Política

Causa GIRSU: no hubo ningún control sobre Neis

Según explicó el ex concejal de Puerto Rico, Osvaldo Gillij, ni el Ministerio de Planificación de Julio De Vido, ni el gobierno provincial, controlaron el manejo de los casi $3 millones que llegaron para el proyecto de gestión de residuos por el que el alcalde Federico Neis está acusado de malversación de fondos.

Causa GIRSU: no hubo ningún control sobre Neis

POSADAS. Para el ex edil de Puerto Rico, Osvaldo Gillij, hubo subestimación de fondos y una total falta de control del manejo de los recursos en el proyecto presentado por el intendente Federico Neis en el marco del programa GIRSU, motivo por el que está procesado en una causa federal por presunta administración fraudulenta.

En diálogo con MisionesCuatro, Gillij brindó algunas precisiones sobre los 2,8 millones de pesos que recibió el municipio en el marco de este programa que dependía del Ministerio de Planificación Federal kirchnerista y se manejó sin ningún tipo de contralor o siquiera información oficial al Concejo.

El ex edil radical (mandato cumplido en 2017), detalló a este medio que el proyecto de reciclaje de residuos sólidos fue impulsado durante el segundo año del mandato de Neis y el alcalde renovador presentó un proyecto en el que se subestimaron el capital necesario para la obra tendiente a la gestión integral de residuos.

El proyecto “fue aprobado sin mayor análisis en el Ministerio de Julio De Vido” y se depositaron 2,8 millones de pesos en una cuenta del banco Nación, a nombre del municipio. “Había varias inconsistencias pero más allá de esto el dinero fue transferido. Y nadie fue informado de esta cuenta con más de 2 millones en el Nación, que no se movía”, comentó Gillij, apuntando al hermetismo con el que se manejó la administración de Neis.

En este sentido, Gillij aseguró que el proyecto en cuestión no pasó por el Concejo Deliberante y en 2014, a ocho meses de su ingreso al HCD, le confirmaron la existencia de los fondos. “Más allá de las deficiencias me parecía un proyecto interesante”, comentó el ex edil, quien insistió que al solicitar información, “empezaron con un montón de excusas”.

Según el ex concejal, la administración de Neis realizó la compra de un terreno que no servía para montar la planta de reciclaje prevista en el programa GIRSU. Luego adquirieron otro terreno pero “tampoco servía” y los vecinos de la zona pensaron en “presentar un recurso de amparo porque no querían una planta en la naciente de un río”.

“En algún momento compraron una retroexcavadora”, añadió Gillij poniendo de relieve la imprevisión, falta de consulta y escasa previsibilidad con la que manejaron los recursos en pleno gobierno kirchnerista. “Con el nuevo gobierno solicitaron informes y nos encontramos con que no se hizo nada”, disparó el ex concejal.

En su análisis de la situación de Neis, que esta semana sufrió un duro revés judicial porque la Cámara Federal Porteña confirmó su procesamiento en esta causa que tramita el juez federal Claudio Bonadío, Gillij insistió en que no puede asegurar que el alcalde usara esos fondos para beneficio personal o para otros propósitos distintos de los previstos por el proyecto.

Sin embargo, para Gillij no cabe dudas de que en la administración Neis estaban confiados en que nunca se les exigiría que rindan cuentas por lo actuado. Situación que cambió drásticamente con la salida de Cristina Kirchner de la presidencia de la Nación, a fines del 2015.

“Si me mandan dinero para mantener un comedor y no le doy de comer a nadie y dejo el dinero en una cuenta, estamos mal”, graficó el ex edil, insistiendo en que hubo malversación de fondos, aún cuando no hubo un usufructo personal o sectorial por parte de la gestión Neis.

“El juez tiene que evaluar lo que se hace con los fondos, si te compraste una chacra o dejaste parado en una cuenta, es la comunidad la que no recibe los servicios previstos con esos fondos”, enfatizó.

Sobre el final, el ex concejal dejó en claro que ni los dirigentes de la Renovación que actualmente se encuentran en el Concejo –Neis fue electo concejal en los comicios del 2 de Junio pasado-, ni mucho menos, el intendente electo Carlos Koth –también renovador-, han pedido explicaciones por lo ocurrido con los fondos del programa GIRSU.

La investigación de Bonadío y la ratificación del procesamiento “son medidas ejemplificadoras”, aunque en Misiones, “es bastante inexplicable” la situación política de la provincia.

“La Renovación ha ganado con el 73% de los votos y con la Ley de Lemas, seguimos con este manejo corrupto. Nadie se imaginó en aquel momento (en el entorno de Neis), que alguien iba a pedir explicaciones”, remató.

Por último, Gillij puso de relieve que Neis está procesado en esta causa, por no poder explicar con documentos, lo realizado con el dinero del programa. A diferencia de lo que ocurrió con otros municipios de Misiones, que también fueron investigados por el manejo de los fondos, pero pudieron rendir cuentas ante la Justicia y el Estado Nacional.

Más noticias
Comentarios
Policiales