Política

Gobernantes de Misiones no declaran sus bienes

Autoridades federales deben formular declaraciones juradas acerca de sus respectivos patrimonios, antes y después de ingresar al Gobierno. En Misiones no ocurre lo mismo, sigue siendo un misterio.

Gobernantes de Misiones no declaran sus bienes

Autoridades federales deben formular declaraciones juradas acerca de sus respectivos patrimonios, antes y después de ingresar al Gobierno. En Misiones no ocurre lo mismo, sigue siendo un misterio.¿Alguien sabe a cuánto ascendían los bienes de Carlos Rovira, Maurice Closs, Santiago Ros, Balero Torres, Pelito Escobar, Pity Ferreyra, entre otros jerarca cuando fueron designados en  altos cargos en el Estado provincial. ¿Y a cuánto ascienden dichos bienes actualmente?…

El tema vuelve a plantearse luego que la titular de la Oficina Nacional Anticorrupción (ONA), Laura Alonso, impulsó el cumplimiento de la ley 25.188,que obliga a las autoridades a prestar declaraciones juradas.

Por su parte la Asociación Civil por la Igualdad y la Justicia (Acij) efectuó una investigación que comprende a las 23 provincias, destacando que “el libre acceso a los bienes patrimoniales de los funcionarios es una de las herramientas más importantes con que cuenta la sociedad civil para conocer sus ingresos y antecedentes laborales en cargos públicos». A renglón seguido sostiene: «es clave para identificar potenciales enriquecimientos indebidos, incompatibilidades y conflictos de intereses. Declaraciones claras, completas e integrales permiten  garantizar una efectiva rendición de cuentas, así como prevenir y combatir la corrupción” destaca el informe de la (Acij)

El caso Misiones. En agosto de 1989, la Cámara de Representantes aprobó un proyecto remitido por el Poder Ejecutivo presidido por Julio Humada, restringiendo la normativa nacional al considerar que los funcionarios locales no están obligados a cumplir con la misma, estableciendo el carácter de reserva a sus declaraciones patrimoniales.

Además,  otorga la responsabilidad de la autoridad de aplicación a quien le comprendiera el artículo 157 del Código Penal. «Sólo serán obligatorias -dice- en los siguientes casos: a) cuando sean requeridas por los poderes u organismos de los cuales dependan o pertenecen las personas comprendidas en esta ley; b) cuando lo requiera una autoridad judicial o c) cuando el firmante de una declaración jurada la libere de la reserva».

Oscuridad total. Al igual que feudos como Santa Cruz de los Kirchner, Formosa de Insfrán, San Juan de los Gioja o San Luis de los Rodríguez Saá, en Misiones en rigor, nadie sabe cuánto tenía el titular del Palacio Legislativo cuando fue  nombrado empleado estatal en 1984. Y a cuánto asciende su fortuna en la actualidad, como que su enorme mansión en Punta Laurel extendida 1.000 metros río adentro, además de haberse quedado con el espacio público donde habías juegos infantiles y embarcadores de lanchas al final de la avenida Jauretche.

Si es cierto (o nó), que tiene casa en Punta del Este, propiedades en Brasil, en Francia, que integra varios fideicomisos formado en una conocida escribanía con prestanombres («testaferros»),  dueños de edificios en torre que se erigen en otros puntos igualmente privilegiados de la ciudad.

También se ignora la fortuna de Closs, integrante junto con su  familia de la UTE Cataratas, la que durante sus dos mandatos comenzó a operar lujosos hoteles en Posadas, Iguazú; propietaria de forestaciones, de centenares de camiones, de la distribución de combustibles en el NEA, etcétera.

O el caso de los caballos de carrera y propiedades de Balero Torres, el que maneja a su antojo el Iplyc fuera de cualquier control fiscal.

O el del presidente de Emsa, Pity Ferreyra, quien también formaría parte de un fideicomiso que negocia la compra de media manzana distante cuatro cuadras de la plaza 9 de Julio.

O como hizo Santiago Ros para quedarse con otra lujosa casa a orillas del Paraná,, disponiendo de un embarcadero propio, Asociado asimismo a empresas ligadas a una legendaria logia, algo difícil de comprobar porque todos actúan desde hace 15 años en forma corporativa. Ningún juez ni fiscal se anima a investigarlos.

¿Alguna vez la democracia en Misiones alcanzará niveles de transparencia?. No hay que olvidar que el ciudadano común continúa presionado por altos impuestos y que la nueva oligarquía de políticos misioneros, sigue mandando impunemente.

Tal cual la realidad que se vive aquí.

 

 

sb

Más noticias
Comentarios

Más de politica

Policiales
Nacionales
<