Nacionales

Su perra le salvó la vida

cargando anuncio

Se desmoronó una obra en construcción en el barrio porteño de Palermo y afectó a un departamento lindero. Su dueño, un jubilado de 60 años, fue alertado por su perra y pudo escapar, pero la mascota murió.

Su perra le salvó la vida

Se desmoronó una obra en construcción en el barrio porteño de Palermo y afectó a un departamento lindero. Su dueño, un jubilado de 60 años, fue alertado por su perra y pudo escapar, pero la mascota murió.Guillermo dormía plácidamente hasta que su perrita de 5 meses, Gala, comenzó a lamerle la cara como todas las mañanas. Pero esta vez sus ladridos le llamaron la atención. Su mascota ladraba contra una pared en la que caía polvo de una grieta y diez segundos después, cuando el hombre fue a verificar el gas, toda la medianera se cayó arriba del animal.

“Mi perra me salvó la vida”, dijo emocionado Guillermo, el dueño de la vivienda a la que el derrumbe de una obra en construcción le destruyó la medianera, aplastó y mató a su mascota.

Sucedió en Guatemala y Gurruchaga, en el barrio porteño de Palermo. Al hombre le pareció extraño que Gala, la perra que rescató de la calle y adoptó, ladrara tanto, asomada a la medianera. Nunca pensó que le estaba avisando lo que estaba por suceder: “Ella salía y ladraba. Yo le dije ‘vamos adentro’ y entré. Y al segundo, se vino abajo la medianera”.

Lo que sucedió es que la obra en construcción lindera se derrumbó y aplastó la medianera. Gala quedó entre los escombros.

“Es irreparable”, manifestó Guillermo sobre la pérdida de su mascota. “Yo siempre me pregunto por qué los perros viven tan poco en relación a nosotros”, se lamentó el hombre para quien Gala era más que una mascota: era su compañera.“Estoy muy dolorido porque si bien tenía a Gala hace 5 meses, era mi compañera porque soy un jubilado solo. Ella intuyó que algo ocurría afuera y salió a ladrar, parecía que no quería que yo haga lo mismo. De pronto, escuché una fuerte explosión y vi que toda la pared se había caído, esto destruyó gran parte de mi casa y mató a mi perra que me salvó la vida”, señaló acongojado el principal damnificado.

“Yo le grité ïGala adentro!”, Pero no hubo caso, era muy juguetona. Después se produjo el derrumbe”, dijo entre lágrimas sobre la muerte de quien era su única compañía.

“Ahora no tengo a nadie, era mi única compañía. Tenía antes a Federica, durante quince años, pero se me murió de un tumor. ¿Por qué los perros tienen que durar menos que nosotros?”, se lamentó Guillermo. (CRÓNICA, TN y DIARIO POPULAR)

vb

Comentarios