Punta del Este: murió un chico argentino de tres años

Categorías: Policiales.

Visibilidad: Policiales - Homepage.

El nene cayó de una ventana. Fue atendido en el Sanatorio El Cantegril pero falleció por la caída; la fiscalía realizó peritajes en el lugar para determinar las circunstancias del hecho.

PUNTA DEL ESTE.- Un niño argentino de tres años falleció ayer al mediodía al precipitarse al vacío desde una ventana, a una altura de nueve metros, de un complejo de departamentos en el balneario de Manantiales.

El trágico accidente ocurrió minutos después de la una del mediodía cuando el bebe, cuya identidad no trascendió, trepó a un sillón dispuesto debajo de una ventana de uno de los dormitorios, empujó el mosquitero de doble hoja que no habría quedado bien asegurado y cayó al vacío, en el área trasera del departamento donde se encuentra el garage.

El departamento posee protección en sendos balcones, tanto del frente como del contrafrente, donde ocurrió la tragedia y las ventanas tienen doble hoja con mosquiteros.

LA TRAGEDIA

“Su madre y su hermano de un año y medio se hallaban en el departamento y todo ocurrió en cuestión de segundos”, dijo un vocero de la Policía de Maldonado al diario LA NACION. Según la fuente, el niño murió en el acto y fue inmediatamente trasladado por una vecina junto a su madre al sanatorio Cantegril, donde constataron el deceso.

La tragedia se desató en el edificio La Belle Creóle, ubicado en la calle 30 entre Maldonado y Sarandí, a una cuadra y media de la concurrida playa Bikini.

“Yo estaba en el sector delantero del edificio cuando escuché los gritos desesperados de auxilio de la madre, que, asomada a la ventana, vio cómo su hijo caía. Tiré todo y corrí pero el chico cayó ante mis ojos unmetro adelante de donde yo estaba. Una vecina le practicó masajes cardiacos pero ya era tarde. El golpe fue tremendo”, contó, extremadamente conmovido, Danubio, el portero del edificio.

En hombre llamó en dos oportunidades a la comisaría de La Barra, que contaba con un solo móvil, afectado al balneario Buenos Aires.

“Fue una vecina la que trasladó al chiquito y a su madre al Cantegril. El hermano menor permaneció al cuidado de una de las mucamas y cuando llegó el padre, que había salido a caminar, lo acompañé hasta el sanatorio”, agregó el portero.

Otros vecinos que fueron testigos presenciales de la tragedia contaron a LA NACION que el móvil policial arribó al lugar pasados los cuarenta minutos del hecho y que en ningún momento la familia pudo ser socorrida al menos por una ambulancia.

TESTIMONIOS

“Vi la desesperación de la madre y al padre con el rostro desencajado. Es lamentable que en un lugar como este, con tantos turistas, no haya siquiera un móvil policial de asistencia. Los servicios primordiales acá estuvieron totalmente ausentes”, dijo una propietaria argentina que posee un departamento en la misma cuadra y que pidió reserva de su identidad.

Horas después del accidente miembros de la fiscalía y de la policía realizaron los peritajes de rigor y habrían comprobado que la hoja del mosquitero, de apertura vaivén, no habría quedado bien trabada.

Según pudo reconstruir este diario, la familia, una pareja de profesionales jóvenes, había llegado el 28 de diciembre e iba a permanecer hasta el 15 de Enero. Solían alquilar el mismo departamento del tercer piso todas las temporadas, por eso la vivienda estaba preparada en los balcones con protección para niños.

Gran parte del barrio de Manantiales quedó conmocionado por el aciago suceso, que no registra antecedentes por estas playas. En el bar Dos Hermanas, ubicado a la vuelta de La Belle Creóle, dijeron que los gritos de auxilio de la madre se escucharon allí, por lo que un nutrido grupo de vecinos acudió a prestar ayuda. (LA NACIÓN)

vb

Comentar