Salud

Cáncer: La importancia de la prevención y un diagnóstico temprano

cargando anuncio

El 4 de febrero se conmemora el Día Mundial contra el Cáncer, una fecha propuesta por la Organización Mundial de la Salud (OMS), el Centro Internacional de Investigaciones sobre el Cáncer (CIIC) y la Unión Internacional contra el Cáncer (UICC).

Compartir
Compartir articulo
Cáncer: La importancia de la prevención y un diagnóstico temprano

La efeméride tiene como objetivo concientizar sobre la prevención y controles frecuentes sobre esta enfermedad que año a año se lleva muchas vidas.

¿Qué es el cáncer?

El cáncer es una enfermedad conformada por un grupo de células anormales que crecen de manera incontrolada dentro del organismo, dando origen a un tumor. La leucemia es una excepción de esta variante, debido a que no presenta cuerpos biológicos en su composición.

Cuando no es tratado, el o los tumores pueden invadir los tejidos del cuerpo humano, causando una metástasis y afectando el funcionamiento de distintos órganos.

De acuerdo a estudios del Centro Internacional de Investigaciones sobre el cáncer, actualmente:

-Uno de cada dos hombres lo padecerá una vez en su vida.

-Una de cada tres mujeres tendrá cáncer.

-Anualmente 14 millones de personas son diagnosticadas con cáncer.

-Fallecen 9,6 millones de pacientes con cáncer al año.

La temática de 2022 comprende concientizar sobre las desigualdades que existen en la sociedad en la atención a personas que padecen esta enfermedad. El objetivo es incentivar a los gobiernos del mundo a que puedan asegurar los derechos de salud de sus ciudadanos y brindarles un acompañamiento a quienes lo necesiten.

La situación en América

La Organización Panamericana de la Salud (OPS), junto con la OMS, reveló que en la Región de las Américas el cáncer es la segunda causa de muerte.

En hombres, los tipos de cáncer diagnosticados con mayor frecuencia son de próstata (21,7%), pulmón (8,9%), colorrectal (7,8%), vejiga (4,5%) y melanoma de la piel (3,4%).

En mujeres, la mayoría de los diagnósticos de cáncer comprenden: mama (25,4%), pulmón (8,5%), colorrectal (7,9%), tiroides (5 %) y cervicouterino (3,8%).

En cuanto a las muertes de hombres con cáncer, los más letales son los de pulmón, próstata, colorrectal, hígado y estómago. En mujeres, los que más decesos causan son los de mama, pulmón, colorrectal, cervicouterino y de ovario.

¿Qué relación hay entre la alimentación y el cáncer?

De acuerdo con el Código Europeo Contra el Cáncer la alimentación es uno de los factores a tener en cuenta para su prevención. También hacer ejercicio físico, no fumar ni beber alcohol y tomar las precauciones adecuadas frente al sol. Por lo tanto, tener una dieta equilibrada es importante dentro de un estilo de vida saludable para evitar sufrir un tumor maligno.

Hábitos que ayudan en la prevención del cáncer

Cuando se habla de estilo de vida saludable, la dieta es de vital importancia, pero también lo son el ejercicio físico, o mantener el estrés controlado.

1. Mantener un buen peso

El sobrepeso y la obesidad aumentan el riesgo de cáncer, ya que se han relacionado con una inflamación sistémica de bajo grado que se caracteriza por la elevación de citoquinas inflamatorias.

Esta condición está relacionada con el desarrollo de enfermedades, debido a que produce una alteración del sistema inmunitario.

2. Alimentación saludable

Una alimentación sana es un pilar básico para una vida saludable, pero también es clave en la prevención del cáncer. Estar bien alimentado mantiene el buen funcionamiento del sistema inmunitario.

Los estudios realizados sobre los efectos positivos de comer verduras y frutas afirman que son importantes en la lucha contra el cáncer, porque aportan nutrientes que ayudan a reparar las células dañadas. Por eso, es necesario consumir al menos cinco porciones diarias.

Además, según el American Institute for Cancer Research, hay que evitar el consumo excesivo de carne roja y los alimentos procesados, y restringirse a momentos puntuales.

3. No fumar

Este hábito causa muchas enfermedades, entre ellas el cáncer. La OMS estima que el 22 % de las muertes por cáncer tienen su origen en este mal hábito. 

Además, fumar, provoca muertes por cáncer, también causa infartos, problemas cardiovasculares, fatiga crónica y muchas más condiciones perjudiciales para el organismo.

4. Practicar alguna técnica de relajación

Dentro de los factores ambientales, se encuentran los factores psicoemocionales, que también pueden desencadenar (debido a una mala gestión del estrés) un proceso de enfermedad.

De ahí la importancia de realizar prácticas que ayuden a mejorar la gestión de ese estado, como puede ser el mindfulness, el ejercicio físico o un mayor contacto con la naturaleza.

Comentarios