Regionales

Brasil: impiden a Moro investigar a periodista que reveló Lava Jato

El Supremo Tribunal Federal (STF) de Brasil dirigió otro revés al ministro de Justicia, Sérgio Moro, al prohibir, de forma cautelar, responsabilizar al periodista estadounidense Glenn Greenwald por la divulgación de las filtraciones de los mensajes de la Operación Lava Jato, obtenidas por el sitio The Intercept Brasil.

Brasil: impiden a Moro investigar a periodista que reveló Lava Jato
Juez Sergio Moro

El juez de la corte suprema Gilmar Mendes dictó una cautelar que determina que los órganos públicos no pueden investigar a Greenwald, ya que al estadounidense residente en Brasil lo protege el secreto constitucional de la fuente periodística.

El presidente Jair Bolsonaro y el ministro Moro dijeron el mes pasado que la divulgación de filtraciones obtenidas por The Intercept Brasil sobre la Operación Lava Jato también era un «delito», y el presidente llegó a afirmar incluso que Greenwald podía ir «preso».

El hecho se enmarca en la detención de cuatro personas acusadas de ser hackers y de haber robado datos de teléfonos celulares de centenas de autoridades de los tres poderes, una de las cuales contó que tuvo contacto con Greenwald.

La decisión de Mendes es un nuevo revés político contra el ministro Moro, quien fue juez de Lava Jato hasta noviembre pasado.

Ayer, el STF, por diez a uno, canceló el traslado del ex presidente Luiz Inácio Lula da Silva a una cárcel común desde su lugar de detención desde hace 16 meses, la sede de la policía Federal en Curitiba, estado sureño de Paraná, reclamada por la Policía Federal, fuerza a cargo del ministro Moro.

Las filtraciones sobre Moro y los fiscales de la Operación Lava Jato han constituido el mayor escándalo en el Poder Judicial desde el fin de la dictadura, dijo el juez Mendes en otra ocasión.

Sobre todo porque las filtraciones mostraron que Moro supuestamente comandaba la investigación, algo prohibido en Brasil ya que no existe la figura de juez de instrucción, función reservada apenas para la acusación, es decir, a la fiscalía.

En las redes sociales, el círculo de políticos más cercano a Bolsonaro había denunciado sin fuentes que Greenwald había recibido dinero para publicar los mensajes obtenidos del chat Telegram.

Las últimas revelaciones indican que el fiscal Deltan Dallagnol, jefe de fiscales de Lava Jato, intentó ilegalmente investigar al juez Mendes, un crítico de los poderes extraordinarios con los que gozó Moro para obtener delaciones premiadas en la investigación por corrupción.

En uno de los mensajes, Moro ordena a Dallagnol líneas de investigación contra Lula y el propio fiscal, antes de hacer la acusación, admite que no hay robustez en las pruebas por las cuales el ex mandatario cumple pena de ocho años y diez meses de cárcel, por supuestamente haber recibido un departamento de la constructora OAS.

Esta decisión de la corte también llega luego de que Bolsonaro firmara un decreto que afecta a la industria de la prensa gráfica, ya que anuló la obligación de las empresas de publicar sus balances en los periódicos.

“Espero que el diario Valor Económico (principal diario de finanzas, del grupo Globo) sobreviva a esta medida, que es para generar ahorro a los empresarios”, dijo Bolsonaro esta semana.

Más noticias
Comentarios
Policiales
Nacionales