Opinión

Alcalde de Oberá apoya a candidata a defensora del pueblo que, si gana, deberá “controlar” a su gobierno

cargando anuncio

Es insólito. Carlos Fernández emitió una invitación al acto de lanzamiento de la candidata a Defensor del Pueblo Patricia Nittmann candidata a defensor del pueblo que, si gana, deberá “controlar” a su gobierno.

Alcalde de Oberá apoya a candidata a defensora del pueblo que, si gana, deberá “controlar” a su gobierno

Es insólito. Carlos Fernández emitió una invitación al acto de lanzamiento de la candidata a Defensor del Pueblo Patricia Nittmann que, en caso de ganar, deberá “controlar” a su gobierno.OBERÁ. Que la Misiones de Carlos Rovira es un feudo lo saben hasta los yaguaretés. Pero debe ejercitarse cierta resistencia cultural a aceptar como “normal” que el estado se confunda con gobierno y el gobierno con partido.

El 22 de octubre los ciudadanos de Oberá elegirán a un “Defensor del Pueblo”, tal como lo propone la Carta Orgánica local sancionada en 2013. Según el artículo 183 de la misma, “Compete al Defensor del Pueblo proteger los derechos e intereses públicos de los habitantes del Municipio, frente a los actos, hechos u omisiones del Gobierno Municipal o empresas de servicios públicos, que impliquen el ejercicio ilegítimo, defectuoso, irregular, abusivo, arbitrario, discriminatorio, negligente, gravemente inconveniente o inoportuno de sus funciones. Tiene a su cargo la defensa de los intereses difusos o derechos colectivos, que no pueda ser ejercida por personas o grupos en forma individual, especialmente la protección de los habitantes de Oberá contra medidas internacionales, nacionales, provinciales y municipales que impacten negativamente sobre los vecinos, en el patrimonio, la cultura, la calidad de vida, el territorio, el medio ambiente y los recursos naturales”.

Sin embargo, se sabe que en los feudos los mecanismos institucionales, especialmente aquellos que responden al célebre “checks and balances” (controles y contrapesos) que postulaba el Barón de Montesquieu, suelen quedar de adorno. En ese contexto y ley de lemas mediante, la renovación ha pergeñado un sistema en el que el Defensor del Pueblo pueda ser propuesto y electo por ellos mismos. Una contradicción que tiene derivaciones graves.

Y Oberá no es la excepción. Allí el Frente Renovador propone a siete candidatos que, de ser electos, deberán controlar a la gestión municipal que está en manos también renovadoras. Una parodia institucional sobre la que los propios obereños tendrán la última palabra el 22 de octubre.

En el mientras tanto el alcalde  Carlos Fernández, renovador, invita a la población a concurrir al acto de lanzamiento de la candidata a Defensor del Pueblo Patricia Nittmann para la tarde-noche de este martes. Es más. Fuentes señalaron a Misiones Cuatro que ayer lunes, un empleado municipal repartía las invitaciones en horario de trabajo a sus compañeros (?).

Esta es la tarjetita en la que el futuro “controlado” invita al acto de la futura “controladora”.

Walter Anestiades para www.misionescuatro.com

Comentarios