Salud

Médicos por la verdad, la asociación negacionista del coronavirus

cargando anuncio

Niegan que el coronavirus sea algo más que una gripe, se manifiestan en contra del confinamiento y además se postulan en contra del uso de las mascarillas.

Médicos por la verdad, la asociación negacionista del coronavirus

POSADAS. Niegan que el coronavirus sea algo más que una gripe, se manifiestan en contra del confinamiento y además se postulan en contra del uso de las mascarillas. La plataforma “Médicos por la verdad” se presentó de manera oficial el pasado sábado 25 de julio en el madrileño Palacio de la Prensa, defendiendo que ellos investigan y proclaman la “verdad” que las autoridades no quieren contar.

Tales “verdades” son que la mascarilla deberían utilizarla solo los “médicos, cuidadores, sanitarios y enfermos”. La médica Natalia Prego Cancelo señaló en el acto de presentación de la plataforma que, como mucho, defienden su uso obligatorio en “zonas de alta contagiosidad” como los hospitales y justifican estas afirmaciones en que no hay evidencia científica de que su uso en la población general sea útil.

No obstante, la propia OMS ha publicado que la mascarilla sí es útil para disminuir el riesgo de infección por coronavirus, ya que evita que las gotas que se expulsan al toser, estornudar o hablar y que podrían portar el coronavirus, contagien a otros.

También justifican su postura contraria al uso de las mascarillas refiriéndose a que la OMS explica en un documento que el uso de este elemento de protección puede generar “enfermedades respiratorias”. Sin embargo, esa afirmación es duramente cuestionada por la OMS, ya que lo que dice el organismo internacional es que pueden provocar “dificultades para respirar, según el tipo de mascarilla usada”.

La plataforma también asegura que, según sus estudios, se están llevando a cabo pruebas con la vacuna de la gripe para paliar los síntomas del coronavirus, una afirmación que también es cuestionada. Además, también achacan a las vacunas y a sus efectos secundarios el fallecimiento de algunas personas. En este contexto, exigen al Gobierno que cese las recomendaciones de vacunación.

Por si fuera poco, también sostienen que la pandemia ha acabado en España y cargan contra los medios por difundir noticias sobre los rebrotes en España. Critican que se actualicen los casos sin destacar -dicen- cuántos casos son asintomáticos. “Es terrorismo informativo, y desde aquí lo denuncio”, indicaron en la rueda de prensa en la que presentaron la plataforma.

Otro de los médicos que está al frente de la organización es Ángel Ruiz-Valdepeñas, también negacionista del coronavirus, que ya ha sido sumariado por las autoridades sanitarias de España por difundir este tipo de declaraciones.

El citado doctor, Ángel Ruiz-Valdepeñas, es especialista en medicina familiar y comunitaria. Afirmó que el Hospital de Formentera (en las Islas Baleares) está hoy vacío, “pero como están vacíos montones de hospitales en España y en el mundo”. En su opinión, “los servicios destinados para el Covid prácticamente no tienen pacientes, los pacientes que tienen son muy leves; entonces, no hay pandemia, no tiene nada de sentido esto, ahora hay que vivir la normalidad, y si nos vuelven a infundir, inocular o fumigar otro virus, y hay que hacer otras medidas, pues será otro momento, otra situación”.

“Perpetuar el miedo”

“Pero en el momento actual no hay pandemia y no tiene absolutamente ningún sentido ni la mascarilla ni el distanciamiento social. No tiene sentido, ni desde el punto de vista sanitario ni médico, no tiene sentido. Me juego mi título para afirmarlo”, recalcó el citado médico seguidamente. Por lo que respecta al propósito del Gobierno de que el uso de la mascarilla sea obligatorio, indicó que esa decisión tendría varios objetivos. “Cuando vemos a una persona que lleva una mascarilla, esto nos contagia la sensación de que hay algo contagioso, perpetúa el miedo”, señaló. Ese miedo sería “la primera herramienta de control” por parte de los gobernantes.

De ese modo, “si la gente tiene miedo y dicen que no vamos a salir de esta situación hasta que no se ponga la nueva vacuna, es la herramienta que tienen para tenernos bajo control y que aceptemos eso que llaman vacuna, que no es una vacuna, es un experimento de ingeniería genética”.

La versión oficial

Según este facultativo, habría sólo “un 10 por ciento de los médicos que se creen la versión oficial” de un origen natural del coronavirus. “Es una mentira, es una farsa, es un arma biológica que se empezó a fabricar en Estados Unidos y se terminó de fabricar en el laboratorio de Wuhan, en China”, enfatizó. Además, se habrían desviado en torno a 3,5 millones de dólares “desde Estados Unidos” hasta el laboratorio de Wuhan. “Hace apenas unos días ha sido detenido un investigador de la Universidad de Harvard porque estaba al parecer recibiendo una enorme cantidad de dinero desde el laboratorio de Wuhan”, prosiguió el doctor.

“Fue un virus creado. Afortunadamente no ha sido tan letal como ellos querían, les ha salido mal esa parte, pero la segunda les ha salido muy bien, han inoculado el virus del miedo en la población”, especificó, para añadir: “Nuestra revolución es la revolución del amor, que nos abracemos sin miedo”.

De cara al futuro, “tenemos que apostar por un nuevo mundo, donde no permitamos ya ser manipulados y donde las democracias sean restauradas, porque esto que tenemos actualmente no son democracias”. La actual situación sanitaria y política estaría favoreciendo “este tipo de abusos liderados por la Organización Mundial de la Salud, la Unión Europea y demás organizaciones transnacionales, que nos someten a todos”.

“Hay que retomar el poder individual. Es un momento muy crucial el que estamos viviendo, estamos en una disyuntiva en donde podemos caer en la mayor dictadura global, que el mayor dictador hubiera podido soñar jamás, o, por el contrario, ser todo esto destapado, descubierto y que una nueva era de luz amanezca para todos, por lo menos donde uno pueda optar a la vida que quiere, a cuidar de sus seres queridos”, concluyó el mencionado médico del Hospital de Formentera.

FSV.

Comentarios