Cultura y Espectáculos

Bob Odenkirk: “Nadie quiere hacer otro Breaking Bad”

El protagonista de Better Call Saul habla sobre la nueva temporada, el regreso de Gus Fring y sus deseos de completar la historia de su personaje.

Bob Odenkirk: “Nadie quiere hacer otro Breaking Bad”

El protagonista de Better Call Saul habla sobre la nueva temporada, el regreso de Gus Fring y sus deseos de completar la historia de su personaje.Bob Odenkirk tiene un día tranquilo. Si bien está en plena grabación de una sola escena con seis páginas de texto que sólo ocupará 5 minutos en la pantalla (que demanda varios cortes y mucha concentración), parece disfrutar de salir del personaje y responder preguntas. Uno de los momentos fuertes de esta tercera temporada de Better Call Saul será el enfrentamiento judicial entre los hermanos Jimmy y Chuck McGill que, se adivina, terminará favoreciendo al mayor. Otro, sin dudas, será el regreso de Gus Fring, el narco escondido bajo la fachada de los Pollos Hermanos que en algún momento se cruzará con el futuro Saul Goodman. «Todo se va acercando de a poco», dice el actor en un alto de las grabaciones en Albuquerque, Nuevo México. «Está la historia narco que todos ya conocemos, y el drama familiar actual».

-¿Qué tan cerca está Jimmy McGill de ser Saul Goodman?

-Bastante cerca. Creo que está a más de mitad de camino. Lo que lamento es que en algún momento voy a tener pasar de estos trajes y este corte de pelo -que creo que están bastante bien- a esos colores y ese estilo. . Hablando en serio, creo que estamos por ver cómo se rompe definitivamente la relación entre Jimmy y su hermano Chuck. Vamos a ver cómo sucede todo, y no creo que haya una manera de volver atrás. Una vez que Jimmy deje de tratar de conformar a su hermano, y de que su hermano se abrace a la ética profesional y a nada más, todo va a cambiar. Creo que Saul Goodman va ser una elección lógica para él.

-¿Habrá un momento especial que todos podamos percibir como «la transformación»?

-Creo esa transformación ya terminó, excepto por una cosa: en lo que él se convierte después de Breaking Bad. Seguimos poniendo el ojo en como Jimmy se transforma en Saul, pero también está Gene, el tipo que termina en Omaha armando rolls de canela. Creo que esa es la respuesta que esta historia también debería dar y me encantaría que así fuera.

-Pero Gene es muy poco Jimmy…

-Es cierto. Creo que ser Gene sería una experiencia muy claustrofóbica todos los días. No creo que ninguna persona pueda sostener eso durante mucho tiempo. Según tengo entendido, en la historia esa situación dura sólo unos pocos meses. Siempre pensé que esta historia debería terminar como una reconstrucción de sí mismo, de lo que él es. No quiero especular demasiado, pero creo que los guionistas van para ese lado. Qué gran viaje sería ir de Jimmy McGill a Saul Goodman a Gene y terminar otra vez con James. Sería bueno verlo hacer las cosas de una manera responsable de una buena vez, lo que sería el viaje opuesto a Breaking Bad, que es la historia de un ciudadano respetable que muta en alguien terrible.-¿Y qué pensás de que la gente simpatice tanto con Saul Goodman?

-Es muy raro, tanto como que la gente simpatice con un tipo como Walter White. Vince Gilligan dijo en una entrevista algo así como «odio a este tipo, quisiera sacármelo de encima para siempre, no puedo ni quiero estar más en su cabeza». Ese fenómeno del antihéroe es muy curioso y no sé de dónde viene. Walter White era un tipo horrible, pero al final la gente lo seguía queriendo, quería que reviviera y que vuelva a cocinar más meta.

-¿Si alguien mira Breaking Bad después de ver Better Call Saul puede tener otra mirada, otro punto de vista?

-Yo creo que sí, pero recién cuando este programa termine. Ya sabemos que algunos personajes de Breaking Bad van a volver, un poco más jóvenes, y ahí vamos a ver qué tipo de relaciones construyeron. Tendremos toda una nueva perspectiva con Nacho, Tuco y Gus, porque tuvieron un pasado en común. Pensemos en el caso de Gus: es un tipo muy inteligente que, según se mostraba en Breaking Bad, estuvo manejando su negocio durante años. Y sabemos que está en el negocio de las drogas, y eso implica que conoce a cada puta persona en el ambiente. Lo que vamos a ver es cómo.

-Pasaste de interpretar a un personaje más en una historia a ser el protagonista y pasaste de actuar a un Saul carismático y gracioso a un Jimmy más honesto y oscuro, ¿cómo se encuentra ese equilibrio, sobre todo tratándose del mismo personaje?

-Hay algo que los buenos guionistas saben hacer. Vince Gilligan lo hizo con Breaking Bad y lo hace ahora con Better Call Saul: ver a las mismas personas desde distintos ángulos. Hay diferentes versiones de Jimmy: el tonto, el que quiere ser un abogado serio, el que hace comerciales berretas, el torturado por su hermano mayor, etcétera. Y no creo que sea un problema interpretar a esas diferentes maneras de ser, porque todos somos así. La vida es así. Cuando estoy en el trabajo soy uno, cuando estoy con mi pareja soy otro, cuando estoy solo soy diferente. No es tan complicado ni eso hace que uno sea un esquizofrénico.

-¿Y eso no es un desafío como actor? Algunos son sólo buenos actores de comedia, o de drama…

-Como actor siempre siento que mi trabajo es estar concentrado en lo que pasa y en lo que quiero aquí y ahora, y me propongo eso. Cuando uno intenta ir más allá se equivoca. Es como estar en una reunión y estar con la cabeza en otro lado. Después no sabés qué dijiste, ni a qué te comprometiste ni cuándo iba a ser.

-Vince Gilligan imaginó a Better Call Saul como una comedia, pero terminó siendo más un drama familiar que genera risas incómodas, ¿qué se puede esperar de esta temporada?

-Está balanceada de una manera diferente. Tenemos dos episodios que no tienen nada de comedia y hay otro que tiene como seis páginas de guión que son pura diversión. Me gusta mucho eso porque yo vengo de la comedia y porque relajan un poco la tensión de toda la mierda familiar que hay. La relación de los hermanos a veces resulta imposible. Muchas veces pensé «¿por qué no se dejan en paz el uno al otro?». Hay de todo.

-¿Esperás que Better Call Saul explote en su tercera temporada, tal como sucedió con Breaking Bad?

-Mi expectativa acerca de cómo espero que le vaya a una serie probablemente sea distinta a la de un actor más joven, porque debo haber hecho más de 50 pilotos y vi a muchos proyectos terminar, pero también fracasar. Lo único que digo es que Saul es una nueva manera de contar las cosas, en todo sentido. Nadie quiere hacer otro Breaking Bad, tiene otro ritmo completamente diferente, el balance de las historias de drogas con las personales es muy propio. La manera en que el público siguió con nosotros sin saber qué es lo que sigue es alucinante. Estoy impresionado por la atención y la paciencia que están teniendo los espectadores. Better Call Saul es puro descubrimiento. Por supuesto que está construido sobre un piso firme y que vamos teniendo cada vez más pistas del pasado, y que eso genera expectativas, pero yo me controlo.LN/ vm.

Más noticias
Comentarios

Más de espectaculos

Policiales