Política

“No podemos vivir el presente con criterios del pasado”

El cura párroco Alberto Barros, realizó una defensa del proyecto del Servicio Cívico Voluntario, señalando que “cualquier iniciativa” que ayude a que jóvenes puedan desarrollar proyectos de vida, “puede ser un aporte”. Y llamó a fomentar una “relación sana” entre civiles y militares.

“No podemos vivir el presente con criterios del pasado”

POSADAS. “Puede ser un aporte”, opinó el padre Alberto Barros, referente de Cáritas Posadas, sobre el proyecto del Servicio Cívico Voluntario que impulsa el gobierno nacional para “enseñar valores cívicos” a jóvenes que “ni trabajan ni estudian”. Para el cura párroco “no podemos vivir el presente con criterios del pasado”, por lo que no se debe condenar el proyecto por la participación de la Gendarmería en esta iniciativa para “formar” a jóvenes.  

“Hay que sacar el tema de una polémica infantil, prejuiciosa o ideológica y pensar si puede ser un aporta a una realidad que existe. Según los cálculos, hay un millón de chicos que no trabajan y no estudian. Son chicos que no tienen proyectos ni nada por qué vivir de fondo, es proclive a entrar en el ámbito de la droga”, comentó Barros, insistiendo en que este tipo de falta de expectativas puede empujar a jóvenes a una “salida ilusoria al problema” con las adicciones.

Para Barros, no “es el momento de estar discutiendo planteos ideológicos, desde el lugar que sea, porque la ideología te quita comprensión, inteligencia y te impide mirar las cosas con más amplitud, serenidad y profundidad. Los planteos ideológicos siempre van al fracaso porque no permiten buscar soluciones reales a problemas reales y te hacen vivir en un mundo de ideas, desconectado de la realidad”, dijo el cura, apuntando a lo que considera un “prejuicio” contra las fuerzas armadas, por la “etapa de la Dictadura”.

“Hace casi 40 años que vivimos en Democracia. Estar con prejuicios de una etapa de la dictadura… me parece que tenemos que salir de planteos infantiles. Hay que aprender del pasado, la última Dictadura fue una etapa trágica. Hubo violencia contra los derechos humanos, pero no podemos olvidar la violencia terrorista. Hay que entender que las fuerzas de seguridad no tienen nada que ver con lo que pasaba 40 años atrás. Vivir del pasado cuando tenemos problemas que solucionar en el presente, me parece infantil”, lanzó el curo, en tono crítico hacia los detractores del proyecto.

En esta línea, Barros consideró que “en cualquier país normal, maduro, mínimamente serio, hay una sana relación entre el ciudadano civil y el militar. Cualquier persona que vista un uniforme es un hermano mío, sea yo civil o militar. Gracias a Dios, las fuerzas de seguridad intervienen en tareas sociales”, comentó el cura, quien admitió que lo ideal es que los chicos estén insertos en el sistema educativo o en el empleo formal, pero “esta no es la realidad”.

De acuerdo con Barros, el proyecto del Servicio Cívico Voluntario deberá ser evaluado en el tiempo, en lugar de ser descartado desde el inicio. “El servicio no es ni militar ni obligatorio. El chico va si quiere y si no, se va. Todas las fuerzas de seguridad tienen espacios educativos. Pero esto es una cosa civil y voluntaria”, comentó el párroco.

“Cualquier disciplina nos hace bien, la deportiva o la de estudio, la disciplina de una tarea. Capaz que un chico no va a una escuela, pero va a un predio de la Gendarmería a aprender un oficio, hacer un deporte o cumplir con una tarea comunitaria”, expresó Barros.

Consultado al respecto, el cura sostuvo que en Posadas, “en los barrios hay muchísimos chicos que han dejado la escuela, que muchas veces están en la esquina fumando marihuana y tomando cerveza. Son chicos que no tienen proyectos de vida. Hay que ofrecerles cosas básicas. Poder adquirir un oficio, hacer un deporte y adquirir un compromiso. Es un pasito interesante”, dijo el prelado.

Más noticias
Comentarios

Más de politica

Espectáculos
General
<