Política

Grabois media en un pacto electoral entre CFK y el PAyS

cargando anuncio

El amigo piquetero del Papa Francisco, Juan Grabois, le abrió una puerta de negociación a un acuerdo electoral entre el brazo misionero de Unidad Ciudadana y el Partido Agrario y Social (Pays). La semana que viene se reunirían Cacho Bárbaro con Cristina. En el Gobierno de la Renovación observan con recelo las negociaciones, que complicarían su normal tránsito en busca del quinto proyecto reeleccionista.

Grabois media en un pacto electoral entre CFK y el PAyS

[vc_row][vc_column][vc_column_text]

El amigo piquetero del Papa Francisco, Juan Grabois, le abrió una puerta de negociación a un acuerdo electoral entre el brazo misionero de Unidad Ciudadana y el Partido Agrario y Social (Pays). La semana que viene se reunirían Cacho Bárbaro con Cristina. En el Gobierno de la Renovación observan con recelo las negociaciones, que complicarían su normal tránsito en busca del quinto proyecto reeleccionista. 

[/vc_column_text][vc_single_image image=”227178″ img_size=”full” alignment=”center”][vc_column_text]POSADAS. El líder del Movimiento de Trabajadores Excluidos, Juan Grabois, se ofreció como mediador para destrabar un posible frente kirchnerista y de movimientos piqueteros entre el Partido Agrario y Social (Pays) y el brazo misionero de Unidad Ciudadana.

Según trascendió en fuentes cercanas al kirchnerismo local, Grabois, lider piquetero de formación marxista con influencias católicas y peronistas -muy cercano al Papa Francisco-, se habría contactado directamente con el caudillo de los tabacaleros del Alto Uruguay, el ex diputado Héctor “Cacho” Bárbaro, para ofrecerle una reunión en la sede del Instituto Patria, con la ex presidenta Cristina Fernández de Kirchner.

Grabois lo llevaría a Cacho Bárbaro hasta la fundación de la líder de Unidad Ciudadana para cerrar un acuerdo electoral, que fusione todas las expresiones kirchneristas que pululan en Misiones, para enfrentar los comicios provinciales del 2 de junio y las presidenciales de octubre.

Trascendió que el líder del Pays, Bárbaro, que ya impuso la candidatura a gobernador de Isaac Lenguaza, y de primer candidato a diputado provincial en busca de la reelección, Martín Sereno, estaría dispuesto a cerrar un pacto electoral con La Cámpora y las huestes de CFK.

En ese tironeo, Cacho Bárbaro ofrecería la candidatura a vicegobernadora a la actual diputada nacional de La Cámpora, Cristina Britez, y repartir los primeros seis lugares de la lista de candidatos a diputados provinciales, obviamnete con Sereno como cabeza de lista.

Cabe recordar que Bárbaro preside la Asociación de Campesinos Tabacaleros Independientes de Misiones (ACTIM), que nuclea a más de tres mil productores y sus grupos familiares, una caja que maneja millones a la hora de enfrentar un proceso electoral como se avecina.

Por el lado de Unidad Ciudadana, hay varios dirigentes que se arrogan contar con la bendición de Cristina o de los líderes de La Cámpora, pero la mayoría de ellos no cuenta con respaldo en votos y menos con “presupuesto en fondos”, para andar imponiendo reglas de una posible coalición electoral y tampoco el lugar de privilegio en la lista de candidatos.

Un pacto que preocupa a la Renovación

¿Hay preocupación en el oficialismo gobernante por lo que pueda pasar con los K en Misiones?. De hecho lo hay, por más que lo quieran disimular, restando importancia al peso electoral de los posibles candidatos o de los presuntuosos líderes de partido de la senadora.

Suponen, en la mesa de los estrategas que rodean al gobernador Hugo Passalacqua, que los “kirchneristas unidos” en una “sola esquina” podrían complicar el normal tránsito reeleccionista de la Renovación en junio, como la batalla por los cuatro escaños de diputados nacionales, que se pondrán en juego en octubre.

De acuerdo a datos de encuestas manejadas por el oficialismo, Unidad Ciudadana, en Misiones, es un lema que arrastra unos 10 puntos de intención de voto, contra los más de 30 que cosecharía su lider, CFK, en caso de ser postulante presidencial en los comicios generales de octubre.

Con esos números en danza, los cráneos de la Renovación sospechan que habría una “diáspora” del voto kirchnerista, que en los comicios anteriores los colectaba el oficialismo con los partido de los K dentro del Frente de la Concordia Social.

Y encima, en octubre, la boleta que lleve a Cristina en su costado más visible se quedará con el “efecto arrastre” que suelen imponer los candidatos presidenciales -en este caso, Cristina-; y con la posibilidad cierta de disputar dos de las cuatro bancas en Diputados de la Nación, que se renovarán por Misiones, el mismo día de la pelea por el Sillón de Rivadavia.[/vc_column_text][vc_facebook type=”button_count”][vc_tweetmeme][vc_column_text]


FSV.

[/vc_column_text][/vc_column][/vc_row]

Comentarios