Policiales

Oberá: anularon excarcelación de Batista

Es el dueño de un gimnasio en Oberá, acusado de golpear y haber dejado cuadripléjica a su pareja. Fue nuevamente detenido.

Oberá: anularon excarcelación de Batista

Es el dueño de un gimnasio en Oberá, acusado de golpear y haber dejado cuadripléjica a su pareja. Fue nuevamente detenido.La Cámara de Apelaciones en lo Penal y de Menores hizo lugar a la apelación y ordenó nuevamente la detención de Javier Orlando Batista, dueño de un gimnasio en Oberá, acusado de golpear y haber dejado cuadripléjica a su entonces pareja Yennifer Guayaré. Batista estaba libre por orden del Juez Horacio Alarcón, que en su momento consideró que “no existía riesgo de fuga” mientras continuaba el proceso. Presentado el recurso de apelación, los camaristas José Alberto López y José Mass hicieron lugar al mismo esta semana y anoche Batista fue arrestado otra vez, por orden del propio Alarcón, a cargo del Juzgado de Instrucción Nº2. Los camaristas consideraron que con Batista libre, Yennifer corre peligro.

EL CASO:
-Yennifer Guayaré es obereña, era empleada, tiene 26 de años de edad y un hijo de cinco años de una relación anterior. Javier Orlando Batista es porteño, maneja un gimnasio y tiene diez años más que ella. Fueron novios durante un año y concubinos durante un mes.

En la noche del miércoles 14 de diciembre pasado fueron a una cena gremial en el Club Cooperativa de Oberá, ubicado en la calle Orcadas (celebraban que el 15 era el día del trabajador camionero). Al salir, según Yennifer, Javier iba adelante, ambos habían bebido champagne y cuando le pidió las llaves de la casa que comparten él la tomó del pelo.

Luego, manifestó, no recuerda nada de lo que pasó hasta que se despertó y se vio tirada en la calle, ensangrentada, con dolor de cabeza y cuello y sin sensibilidad en los brazos y en las piernas. Al salir, según Javier y sus testigos, Yennifer iba atrás beoda y al intentar agarrar a Javier de un brazo, él quitó el cuerpo de su alcance y ella perdió el equilibrio cayendo a la vereda y golpeando su cabeza en el suelo.

Como testigos de lo que dice Javier aparecen su madre, su hermana y un cuida-coches del lugar. Como testigos de lo que dice Yennifer no aparece nadie. Yennifer sufrió una gravísima lesión: fractura de dos vértebras cervicales (C4 y C5). Además (según consta en el expediente Nº 147.126) declaró haber padecido una odisea en el hospital Samic de Oberá.

Cargada en el auto de su suegra, manejado por su cuñada, Yennifer llegó a la guardia del hospital entrada la madrugada. Narró que pasó unas tres horas en las que no le colocaron cuello ortopédico ni le hicieron radiografías. Y que el médico de guardia asumió la versión de Javier de que estaba borracha. A las cinco y media de la mañana del jueves 15 personal de guardia del Samic contactó a Perla, tía de Yennifer, que llegó al hospital y a partir de su llegada empezaron a dinamizar su atención (Perla trabaja en el hospital).

Ya en manos del neurólogo del Samic -y con placas de la columna cervical en la mano-el médico advirtió que la lesión era tan grave que ameritaba el traslado a Posadas. A las diez de la mañana Yennifer ingresó al Hospital Madariaga. El sábado la operaron. Pasó días internada y ahora está en casa de sus padres en Oberá. Hace meses sus amigos organizaron un torneo de voleibol a favor de recaudar fondos para afrontar los costos de su recuperación.

Desde el Samic negaron los dichos de Yennifer y el médico de guardia declaró que tenía aliento etílico. Aún así las autoridades iniciaron un sumario administrativo a favor de deslindar responsabilidades (si consideraron la posibilidad de estar ante un caso de violencia de género, debieron hacer la denuncia correspondiente), pero seis meses después, nada se supo de sanción alguna. Javier estuvo detenido en la seccional Tercera de Oberá y el juez Alarcón decidió su excarcelación en abril.

En la causa se sumó el testimonio de Antonio B., un cuida-coches de 47 años de edad, que declaró que esa noche fue contratado para vigilar el estacionamiento y solo vio a Javier intentando levantar a Yennifer del suelo y pidiendo atención para ella, pero que no vio nada más.

El fiscal de la causa, Estanislao Elías Bys, consideró que no había motivo alguno para inculpar a Javier y pidió al juez que dicte la falta de mérito. Alarcón, por el contrario, dictó la prisión preventiva para el acusado en enero y ordenó su traslado a la cárcel de Cerro Azul hasta que lo liberó en abril, considerando que no había riesgo de fuga.

Ahora, decisión de la Cámara mediante, Batista volvió a ser detenido y habrá que esperar los movimientos de su defensa.

Yennifer está cuadripléjica y enfrenta un período larguísimo de parcial recuperación.

Walter Anestiades

Más noticias
Comentarios

Más de policiales

Policiales
Espectáculos
Nacionales