Salud

ELA: La importancia de reconocer las señales de alerta

cargando anuncio

La Esclerosis Lateral Amiotrófica (ELA) es una enfermedad del sistema nervioso central, poco frecuente, progresiva y de causa aún desconocida.

Compartir
Compartir articulo

ELA: La importancia de reconocer las señales de alerta

Para concientizar sobre una de las enfermedades poco frecuentes (EPOF), que por el momento no tiene cura, la Organización Mundial de la Salud (OMS) recuerda este 21 de junio el Día Mundial de la Esclerosis Lateral Amiotrófica (ELA).

Esta fecha que tiene como objetivo concientizar sobre esta dolencia poco frecuente, promover la investigación en nuevos tratamientos, y brindar una mejor calidad de vida a los pacientes afectados. La edad de comienzo frecuente de la enfermedad es entre los 45 y 70 años aproximadamente. Los más afectados son los hombres. En tanto, el tiempo promedio desde el inicio de los síntomas y la confirmación del diagnóstico es de entre 13 y 18 meses.

La edad de comienzo frecuente de la enfermedad es entre los 45 y 70 años aproximadamente. 

Las estadísticas mundiales señalan que existen de 1 a 2 enfermos por cada 100 mil habitantes. En la Argentina, es posible que haya unos 600 a 800 enfermos. Además, el 30 al 50% de los pacientes fallece a los 3 años, pero el 10% todavía vive luego de 10 años de enfermedad.

A tener en cuenta

Los síntomas de la ELA pueden ser tan leves que a menudo pasan desapercibidos. Con respecto a la aparición de los síntomas y al avance de la enfermedad, el curso de la enfermedad podría incluir lo siguiente:

  • debilidad muscular en uno o más de los siguientes: manos, brazos, piernas o los músculos del habla, de la acción de tragar o de la respiración
  • tics (fasciculación) y calambres musculares, especialmente en manos y pies
  • discapacidad del uso de brazos y piernas
  • “tragarse las palabras” y dificultad para proyectar la voz
  • en etapas más avanzadas, falta de aliento y dificultad para respirar y tragar

Los síntomas iniciales de la ELA pueden variar bastante de una persona a otra. Una persona podría experimentar tropiezos en los bordes de alfombras, otra podría tener dificultad para levantar objetos y el síntoma inicial de una tercera persona podría ser tartamudear.

Comentarios