Internacionales

Donald Trump: “El remedio no puede ser peor que la enfermedad”

El presidente de Estados Unidos quiere relajar las medidas y tener «listo el país para Semana Santa», mientras la OMS anuncia que el país norteamericano será «el próximo epicentro del virus». ‘

Donald Trump: “El remedio no puede ser peor que la enfermedad”

Donald Trump está preparando el terreno para flexibilizar las medidas que ha adoptado Estados Unidos con el fin de contener la propagación del coronavirus. El presidente de Estados Unidos acaba de tuitear que «nuestro pueblo quiere volver a trabajar. mantendrá el distanciamiento, y nuestros mayores serán tratados con cariño y protección. LA CURA NO PUEDE SER PEOR (con mucho) QUE EL PROBLEMA. El Congreso DEBE ACTUAR AHORA. Saldremos de esto más fuertes».

El tuit del presidente forma parte de su nueva estrategia destinada a ‘reabrir’ la economía estadounidense. El lunes, en su habitual rueda de prensa desde que la pandemia empezó a expandirse rápidamente por EEUU hace una semana, Trump dio al impacto económico del coronavirus primacía en relación a su impacto en la salud pública. «Tenemos gente con una ansiedad y depresión tremendas y tienes suicidios por cosas así cuando la economía está terrible.

Probablemente tienes muerte, definitivamente sería mucho más que los números de los que estamos hablando con respecto al virus», dijo. Pocas horas antes había anunciado su cambio de política con un ‘tuit’ en el que declaraba que «EL REMEDIO NO PUEDE SER PEOR QUE LA ENFERMEDAD».

En los dos últimos dias, Trump ha repetido que «EEUU no fue hecho para ser cerrado» y esta noche ha insistido en que le encantaría «tener el país abierto y listo para Semana Santa».Justo ayer, la Organización Mundial de la Salud (OMS) señaló a Estados Unidos como el «próximo epicentro» de la pandemia.

El cambio de actitud de Trump ha desencadenado un considerable debate. Mientras los críticos del presidente han hecho que #NotDying4WallStreet («No Morir por Wall Street») sea trending topic, los aliados de Trump le apoyan firmemente. La web Breitbart, propiedad del multimillonario financiero Robert Mercer, que es uno de los grandes sostenes de Trump recoge multitud de comentarios de lectores indicando que «los médicos tienen exceso de cautela» o «los comunistas han amenazado con expandir el virus». La Universidad Liberty, en la localidad de Leesburg, en Virginia, ha anunciado que va a reabrir sus clases, y su rector, Jerry Falwell ‘junior’, ha instado a alumnos y docentes a reanudar sus actividades normales.

Entretanto, las estadísticas de la Universidad Johns Hopkins indican que hoy a las seis de la tarde hora peninsular española, Estados Unidos tiene confirmados 46.805 positivos de coronavirus, con 592 fallecidos. La curva de infecciones en la primera potencia mundial está creciendo a la misma velocidad que en España o Italia, según los datos del ‘New York Times’.

Según el diario ‘Washington Post’, las peticiones a la Casa Blanca para flexibilizar las medidas proceden de parte de la comunidad empresarial y de economistas como Stephen Moore -a quien Donald Trump trató de promover sin éxito al comité directivo de la Reserva Federal- y Arthur Laffer -inspirador de las políticas económicas de Ronald Reagan y Margaret Thatcher-. Ya el jueves de la semana pasada, el diario ‘The Wall Street Journal’ invitó en un editorial a «repensar el cierre por el coronavirus».

El lunes, el vicegobernador de Texas, el republicano Dan Patrick, se manifestaba presto a dar la vida para mantener la economía en marcha en una entrevista con la ‘estrella’ de la cadena Fox News, Tucker Carson. «Mi mensaje es: volvamos a trabajar, volvamos a vivir. Seamos inteligentes, y los que tenemos más de 70 años ya nos sabremos cuidar de nosotros mismos», dijo el vicegobernador, que a sus 69 años añadió que «nadie ha venido a decirme: ‘Como persona mayor, ¿está usted dispuesto a poner en riesgo su propia vida a cambio de mantener EEUU, los EEUU que usted ama, para sus hijos y sus nietos?’ Porque lo estoy. Eso no me hace valiente ni nada. Creo que hay muchos abuelos como yo en este país».

/El Mundo/
Comentarios
Más noticias