares, con niños que sufren amputaciones por infecciones bacterianas no tratadas a tiempo.

Padres de Uma denuncian mala praxis ante la justicia

Lo confirmaron a este medio en exclusiva; señalaron que están en contacto con los padres de Luana Kruka, la niña que falleció por un cuadro de septicemia derivado de una infección con Streptococcus pyogenes que no fue diagnosticada a tiempo. Como en el caso de Luana, Uma Olivera falleció por una septicemia y tampoco se le pidió un examen de laboratorio ni se le suministró penicilina en los primeros días del cuadro. Con el agravante siguiente: en el caso de Uma, fueron médicos del Hospital Madariaga, los que habrían incurrido en la mala praxis, el subdiagnóstico y la presunta negligencia, teniendo el antecedente de Luana Kruka, fresco en la memoria. Además, los padres de Uma señalaron que hay varios casos similares, con niños que sufren amputaciones por infecciones bacterianas no tratadas a tiempo.POSADAS. Con un crudo y desgarrador testimonio, Cristian Olivera y Valeria Penzotti, los padres de Uma Olivera confirmaron que irán a la Justicia hasta las últimas consecuencias por la presunta mala praxis y negligencia médica que desembocó en el fallecimiento de la pequeña de 7 años, el pasado sábado.

Según contaron a MisionesCuatro, la niña jamás estuvo internada ni necesitó ir al Hospital Madariaga sino hasta la última semana, por lo que descartan que su fallecimiento tenga que ver con una condición médica preexistente. Asimismo, destacaron que tal como ocurrió con Luana Kruka -la niña fallecida el año pasado víctima de una infección con Streptoccocus pyogenes que no fue diagnosticada y tratada a tiempo-, a Uma tampoco le hicieron un isopado bucal, ni ordenaron la realización de un análisis de laboratorio para confirmar o descartar la mencionada bacteria.

Según detallaron en diálogo con MisionesCuatro esta tarde, Uma sufrió un cuadro de fiebres y vómitos el domingo 3 de Marzo por el que se dirigieron al Hospital Madariaga, donde la vio un pediatra de guardia, que les dijo que podría estar afectada por una infección urinaria. Le dieron medicación paliativa -para los vómitos- y la mandaron de regreso a su casa.

Según Valeria, el primer médico que vio a Uma, no ordenó un examen de laboratorio (un cultivo) y les extendió una receta para tratar los vómitos. “Volvemos a casa y después de la siesta ella manifiesta que le duele la pierna izquierda. Miro donde le habían aplicado la inyección (para detener los vómitos) y pensé que era eso. Pero seguía con mucha fiebre”, contó Penzotti.

El lunes 4, según la joven madre, Uma ya no podía caminar ni mover la pierna izquierda y la llevan nuevamente al Madariaga, donde otra doctora, les dice “a simple vista y sin ningún examen, que era un dolor muscular. Siempre a criterio de ellos a simple vista. Pero les dije que le dolía mucho y tenía fiebre. Ella me dijo que los síntomas de infección urinaria no se manifiestan así.- Me dio dipirona o ibuprofeno”, contó Valeria, dando cuenta de un nuevo tratamiento paliativo y sin isopado bucal, para descartar la presencia de una bacteria que podría tornarse en fatal.

“La vuelvo a llevar el martes, me dicen lo mismo, y el miércoles, cuando la llevo con el papá, les pido que hagan algo, porque no la iba a llevar así de regreso a casa. Ya estaba muy decaida, no comía y sólo quería dormir. Entonces (tres días después de la primer consulta) pidieron una ecografía y sale que tenía un líquido en la cadera izquierda. Nos dan el resultado y siempre con un médico diferente, la doctora se va adentro y pide que la internen”, comentó la mujer, señalando que el miércoles pasado, la médica que vio a Uma le explicó que debían internarla para saber a qué tipo de infección se enfrentaban.Y desde entonces, el cuadro fue empeorando progresivamente y ese miércoles empezó a descompensarse. “Había cinco médicos mirando la placa y no me decían nada. Baja la doctora Pintos, de Terapia Intensiva le toca los deditos y me dice vamos a llevarla a Terapia, porque tenemos que ganarle a la infección”, sostuvo.

Según la joven, en Terapia le hicieron una punción y extrajeron pus de la cadera de Uma y “nos dicen que teníamos que esperar para ver qué era y a las 1.30 nos dicen que la tuvieron que intubar porque ella estaba muy nerviosa. Y la doctora nos dice que la infección avanzó muy rápido y que estaban comprometidos, corazón, pulmón y riñones”, contó Valeria, añadiendo que al día siguiente, le hicieron una operación para extraerle la pus.

De acuerdo con la mamá, recién el viernes, los médicos del Madariaga les dijeron que “era una bacteria, que habían acorralado, pero no sabían qué bacteria era. Pero el viernes empeoró y le daban drogas para el corazón. Hasta el sábado, cuando un médico nos dijo que ella entró en paro”, expresó Valeria, rompiendo en llantos.

Consultada al respecto, Valeria reveló que la causa del deceso fue una “falla multiorgánica”, pero el informe médico no da cuenta de qué bacteria ocasionó ese desenelace. “Nos dijeron que podía ser Streptoccus pyogenes, entre otras bacterias. Dijeron que le pusieron un antibiótico de amplio espectro, pero no sé si fue penicilina”, dijo la madre de Uma, quien no dudó en señalar que si a su hija le hubieran hecho análisis de laboratorio desde un primer momento, ella estaría con vida.

Por su parte, Cristian Olivera, el padre de Uma, aseguró que no se hicieron estudios a la niña sino hasta el miércoles, “cuando nosotros los pedimos”. “No puede ser que no le hicieran estudios del domingo. Mi hija llegó un punto que no podía apoyar el pie. Qué les costaba mandar a hacer una placa o ecografía para descartar esto. Pero le dio ibuprofeno. Nosotros fuimos a la justicia el mismo día que murió Uma. Nos dijeron que si denunciábamos, ellos tenían que pedir el secuestro del cuerpo para mandarlo al forense. No queremos que el cuerpo esté hasta el martes o miércoles así”, admitió el papá, entre llantos, pidiendo que la autopsia se concrete lo más pronto posible.

Sobre el final de la entrevista, los padres de Uma, aclararon que van a la Justicia a denunciar la presunta mala praxis seguida de muerte, porque no quieren que esto que ocurrió con Uma -y antes con Luana Kruka-, vuelva a ocurrir a otra persona en el futuro. “Los médicos decían que no es para tanto y ahora mi hija no está más”, dijo Cristian entre sollozos.

Cabe resaltar las similitudes de lo ocurrido a Luana y Uma: en ambos casos, la infección generalizada (septicemia) se ocasiona por una bacteria -en el caso Kruka, está confirmado que fue Streptococcus pyogenes, una bacteria tratable con penicilina, si se toma a tiempo-. Además, el cuadro incluía fiebre y dolor muy intenso en una de las piernas -síntomas compatibles con ese tipo de infecciones-. Sin embargo, en un primer diagnóstico, no se realizan exámenes de laboratorio ni isopado bucal y la internación se da cuando la infección ya está avanzada, días después de la primera consulta.

En el caso de Uma Olivera hay agravantes: ya se conocía de casos letales por streptococcus pyogenes y estaba fresco en la memoria colectiva, el deceso de Luana Kruka. Es decir, se sabía que para descartar esta bacteria, había que practicar un isopado bucal y un análisis de laboratorio. En caso de comprobarse que la bacteria que mató a Uma, fue Streptococcus pyogenes, se estaría frente a un caso de mala praxis y negligencia médica seguida de muerte. Y esta vez, los responsables no son médicos de una clínca privada -el Sanatorio Caminos fue donde atendieron a Luana Kruka-, sino que son profesionales del Hospital Madariaga, el centro asistencial de mayor complejidad y de mayor cantidad de usuarios de toda la provincia.

Hasta el momento, el presidente del Parque de la Salud, Daniel Hassan, el director del Hospital Pediátrico, David Halac, el Subsecretario de Salud, Germán Bezus, y el ministro de Salud Walter Villalba, no se han pronunciado sobre el accionar de la pediatra acusada de mala praxis en el caso Luana. Es de esperarse que tampoco lo hagan respecto del caso Uma, en el que los denunciados son médicos del Madariaga. Lo que sí puede darse por descontado es que el presidente del Colegio de Médicos, Luis Flores, saldrá a respaldar a los médicos denunciados.

Leé también:

Señalan similitudes entre el cuadro de Luana Kruka y Uma Olivera

Más noticias
Conversación
Policiales
Espectáculos
Posadas
Nacionales
General