Opinión

Copernicanos vs Ptolomeianos

cargando anuncio

En el año 1543, cuando Nicolas Copérnico en su lecho de muerte publicó “De Revolutionobus Orbium Coelestium” (Sobre el movimiento de los cuerpos celestes), expuso su teoría Heliocentrista, en la cual explicaba que la Tierra Gira alrededor del sol y no al revés. *Por Bryan Villalba.

Copernicanos vs Ptolomeianos
Nicolás Copérnico

Por ese motivo, los férreos defensores del Geocentrismo, movimiento impulsado por Claudio Ptolomeo en el Siglo II, la Iglesia Católica y la Inquisición Romana, atacaron y persiguieron a Copérnico, calificando este pensamiento de absurdo y herético.

Muchos años después y, con la confirmación de estudios astrológicos, de la mano de Johannes Kepler y Galileo Galilei, este paradigma fue aceptado por gran parte de la comunidad científica y es la teoría que predomina hasta nuestros días.

En la Argentina del 2022, han aparecido varios Copérnicos, impulsando un cambio de paradigma en cuanto a las “ideas de la libertad”, imponiendo en la agenda mediática y de la sociedad, diversos temas que hasta hace algunos años eran totalmente lejanos poner en tema de discusión.

En un país con graves problemas estructurales, crisis sociales, económicas y financieras, con el 50% de la población pobre y, en donde en 16 de los últimos 20 años ha gobernado el Kirchnerismo, imponiendo el mismo relato y los mismos temas salvadores para el país desde 2003 a esta parte: sustitución de importaciones, asistencialismo, obra pública y crecimiento del estado, el modelo sostenido pareciera estar agotándose.

Esto se evidencia con la llegada de pensadores nuevos, con voz mediática y un relato distinto, donde poco a poco parece que la sociedad empieza a escucharlos y prestarles atención a sus postulados.

Más allá de la personalización de muchos de estos pensadores, es destacable que la comunidad ha empezado a hablar en cada punto y rincón del país, en charlas de café, almuerzos familiares y hasta reuniones de trabajo, de estos temas que se han impuesto en la agenda social.

Este nuevo paradigma no descarta la mención a las problemáticas de fondo que atraviesa el país desde hace 20 años, sino que propone un nuevo modelo para resolverlos y añade debates sobre cuestiones nuevas.

No niega la existencia de un 50% de pobreza, sino que, en lugar de resolverla con asistencialismo o empleo público, propone resolverlo con apertura del mercado, desregulación económica y tributaria y flexibilización laboral, e incorpora otros temas de debates como la legalización de la tenencia de armas, vouchers educativos, modificación del sistema penitenciario y reforma monetaria, entre tantos otros.

Estas cuestiones que las encontramos en la agenda diaria, tanto en los medios, como en las charlas de café, ha despertado un particular interés en la sociedad, debiendo reconocerse que, con comentarios buenos o malos, estos temas se han puesto en el debate de todos los días.

La coyuntura socioeconómica que está atravesando el país, provoca que estos nuevos “herejes” (palabra utilizada por la Iglesia contra Copérnico y sus seguidores luego de publicada su teoría) tomen protagonismo y la sociedad entera se plantee la necesidad un cambio real de la dirección que toma la “casta política”, destacando la necesidad de realizar estas reformas, o al menos un punto de encuentro con ciertas cuestiones del antiguo y el nuevo paradigma, para resolver de una vez por todas la teoría de si la gente orbita alrededor de la clase política, o si es la política quien tiene que girar en torno a las necesidades de la gente.

El debate pasará por si se dará el tan aclamado cambio de paradigma, siguiendo los postulados o demostraciones científicas y la prueba empírica demostrada por los países exitosos y que supieron salir de estos problemas por los que atravesamos hace décadas; o si aún continuaremos inmersos en postulados de hace décadas atrás, permitiendo que la costumbre, la doctrina casi eclesiástica y la persecución a los que piensan distinto se impongan, viviendo en una eterna teoría Geocentrista, que dicho sea de paso al día de hoy cuenta con adeptos alrededor del mundo, tal como podría serlo el Peronismo, el Kirchnerismo, o cualquier otro nombre que sus adeptos le den en el futuro.

*DR. BRYAN VILLALBA, APODERADO DE LA UCEDE

 

Comentarios