Política

Denuncian complicidad con los represores en Misiones

La ex detenida durante la Dictadura, Graciela Franzen admitió que el ex gobernador Rovira habría sido cómplice del encubrimiento de represores a través de su decreto 897/2005, que dispuso la destrucción de los archivos de la Jefatura de Policía que comprometían a “Carozo” Gabriel.

Denuncian complicidad con los represores en Misiones

La ex detenida durante la Dictadura, Graciela Franzen admitió que el ex gobernador Rovira habría sido cómplice del encubrimiento de represores a través de su decreto 897/2005, que dispuso la destrucción de los archivos de la Jefatura de Policía que comprometían a su ex Jefe, Rubén Oscar “Carozo” Gabriel. POSADAS. En Misiones, “nos parece que hubo una complicidad total con los represores”, expresó Graciela Franzen, la ex detenida durante la dictadura y referente de la CTA, en diálogo con MisionesCuatro. La sobreviviente del Proceso Militar y hermana de un desaparecido, no dudó en señalar que fue “gravísima” la decisión del ex gobernador Carlos Rovira, de destruir los archivos de la Jefatura de la Policía de Misiones, a través del decreto 897/2005.

La militante social sostuvo que los que buscaron ocultar la verdad sobre lo ocurrido durante los “años de plomo” son tan responsables como los que cometieron los delitos de lesa humanidad, un mensaje crítico hacia Rovira. Es que el actual presidente de la Legislatura, cuando era gobernador, dispuso la destrucción de las fojas de guardias de la policía en el periodo 76-83, que incriminaban al ex jefe de la Policía, Rubén Oscar “Carozo” Gabriel.

En la víspera al 24 de Marzo, Día de la Memoria, Verdad y Justicia, Franzen expresó: “Para nosotros es muy importante continuar buscando a los compañeros desaparecidos y confirmar si los cuerpos que nos entregaron son los de nuestros familiares”. Al respecto, Franzen mencionó que recientemente se enteraron que el cuerpo entregado a los familiares de Carlos Alberto Duarte, en realidad no pertenecía al militante desaparecido. “Saber la verdad es muy importante, para nosotros, para la comunidad y para la sociedad”, insistió.

“Seguimos en la búsqueda de los hijos apropiados. El año pasado encontramos tres nietos”, confió Franzen, que integra la Red por los Derechos a la Identidad. En esa línea, instó a “todos los que duden sobre su identidad y los que tengan algún dato sobre los compañeros, que se acerquen. Para los familiares, hacer el duelo es muy importante”, remarcó.

Respecto de los reclamos que los sobrevivientes de la Dictadura y familiares de desaparecidos vienen formulando en Misiones, Franzen mencionó varios puntos, entre los que se destacan la apertura de los archivos del Estado y la creación de una Casa de la Memoria para recopilar todos los datos que se han venido recopilando desde 1976 a la fecha.

“Estamos en soledad pese que tenemos un Ministerio de Derechos Humanos. Cuando cambiaron las autoridades se llevaron todo lo que tenían en el archivo, así que es como empezar de cero”, dijo Franzen, en tono crítico hacia las políticas del Estado misionero respecto de la Memoria, Justicia y Verdad.

Consultada por MisionesCuatro sobre el famoso -y desaparecido- decreto 897/2005 del entonces gobernador Carlos Rovira, que destruyó información que comprometía a “Carozo” Gabriel, Franzen fue lacónica: “Nos parece que hay una complicidad total con los represores, los asesinos y los que cometieron delitos de lesa humanidad. El compromiso debe ser saber la verdad y hacer justicia. Aquel que quiere tapar es un cómplice y es tan responsable como elque cometió estos delitos”, soltó Franzen, sin mencionar puntualmente a Rovira. No hacía falta. Es que la quema de archivos de la Jefatura, ordenada por Rovira en 2005, puede ser interpretada como un acto de encubrimiento de represores. Para el entonces gobernador, hoy conductor del partido gobernante, parecía indispensable que no haya pruebas contra “Carozo” Gabriel, quien habría sido partícipe de la represión durante la Dictadura.

“Fue muy grave. Prácticamente no tenemos materiales”, dijo Franzen, cuestionando el decreto 897/2005. Y luego agregó: “Muchos compañeros secuestrados y torturados no tienen comprobantes de su detención y no pueden acceder a una indemnización. Pero sobre todo, necesitan dejar el mote de ‘terroristas’ y ‘subversivos’ para ser militantes populares”, indicó Franzen. “La lucha de entonces es la misma lucha que tenemos hoy”, aseguró.Repreguntada sobre si desde el colectivo de sobrevivientes y familiares de desaparecidos durante la Represión Ilegal del Estado, se planteaban hacer una denuncia por el presunto acto de encubrimiento de Rovira a través del decreto en cuestión, Franzen admitió: “Es muy difícil aún cuando tenemos el acompañamiento de abogados. El terror existe en todos lados. Acá en la provincia nunca se pudo hacer escrache a represores y cuando lo hicimos, nos tratan de callar”, reveló la secretaria de DDHH de la CTA.

Y entre las presiones que debieron afrontar el colectivo de sobrevivientes de la Dictadura en Misiones, Franzen mencionó la infiltración de agentes y de represores en espacios sindicales y de lucha. “Un tipo de inteligencia que estuvo infiltrado en ATE en la época de la represión en el puente Garupá (2014 durante del gobierno de Maurice Closs) ahora se acerca en el ministerio de DDHH como alguien que fue víctima. Se meten en todos los lugares donde esté la comunidad organizada de alguna forma”, puntualizó.

Por otra parte, Franzen aseguró haber recibido amenazas inclusive en forma directa, durante marchas por la Memoria. “Recibí amenazas desde febrero del ’84 tras la primera denuncia obre los centros clandestinos y los represores (misioneros). Estábamos con un grupo de Madres de Plaza de Mayo y cuando quedamos pocas, vino un represor a amenazarnos. Este repressor sigue en libertad y no ha sido juzgado”, detalló.

Un porcentaje mínimo de represores han sido juzgados en Misiones. Posadas es pequeña y nos los encontramos en la calle. (El represor Julio Argentino) Amarilla condenado en el juicio (por torturas y secuestro ilegal), y ya fue dejado en libertad”, alertó Franzen, sobre el ex policía condenado a 10 años de prisión por delitos de lesa humanidad en un juicio que concluyó el 30 de septiembre del 2016.

Sobre el final, Franzen opinó sobre el controvertido pedido de prisión domiciliaria para Alfredo Astiz, uno de los represores más sanguinarios de la dictadura. “Es gravísimo que puedan volver a sus casas. No se los puede tratar como delincuentes comunes, son genocidas, han cometido delitos de lesa humanidad. Más aún, no se han arrepentido ni tampoco dieron datos sobre los desaparecidos y sobre los casi 400 hijos apropiados que seguimos buscando”, remató.

JMM.

Más noticias
Comentarios
Policiales
Espectáculos
Nacionales