Política

Expulsión a De Vido: Closs, Franco y Risko se ausentarían para no participar de la votación

El ex gobernador Maurice Closs, junto a sus pares “misioneristas”, tendrían decidido no quedar pegados con este tema. Los renovadores K evitarían aparecer como garantes de la impunidad en casos de corrupción en el Estado, traicionando al ex Ministro y al FpV.

Expulsión a De Vido: Closs, Franco y Risko se ausentarían para no participar de la votación

En una votación reñida, Cambiemos alcanzaría con justeza, los dos tercios necesarios para expulsar al ex Ministro de Planificación Federal durante los 12 años de gobiernos K. Y el ex gobernador Maurice Closs, que formó parte del mismo proyecto político, junto a sus pares de la Renovación, tendrían decidido no quedar pegados con este tema. Faltando, los renovadores K evitarían aparecer como garantes de la impunidad en casos de corrupción en el Estado. Aunque, sí serían vistos como traidores, por no apoyar al ex Ministro, mano derecha de Néstor y Cristina Kirchner.CAPITAL FEDERAL. La semana que viene se votará en el recinto el pedido de expulsión al diputado nacional Julio De Vido (FPV) y su antiguo socio político, el ex gobernador y actual diputado Maurice Closs, junto a los diputados “misioneristas” Jorge Franco y Silvia Risko, tendrían definido no asistir a la sesión. De esta manera, los diputados de la Renovación K evitarían quedar pegados a la figura de De Vido, con los evidentes costos políticos que tendría una votación contraria a la expulsión del ex ministro multiprocesado por corrupción en el Estado. Faltando, sí serán señalados como traidores al ex ministro y al Frente para la Victoria, que votará en contra del pedido impulsado por Cambiemos. De concretarse el “faltazo” de los renovadores, se daría un quiebre en el bloque misionerista, donde los “camporistas” Cristina Brítez y Daniel Di Stéfano, también se sumarían a la negativa del Frente Para la Victoria.

En una votación que promete ser muy reñida, Cambiemos alcanzaría con justeza los dos tercios de la Cámara baja, necesarios para expulsar el ex Ministro, mano derecha de Néstor y Cristina Kirchner, durante sus gobiernos presidenciales entre 2003 y 2015. Y las ausencias serán clave, definitorias en una votación pareja.

Un análisis del comportamiento legislativo de un sitio especializado especula con que Cambiemos tendría los votos necesarios para desaforar a De Vido (172 votos o el proporcional de los dos tercios de los presentes), jaqueado por múltiples causas por corrupción en el Estado y con un pedido de un fiscal, para que se lo investigue. Cambiemos y el massismo consensuaron el esquema de “salida” de Julio De Vido, la firma del dictamen y hasta el descargo del diputado en cuestión pasaron a un segundo plano y toda la expectativa pasó a estar en la sesión especial del miércoles próximo, donde se definirá la suerte legislativa del exministro de Planificación Federal.

Se descuenta que no se alcanzarán los 172 votos, pero tampoco hace falta porque los dos tercios se computan respecto de los legisladores presentes y se sabe que muchos van a faltar, porque sería, políticamente hablando, la salida más sencilla para muchos dirigentes que, como Maurice Closs, pagarían un costo político votando a favor o en contra de la expulsión. Si Closs votase a favor, le recriminarían que fue cómplice de las maniobras de De Vido, por lo menos, mientras fue gobernador (2007-2015) y aún antes. Y los dirigentes del FPV lo llamarían traidor. Si votase en contra, pasaría a la historia como uno de los que intentó proteger al ex ministro multiprocesado en causas de corrupción, que muy posiblemente termine en la cárcel si no tiene fueros parlamentarios. Closs como muchos otros kirchneristas “olvidadizos” no quiere quedar expuesto al lado de “Don Julio”.

Según los cálculos, en el supuesto de que haya en el recinto 235 diputados a la hora de votar, y poniendo del lado de Julio De Vido a 69 diputados del bloque que conduce Héctor Recalde, más el acompañamiento de Carlos Heller, Oscar Anselmo Martínez, Omar Plaini y el eventual acompañamiento de los tres puntanos de Compromiso Federal (todavía en duda), el resultado podría arrojar 159 votos a favor de la exclusión del exministro y 75 en contra. Tres por arriba de los dos tercios. En el bloque de Recalde, militan los camporistas misioneros Cristina Brítez y Daniel Di Stéfano –aunque la pertenencia al espacio K es menos segura en este caso.

Este resultado puede variar drásticamente según las ausencias que se registren de un lado y del otro. A diferencia de votaciones emblemáticas como la de la estatización de YPF, o la resolución 125, esta sesión no tendrá asistencia perfecta, lo que puede hacer cambiar la relación de fuerzas en un sentido y otro. Muchos diputados votarán el miércoles que viene con sus ausencias: en una votación reñida, las ausencias tendrán un peso determinante.

Una mirada rápida permite verificar la fuerza propia con la que arranca el oficialismo: 41 diputados del Pro, 36 radicales, 5 de la CC-ARI, 2 del Frente Cívico y Social de Catamarca, una demoprogresista, y uno de Libertad, Valores y Cambio (Alex Ziegler). Esos 86 diputados conforman el interbloque Cambiemos, que votará de manera positiva, ya que dos que objetaban el desplazamiento de De Vido de este modo, como Carla Carrizo y Ricardo Alfonsín, aclararon que mantendrán la disciplina partidaria.

Pasamos ahora a la otra pata de la estructura que se propone empujar a De Vido fuera del Congreso, el interbloque Federal Unidos por una Nueva Argentina, pero allí no está verificado que todos voten en el mismo sentido. Es seguro que lo harán los 23 del Frente Renovador, los 6 de Unidos por una Nueva Argentina (el delasotismo) y Julio Raffo. Lo mismo harán María Cristina Cremer de Busti y los 2 chubutenses de Trabajo y Dignidad, la sanjuanina María Florencia Peñaloza Marianetti y el chubutense Jorge Taboada. A ellos sumaremos a los que completan 1País, Margarita Stolbizer (GEN) y los 3 de Libres del Sur.

Se espera que voten el desplazamiento los 2 del Movimiento Popular Neuquino, los 4 socialistas, como así también los 2 del Bicentenario y el puntano Claudio Poggi, aliados estos 3 últimos del Gobierno. Hasta aquí la sumatoria da 134.

A partir de esta base, nos remontaremos al antecedente más útil para hacer cálculos, que es la votación del proyecto que autorizaba el allanamiento de las propiedades y oficinas del exministro de Planificación Federal, en una causa por presunto enriquecimiento ilícito. Esa votación se produjo el 23 de junio del año pasado y registró 137 votos positivos, 51 negativos -todos del Frente para la Victoria/PJ- y una sola abstención, la del propio De Vido. Como se ve, en esa oportunidad se alcanzaron los dos tercios de los presentes. El oficialismo contó con el respaldo de los 4 diputados de la izquierda, 2 del Movimiento Popular Neuquino; y los exintendentes bonaerenses Darío Giustozzi y Sandro Guzmán. También votaron a favor los monobloquistas Alfredo Olmedo (Salta Somos Todos), Alcira Argumedo (Proyecto Sur) y Claudio Poggi (Avanzar San Luis).

En esa sesión hubo oficialmente 69 ausentes, pero en realidad eran 67, pues Eduardo “Wado” De Pedro y José Ruiz Aragón -ambos kirchneristas-, que figuran en esa condición en la planilla, registraron a viva voz sus votos contra la autorización del allanamiento. Entre los ausentes se destacan los 6 del Frente Cívico por Santiago y los 3 del bloque del Frente de la Concordia, integrado por el exgobernador Maurice Closs, Jorge Franco y Silvia Risko. Fuentes de MisionesCuatro aseguran que los diputados “misioneristas”, tienen pensado ausentarse nuevamente, sellando para bien o para mal, la suerte de De Vido. Claro que con el faltazo, Closs y compañía no podrán evitar las repercusiones: tanto si De Vido supere o no el pedido de desafuero, los “misioneristas” quedarán como los garantes de la expulsión o de la permanencia, al no votar en uno u otro sentido.

(Fuente: Parlamentario)JMM.

Seguinos en Google Noticias, entrá acá y dale click a la estrellita!

Más noticias
Comentarios
VER COMENTARIOS
Policiales
Espectáculos
Nacionales
General