Política

Dos empresarios más fueron detenidos en la causa de los cuadernos

Osvaldo Acosta, uno de los dueños de Electroingeniería y Gustavo Salla Tea, de Supercemento, fueron detenidos por orden del juez federal Claudio Bonadío este lunes.

Dos empresarios más fueron detenidos en la causa de los cuadernos

Osvaldo Acosta, uno de los dueños de Electroingeniería y Gustavo Salla Tea, de Supercemento, fueron detenidos por orden del juez federal Claudio Bonadío este lunes.CAPITAL FEDERAL. Dos empresarios, uno de la firma Electroingeniería y el otro de Supercemento, fueron detenidos hoy por orden del juez federal Claudio Bonadio en la llamada “causa de los cuadernos” de la corrupción, informaron fuentes judiciales.

Los detenidos fueron Osvaldo Acosta, copropietario de la firma Electroingeniería, y Gustavo Dalla Tea, presidente de Supercemento, quienes fueron apresados luego de prestar declaración en los tribunales federales de Comodoro Py.

Acosta y Dalla Tea son dos de los 101 empresarios y ex funcionarios citados a indagatoria por Bonadio por distintos hechos investigados en la causa originada en cuadernos cuya autoría se atribuyó Oscar Centeno, el arrepentido ex chofer del ministerio de Planificación.

Los dos empresarios quedaron detenidos al ser imputados como miembros de una asociación ilícita vinculada con la supuesta cartelización de la obra pública durante los gobiernos de Néstor Kirchner y de su esposa y sucesora, Cristina Fernández, actual senadora por la provincia de Buenos Aires.

Fuentes judiciales indicaron que los empresarios detenidos habían negado los cargos que se les imputa, como lo hizo la ex presidenta Cristina Fernández de Kirchner al presentar hoy un escrito ante el juez Bonadio, que la había citado a declarar.

Por los tribunales federales de Comodoro Py también pasó Gerardo Ferreyra, el otro dueño de la firma Electroingeniería, quien fue trasladado desde el penal de Marcos Paz, donde está detenido, para volver a ser interrogado por el juez.

Ferreyra, que reconoció haber dado dinero para colaborar con el kirchnerista Frente para la Victoria pero negó que eso fuera un delito, es uno de los pocos empresarios que quedaron procesados como miembros de una asociación ilícita.

La semana pasada habían sido detenidos otros dos empresarios: Hugo Dragonetti, dueño de la firma Panedile, uno de los 101 citados y Gustavo Ammaturo, cuya dirección aparecía en los cuadernos de Centeno pero la justicia tardó en detectarlo.

Télam

Más noticias
Comentarios
Policiales
Espectáculos
Nacionales
General