Justicia

Un video y los testimonios de los amigos de Báez Sosa complican a Thomsen, a Comelli y a los Pertossi

cargando anuncio

Uno de los testigos reconoció a Máximo Thomsen como “uno de los que más le pegó” a la víctima. Por otro lado, aseguró que Luciano Pertossi fue quien le dio la última patada.

Un video y los testimonios de los amigos de Báez Sosa complican a Thomsen, a Comelli y a los Pertossi

BUENOS AIRES. En la segunda jornada del juicio por el crimen de Fernando Báez Sosa, el joven asesinado a golpes por un grupo de rugbiers en Villa Gesell, en video que muestra cómo fue la golpiza que le propinaron los acusados. Y la declaración de los amigos de la víctima complicaron la situación de cuatro de los ocho imputados: Máximo Thomsen, Enzo Comelli y los hermanos Ciro y Luciano Pertossi.

Thomsen “fue el que más tiempo golpeó a Fernando”, aseguró Lucas, uno de los testigos durante la segunda audiencia del juicio que se lleva a cabo desde este lunes en Dolores, según informó este martes, el portal TN.

A su vez, el amigo de Fernando reconoció Enzo Comelli como el que le dio la patada inicial “que lo dejó en el suelo”. En tanto, a Luciano Pertossi lo identificó como quien le dio “la última patada” al joven asesinado. También lo señaló por haberlo agredido a él mismo para evitar que defendiera a su amigo.

“En un momento vi un bullicio y vi que a dos de mis amigos los sacaban afuera. Fer tenía la remera rota”, describió el testigo en el inicio de su declaración. Asimismo, el joven sostuvo que, al encontrarse con Fernando, este le pidió que lo acompañara a comprar un helado.

Lo que siguió a eso fue la masacre que provocó la muerte del estudiante de Derecho. “Estábamos hablando y vienen desde mi derecha los imputados a pegarle a Fer. Lo tiraron al piso y le empezaron a dar patadas. Eran cuatro o cinco pegándole”, detalló Lucas, en una declaración escalofriante sobre lo que hicieron los jóvenes rugbiers acusados de asesinato agravado.

“Al principio (Fernando) llegó a poner las manos y a levantarse parcialmente, y ahí ya le dieron patadas y no hubo acto de defensa”, profundizó el testigo ante la mirada impasible de los ocho acusados.

A pedido del Dr. Fernando Burlando, uno de los abogados querellantes, el joven se arrojó al suelo para describir la caída inicial de la víctima, previo a la sucesión de golpes que le ocasionaron la muerte a Báez Sosa.

En esos “dos minutos y medio eternos”, el testigo contó que intentó en vano detener la golpiza a su amigo. “‘Paren, por favor’, les dije. Y ahí uno de ellos me pegó y me tiró encima de un capot”, reveló el muchacho y apuntó a Luciano Pertossi como su agresor. Y también mencionó a Ciro Pertossi. “Yo, que estaba más cerca, veía cómo le pegaban patadas cuando él estaba en el piso. Primero fue una piña para hacerlo caer, y después siguieron patadas. Le daban patadas en el pecho y la cabeza”, remarcó el testigo.

En tanto, Santiago Corbo, otro de los amigos de Fernando Báez Sosa, identificó a Ayrton Viollaz como el responsable de arengar al grupo de rugbiers. “Es ahora, es ahora”, era el grito que Viollaz lanzaba a sus compañeros para que le peguen ferozmente a la víctima, según declaró Corbo este martes en la segunda jornada del juicio.

Por su parte, Tomás D’Alessandro, otro de los amigos de la víctima, declaró este martes y reveló que el acusado Matías Benicelli profirió insultos y amenazas racistas contra la víctima, cuando esta ya estaba inconsciente.

Tomás reveló haber preguntado a uno de los rugbiers por qué le habían pegado y Luciano Pertossi le respondió: “El problema no es con vos, es con tus amigos”. “Cuando salgo veo a Fernando afuera y me cuenta que lo sacaron del boliche. A los cinco minutos veo que alguien le pegó una trompada de atrás”, sostuvo el amigo de la víctima.

Y añadió: “Él se cae y se le van al humo, intervengo, me tiran al piso, me empiezan a pegar y patear, me agarro del pantalón de uno de los agresores, me patean de nuevo y cuando me reincorporo quedo cara a cara frente a Lucas Pertossi. Quedo mano a mano con él, me manotea, no me llega y cuando giro lo veo a Fernando en el piso ensangrentado”, reveló.

“A mí me pegaron dos o tres personas. En el momento tengo la imagen de haber visto a un muchacho que dijo algo así como ‘a ver si seguis pegando, negro de mierda’”, sostuvo Tomás. Luego, recordó que quien le había dicho este insulto y amenaza racista a Báez Sosa, fue Matías Benicelli. De acuerdo al relato del testigo, esta frase la dijo cuando la víctima ya estaba inconsciente en el suelo.

Los ocho rugbiers que están siendo juzgados por el “homicidio doblemente agravado por alevosía y por el concurso premeditado de dos o más personas” en perjuicio de Fernando Báez Sosa, son Máximo Thomsen, Ciro Pertossi, Lucas Pertossi, Luciano Pertossi, Matías Benicelli, Enzo Comelli, Blaz Cinalli y Ayrton Viollaz. Todos enfrentan una pena de reclusión perpetua, si los encuentran culpables del crimen tal cual está tipificado en este juicio oral y público.

Comentarios