Nacionales

Un adolescente de San Luis murió por la bacteria streptococcus pyogenes

cargando anuncio

En principio, se sospechó que podía tratarse de un caso de dengue y chikungunya pero fue descartado, tras realizarse los análisis de laboratorio.

Un adolescente de San Luis murió por la bacteria streptococcus pyogenes
Foto: X Gobierno de San Luis

En un comunicado, el Gobierno de San Luis informó que un adolescente de 14 años murió como consecuencia de la bacteria streptococcus pyogenes, que es la causa más frecuente de faringitis aguda e infecciones cutáneas.

En el documento, indicaron que el joven no presentaba comorbilidades y poseía el calendario de vacunación completo.

El pasado 6 de enero, el joven acudió al Hospital de El Trapiche por un cuadro febril. Los profesionales que lo tendieron le recetaron antitérmico y fue enviado a su domicilio.

Al día siguiente, siguió con los mismos síntomas y comenzó con vómitos. Le realizaron análisis de rutina y luego regresó a su hogar.

Luego consultó al Hospital Pediátrico de la ciudad de San Luis donde deciden realizar internación por presentar signos de “sepsis”, iniciando el tratamiento con “ceftriaxona y luego vanomicina”.

“Se toma muestra para realizar hemocultivos en el Servicio de Bacteriología, y análisis serológico y molecular para dengue y chikungunya, en el Laboratorio de Salud Pública. El análisis serológico y molecular resultan negativos para cada patología”, indicó el comunicado.

Por último, señalaron que los resultados arrojaron que el adolescente tenía la batería streptococcus pyogenes en cada hemocultivo: “Se da aviso al servicio de bacteriología para realizar la derivación de la muestra al Anlis-Malbrán para su tipificación”.

Acerca del Streptococcus pyogenes

Es una bacteria de las cuales existen unos 80 serotipos diferentes.
Entre las enfermedades más frecuentes que causa se encuentran la angina y las infecciones de la piel. Se presentan principalmente en niños de entre 4 y 10 años, durante la primavera y el otoño. Puede afectar también a las personas adultas.
Otras enfermedades que puede producir son la escarlatina, erisipela (infección de la piel), otitis media y fiebre puerperal.

¿Cuáles son las infecciones graves que provoca?

Aunque son poco frecuentes puede generar infecciones graves, como neumonías, meningitis, infecciones del oído (mastoiditis), flemones de la garganta (periamigdalitis), bacteriemias (bacterias en sangre), osteomielitis (infección de huesos); y en raras ocasiones infecciones graves de la piel y otras complicaciones con elevada mortalidad.

Los síntomas más frecuentes de la angina son: fiebre, dolor de garganta o al tragar, y agrandamiento de ganglios del cuello.
En el caso de las infecciones superficiales de la piel, se puede presentar: fiebre, dolor localizado en una zona, enrojecimiento y si progresa ampollas pequeñas y algunas costras.

¿Por qué en algunos casos la infección es más grave?

Algunos pacientes pueden presentar infecciones más graves porque existen bacterias con una mayor capacidad invasora, capaces de liberar toxinas desencadenando el llamado síndrome de shock tóxico estreptocóccico.
Algunos pacientes pueden tener factores de riesgo que bajen las defensas y favorezcan la invasión de la bacteria como por ejemplo: infecciones virales o bacterianas previas (varicela, infecciones de piel, etc) o enfermedades que disminuyan las defensas.

Signos de alarma

Se debe consultar ante la aparición de fiebre (temperatura corporal mayor a 37°8) acompañada por alguno de los siguientes síntomas:
a) dolor de garganta.
b) dolor localizado en la piel con enrojecimiento y/o ampollas pequeñas.

Si es posible para evitar el contagio, se recomienda efectuar la consulta médica en el domicilio o en lugares con poca circulación de personas. De lo contrario concurrir al centro de salud más cercano.

¿Cuál es la mejor forma de prevenir?

Lavarse las manos frecuentemente con agua y jabón.

Limpiar y ventilar todos los ambientes a diario.

Mantener reposo si hay síntomas. No asistir al trabajo o a la escuela mientras duran los síntomas.

No automedicarse.

Toser o estornudar sobre el pliegue del codo o sobre un pañuelo descartable para evitar el contagio de otras personas.

Comentarios