Opinión

Estrategias para no perder ningún curro

cargando anuncio

Por Emilia Pecaro

Estrategias para no perder ningún curro

La designación de Daniel Notta al frente del INYM despertó amores y odios, como todo lo que viene sucediendo en el mundo productivo en los últimos tiempos. Al final de cuentas, el problema siempre es el mismo: a quienes se les termina el curro. 

Mientras discutimos el país que queremos llevar adelante, en nuestra querida tierra colorada algunos se esfuerzan por mantener el status quo o por llevar las discusiones a callejones sin salida, todo por no perder ni un peso de lo que vienen recaudando a costa de los trabajadores. 

Misiones es conocida por tres cosas: las cataratas del Iguazú, la yerba mate y la presión impositiva. A las cataratas las dejamos tranquilas, pero la yerba y los impuestos se pusieron al frente de esta batalla cultural que tenemos que dar. 

La recaudación del Gobierno Provincial alrededor de nuestro producto madre es altísima en comparación a producciones de otra provincia. Si bien el cultivo y la hoja verde cosechada, como industria primaria, no paga ingresos brutos gracias a una resolución que data de los años noventa, una vez que sale del secadero tiene múltiples “peajes” que encarecen el producto en góndola y no incrementan la ganancia del productor. Por el contrario, incrementan la ganancia del Estado. 

Desde el secadero hasta la góndola, la yerba mate paga impuestos por servicios de mano de obra, por labranza, siembra y trasplante, por la secanza, la molienda y hasta por la compra-venta. Cada vez que la hoja verde pasa por un proceso paga ingresos brutos. No queda ni un eslabón del sector sin tener que darle un aporte al Estado que se llena los bolsillos a costa de los productores. 

Como si eso fuera poco, salir o entrar a Misiones es una odisea impositiva. En cualquiera de sus formas, la yerba mate tiene que pagar estos mismos tributos de forma anticipada, lo que se llama “Pago a Cuenta del Impuesto sobre los Ingresos Brutos”. La famosa “aduana paralela” no solo es una gran estafa impositiva sino que también ha llevado a situaciones inéditas para los transportistas en Misiones: tener que andar con cajas llenas de efectivo en los camiones para poder pagar estos impuestos o tener que esperar por horas a que les llegue el comprobante de pago para que los dejen pasar la frontera y que los productos lleguen a destino. El caso de la empresa Loma Negra fue uno de los más trascendentales al respecto y llegó hasta la Corte Suprema. Ni hablar de las múltiples empresas que desisten de enviar sus productos a nuestra provincia.

Todo esto en las manos de los mismos, un estado provincial que se disfrazó de productor y ocupó durante mucho tiempo el Instituto de la Yerba Mate como otro ente recaudador que, a través de la estampilla y la falta de acuerdos, siempre perjudicó al productor, mandando el precio a laudo y siendo muy poco transparente con el uso de fondos que en 2023 rondó los 4 mil millones de pesos. 

Tal es así que, en los últimos meses, se conocieron los millonarios viajes que realizaban los funcionarios del Instituto lo que trajo consigo una fuerte crítica a la falta de transparencia sobre el destino de la recaudación y desenmascaró muchos problemas que, si bien por lo bajo ya empezaban a incomodar, ahora ya se discutían a viva voz. 

Las disputas internas dentro del Instituto de la Yerba Mate también han salido a la luz. Algunos miembros alegan que las decisiones se tomaban de manera unilateral, sin tener en cuenta las opiniones y necesidades de todos los actores involucrados en la cadena de producción.

Este panorama ha generado un llamado urgente a la revisión y reforma del Instituto de la Yerba Mate, buscando un enfoque más inclusivo y transparente que beneficie a toda la comunidad relacionada con esta tradicional industria. El famoso DNU de Javier Milei cambió las reglas y le quitó facultades, entre ellas la de fijar un precio para la hoja verde que, de todos modos, hace tiempo no se estaba fijando por el Instituto porque nunca llegaban a ponerse de acuerdo. 

Pero los kirchneristas de siempre no tardaron en buscar alguna forma de volver a meterse en la vida de los productores y propusieron la creación del Instituto Misionero de la Yerba Mate, otro ente recaudador y generador de cargos públicos.  Cuando la gente vota austeridad y baja de gasto público, ellos quieren crear otro instituto simplemente para mantener el curro, para seguir viviendo a costa de impuestos y del trabajo de los productores que dicen defender a ultranza. Esa guerra que siempre intentaron imponer entre productores e industriales beneficia a la política, perjudica al sector y es, en la práctica, inexistente. 

El revuelo que generaron alrededor del nombramiento de Daniel Notta sólo deja a la vista la desesperación de quien pierde el control de una caja que manejaban a su gusto y placer. Llegó alguien idóneo que promete brindar transparencia, desentrañar y terminar con todos los curros que se fueron construyendo durante los últimos años. 

Además, carecen de razones para desestimar la designación ya que Notta tiene una gran trayectoria en el sector de la yerba mate tanto en el ámbito público como privado. Su papel fue fundamental en la creación del INYM en el año 2002 y en su posterior presidencia en el instituto demostró su capacidad para enfrentar los desafíos críticos del sector. Su visión y comprensión de las complejidades del mundo de la yerba, así como su habilidad para mediar entre distintos actores, serían los activos que lo pusieron hoy al frente del instituto.

El apoyo del sector se hizo notar en declaraciones públicas. Los productores que viven en las chacras, los verdaderos colonos celebran con mensajes en grupos de WhatsApp que destacan la llegada de un hombre idóneo para el cargo, alguien con experiencia y con trayectoria en el sector. 

Así lo hizo el intendente de Concepción de la Sierra, Hugo Humeniuk, quien sostuvo que la designación era una buena noticia, destacando la búsqueda de consenso y el diálogo constante de Notta con sus colegas. 

Lo mismo sucedió con el grupo Kabour, uno de los principales exportadores de yerba mate, quienes ante la consulta respondieron que “Daniel tiene todo el apoyo”. Además, suscribieron a una nota que respalda a Daniel Notta en el cargo y sostiene que “el cambio de dirección marca el inicio de una nueva etapa propicia para el producto madre de la tierra colorada”

Comentarios