Bolsonaro habló tras ser apuñalado: “Nunca le hice mal a nadie”

Categorías: Regionales.

Palabras destacadas: ser intervenido, ser acuchillado, candidato presidencial, presidencial brasileño, boca del estómago, momento de ser acuchillado, golpe en la boca, candidato presidencial brasileño, elegir al nuevo, hospital estaría, estaría muerto, santa casa, hijos del candidato, llegar al hospital, elegir al nuevo presidente, hospital estaría muerto, llegar al hospital estaría, llegar al hospital estaría muerto, minas gerais, y candidato.
Visibilidad: Destacadas por categoría – Política.

El candidato presidencial brasileño dijo que en el momento de ser acuchillado sintió “un golpe en la boca del estómago”. Tras ser intervenido, el último parte médico indica que su estado es “estable”.

MINAS GERAIS, BRASIL. Tras el atentado sufrido este jueves, el candidato presidencial brasileño Jair Bolsonaro habló anoche por primera vez después haber recibido una puñalada que pudo costarle la vida durante un acto de campaña en Minas Gerais.

En un video difundido en las redes sociales por el candidato al senado Magno Malto se ve al candidato derechista decir con voz débil que nunca hizo mal a nadie y que el momento de ser acuchillado fue como haber recibido un golpe en la boca del estómago.

“El dolor era insoportable y parecía que algo más grave estaba sucediendo”, dice.

En la filmación el candidato también agradece al equipo de médicos y enfermeros que, dijo, impidió que lo peor sucediera. “Yo me preparaba para un momento como este, porque uno corre riesgos”, agrega.

Además afirmó que lamentaba no poder asistir al desfile de Siete de Septiembre, en la Avenida Presidente Vargas, en Río.

Los hijos del candidato, ya lo ven presidente, tras el atentado

Por su parte, Flávio Bolsonaro, uno de los hijos del candidato, dijo que con el atentado “acaban de elegir al nuevo presidente. Es un milagro que esté vivo. Si se hubiese demorado cinco minutos más para llegar al hospital, estaría muerto. Un mensaje para esos bandidos (…): acaban de elegir al nuevo presidente y será en la primera vuelta”, declaró, tras visitar poco después de medianoche a su padre en la Santa Casa de Misericordia de Juiz de Fora.

Mientras otro hijo, el diputado federal Eduardo Bolsonaro, afirmó que “es un milagro que esté vivo”. “Si se hubiese demorado cinco minutos más para llegar al hospital, estaría muerto”, agregó.

Bolsonaro, líder en las encuestas para la primera vuelta del 7 de octubre –siempre que Lula Da Silva, preso por corrupción, no pueda presentarse como candidato-, fue ingresado el jueves por la tarde con un cuadro vital comprometido: hemorragia interna, tres perforaciones en el intestino delgado, una lesión grave en el intestino grueso y otra en una vena del abdomen.

Tras ser intervenido, su estado era “estable por el momento”, indicó por la noche el último parte médico.

Su familia quiere trasladarlo al Hospital Sirio-Libanés de Sao Paulo, pero un examen de profesionales de ambas instituciones concluyó que “el paciente carece por el momento de estabilidad hemodinámica para ser trasladado”, indicó la Santa Casa.

El ex capitán del Ejército y diputado, de 63 años, fue atacado cuando sus seguidores lo llevaban en andas durante una caminata de campaña.

En tanto que el presunto autor, detenido rápidamente, fue identificado como Adélio Bispo de Oliveira, un ex militante del partido de izquierda PSOL, que explicó a la policía haber actuado en cumplimiento de “una misión divina, una misión de Dios”.

Un puñado de simpatizantes de Bolsonaro permaneció frente al hospital hasta altas horas de la noche, alentando a su líder al grito de “¡Va a ganar!”. Uno de ellos, Caio Bellote, de 28 años, duda de que se tratase del ataque de un hombre aislado: “Creemos que fue una acción partidaria, premeditada, de militantes políticos”, afirmó.

El hashtag #ForçaBolsonaro lideraba varias horas después del ataque los trending topics de Twitter en Brasil y sus partidarios recurrían a una imaginería patriótica, anticomunista y religiosa, por ejemplo con un Jesús guiando la mano de los médicos que operaban a su líder.

Infobae

Comentar