Policiales

Tres condenados por traficar marihuana en Corrientes y Chaco

Tres hombres fueron condenados a penas de entre 4 y 9 años de prisión por traficar en 2016 un cargamento de marihuana en las provincias de Corrientes y Chaco pero solo uno de ellos, considerado el líder de la organización, seguirá detenido, informaron fuentes judiciales.

Tres condenados por traficar marihuana en Corrientes y Chaco

Tres hombres fueron condenados a penas de entre 4 y 9 años de prisión por traficar en 2016 un cargamento de marihuana en las provincias de Corrientes y Chaco pero solo uno de ellos, considerado el líder de la organización, seguirá detenido, informaron fuentes judiciales.Así lo resolvió el Tribunal Oral en lo Criminal Federal correntino, que en dos de los casos fijó penas más leves que las requeridas en su alegato por el fiscal general ante dicho órgano, Carlos Schaefer.

El Ministerio Público Fiscal (MPF) de la Nación informó que los condenados transportaban la droga oculta en vehículos particulares y que el imputado Jorge Adrián Molina recibió la condena más alta «en calidad de organizador».

La investigación comenzó en octubre de 2015 a partir de una serie de escuchas telefónicas por parte de Prefectura Naval Argentina que permitió identificar las maniobras de personas dedicadas al narcotráfico en la capital correntina y varias localidades chaqueñas.

Los pesquisas intervinieron varios teléfonos, entre ellos, el de Molina, y comenzaron a seguir sus movimientos y los de otros sospechosos vinculados a él.

Según el MPF, las escuchas permitieron establecer que Molina se encontraría el 5 de mayo de 2016 con Claudio Esquivel en una estación de servicio, por lo que se efectuó una vigilancia con efectivos de civil y móviles no identificables.

Pasado el mediodía, Molina arribó en un Renault Clio al que se le acercó un Fiat Uno con vidrios polarizados.
Luego de reanudar su marcha, Molina descendió de su vehículo para luego abordar el otro hasta ser perdidos de vista.

Por la tarde, vehículos fueron localizados e interceptados por los efectivos que descubrieron que en el Clio iban Molina y Esquivel junto con un menor de edad, mientras que el Fiat Uno era conducido por Juan Sebastián Romero.

De acuerdo al informe judicial, este último llevaba dentro de los paneles de las puertas y en el motor un total de 41 paquetes rectangulares con más de 36 kilos de marihuana, por lo que los tres sospechosos mayores quedaron detenidos.

«Mediante las intervenciones telefónicas se constató que se trataba de una organización delictiva abocada al tráfico de estupefacientes, en la que Molina era encargado de comercializar y organizar el transporte, con la colaboración de otras personas, entre ellas Romero y Esquivel», sostuvo el MPF.

Para los investigadores judiciales, «también se pudo comprobar a través de los mensajes que (Molina) obtenía las sustancias a través de otro de los hombres identificados para luego comercializarlas en distintos puntos del país».

En el juicio oral que terminó la semana pasada, Molina fue condenado por el delito de «organizador de transporte de estupefacientes agravado por el número de personas», mientras que Romero y Esquivel fueron hallados culpables del transporte, también agravado por la cantidad de intervinientes.

En su alegato, el fiscal Schaefer había solicitado diez años de cárcel para el líder de la organización y cinco para los otros dos imputados; en tanto que las defensas plantearon una serie de nulidades que finalmente fueron rechazadas por el tribunal.

A su vez, el TOC fijó una pena de cinco años para Esquivel y de cuatro para Romero, quienes fueron excarcelados por el tiempo que ya llevaban detenidos desde mayo de 2016.
Sin embargo, el fiscal Schaefer sólo compartió ese criterio en el caso de Romero.

Más noticias
Comentarios
Policiales