Deportes

Ginóbili jugó un gran partido pero los Spurs cayeron ante los Warriors

cargando anuncio

En el tercer partido de la final de la Conferencia Oeste de la NBA, San Antonio volvió a caer ante Golden State, por 120-108. Pese a la gran actuación de Manu Ginóbili, que convirtió 21 puntos, los Spurs quedaron al borde de la eliminación, con el 0-3 en la serie.

Ginóbili jugó un gran partido pero los Spurs cayeron ante los Warriors

En el tercer partido de la final de la Conferencia Oeste de la NBA, San Antonio volvió a caer ante Golden State, por 120-108. Pese a la gran actuación de Manu Ginóbili, que convirtió 21 puntos, los Spurs quedaron al borde de la eliminación, con el 0-3 en la serie.SAN ANTONIO, EEUU. Fue otra función vintage de Manu Ginóbili: el escolta bahiense protagonizó otra noche inolvidable y sostuvo la ilusión de su equipo con su carácter, su experiencia y su jerarquía. Ginóbili se convirtió en el segundo jugador con más de 39 años en marcar más de 20 puntos en una final de conferencia en la historia de la NBA, pero su fantástico rendimiento no fue suficiente: pese a los 21 puntos del argentino, San Antonio Spurs cayó como local por 120 a 108 y quedó al borde de la eliminación en una serie que Golden State Warriors gana por 3-0 y que podría definirse el próximo lunes en el AT&T Center.

Era un desenlace previsible para un equipo que sufrió las lesiones de sus dos mejores jugadores en estos playoffs frente a uno de los planteles más talentosos de las últimas décadas.

Aún en la adversidad, fue una gran actuación colectiva de San Antonio, revitalizado anímicamente tras su pálida presentación en el segundo juego. Batallaron hasta el final sin Kawhi Leonard, descartado por Gregg Popovich en la mañana del sábado, pero con el espíritu recompuesto.

Sin Leonard, el experimentado entrenador ajustó de entrada: Kyle Anderson ingresó al quinteto titular por Pau Gasol. La decisión de jugar con una formación baja dio rápidamente sus frutos. La elección era lógica: frente a un equipo que reúne a varios de los mejores tiradores no solo de la actualidad sino también de la historia, el objetivo era endurecer la defensa perimetral y que el rival se viera obligado a capitalizar su arma más débil. Con Kevin Durant y Stephen Curry controlados, JaVale McGee respondía por un Golden State que tampoco contaba con Zaza Pachulia: el pivot sumó 11 de sus 16 puntos en el primer cuarto.

San Antonio rozó la perfección durante los primeros doce minutos: con Ginóbili como líder, los Spurs cerraron los primeros doce minutos con una ventaja de seis puntos a su favor. Pero la mala suerte volvió a castigar: David Lee debió irse al vestuario en silla de ruedas tras una acción en el poste bajo y jamás volvió.

Pero el escenario parecía insostenible para un equipo con las bajas de San Antonio frente a un rival con la versatilidad de Golden State. Kevin Durant anotó 19 unidades en el tercer cuarto de sus 33 en total y los Warriors empezaron a definir el partido. Sin su máxima estrella y con un LaMarcus Aldridge que otra vez volvió a decepcionar como abanderado, la franquicia texana no tuvo respuesta.

El gran desafío que representa Golden State es el de lograr frustrar a todas sus piezas durante los 48 minutos de un partido. Incluso en desventaja, los Warriors emanan constantemente la sensación de que en cualquier momento pueden hilvanar una racha que encauce el marcador. Sin Leonard, y aún pese a una actuación que rozó la excelencia salvo los rendimientos puntuales de Aldridge y Pau Gasol, parece una misión imposible para San Antonio.

Los Spurs afrontarán el cuarto partido al borde de la eliminación. Remontar una desventaja de tres partidos parece una utopía para este San Antonio aún cuando Manu Ginóbili, quien el lunes podría jugar el último partido de su carrera, siga brillando como si el tiempo no hubiera pasado.

(Fuente: La Nación)

Comentarios