Política

La recorrida de Pichetto por todo el país, para seducir al voto peronista

El candidato a vicepresidente de Juntos por el Cambio recorrió más de 13.000 kilómetros en treinta días de campaña, con el objetivo de sumar el voto peronista al frente oficialista. En Misiones, el senador vino a respaldar la candidatura de su referente del Peronismo Republicano, Pedro Puerta, quien recorrió una distancia similar, en su campaña sobre la tierra colorada.

La recorrida de Pichetto por todo el país, para seducir al voto peronista

Desde que aceptara la propuesta del presidente Mauricio Macri, de acompañarlo en la fórmula presidencial el 11 de junio pasado, Miguel Pichetto se convirtió un factor clave en la campaña del oficialismo, no sólo para sumar los votos del peronismo anti kirchnerista, sino también para enviar una señal que de tranquilidad a los mercados y al establishment económico y político de Argentina.

Según un dossier de Infobae, el rionegrino llegó a recorrer 13.322 kilómetros en el marco de la campaña política en la que asumió la responsabilidad de seducir al voto peronista para acompañar a la fórmula del oficialismo. En Misiones, Pichetto vino a respaldar la candidatura a diputado nacional de Pedro Puerta, su referente del Peronismo Republicano en la provincia.

Reforma impositiva y coincidencias con Pedro Puerta

Pero además de convocar a los votantes peronistas en doce provincias y fortalecer las candidaturas de Juntos por el Cambio, Pichetto presentó propuestas en lo económico para 2020, con lo que dejó en evidencia su impronta dentro del eventual próximo gobierno de Macri. Es decir, marcó la cancha dentro de Cambiemos, en particular con su énfasis en la necesidad de una reforma fiscal que beneficie a las Pymes y a los trabajadores.

De hecho, Pichetto fue categórico en su contacto con Infobae, el jueves por la tarde, cuando cerraba un acto en Posadas con Pedro Puerta, el candidato a diputado nacional de Juntos por el Cambio e hijo del actual embajador en España Ramón Puerta. “En la próxima etapa de gobierno hará falta una reforma impositiva profunda para atender a los trabajadores de clase media y a las Pymes”, expresó el candidato a vicepresidente, dejando en claro que no tendrá un rol marginal en el próximo gobierno.

Este planteo de la rebaja impositiva en beneficio de las Pymes, coincide con el formulado por Pedro Puerta, quien propuso bajar el IVA a un 10,5% (es decir, reducir el impuesto al valor agregado a la mitad) en Misiones, por tratarse de una zona de frontera que compite comercialmente con Brasil y Paraguay. Como es de público conocimiento, cerca del 90% de las empresas radicadas en Misiones, son, efectivamente, Pymes.

Coincidentemente, Pedro Puerta recorrió una cantidad similar de kilómetros que la realizada por Pichetto, en el marco de la campaña de cara a las PASO, donde el candidato del peronismo republicano competirá con el macrista Alfredo Schiavoni y el radical Ricardo Andersen dentro del frente Juntos por el Cambio.

“No se trata de una imposición sino de una necesidad la de darle mejoras impositivas a las pymes para traccionar la economía”, dijo Pichetto desde Misiones, al respecto de la necesidad de aliviar la presión fiscal sobre las Pequeñas y Medianas Empresas. En diálogo con MisionesCuatro, el rionegrino aseguró que las Pymes, no pueden tener un régimen laboral/impositivo idéntico al de las grandes empresas.

Rebaja en el impuesto a las Ganancias

El otro eje de la reforma fiscal que promete Pichetto, gira en torno a la rebaja en el impuesto a las ganancias que se aplica sobre salarios de trabajadores. Uno de los temas exigidos por los sindicatos y gremios, y en general, por los dirigentes peronistas.

“Hay que hacer cumplir la ley que dice que cada año se debe hacer un ajuste de Ganancias”, destacó Pichetto en sus recorridas por las provincias, en lo que parece un mensaje por elevación al Ministro de Hacienda Nicolás Dujovne y su equipo, sobre esta deuda pendiente de la gestión de Cambiemos.

Desterrar al kirchnerismo

Optimista respecto de los resultados de las PASO de este domingo y de las generales de Octubre, Pichetto insiste en que “hay un peronismo democrático que no soportará otra vez el esquema personalista del kirchnerismo ni la prepotencia de los jóvenes de La Cámpora”.

Para el precandidato a vicepresidente, el peronismo viene postergando un recambio dirigencial de manera inédita, pese a las suscesivas derrotas electorales que se vienen dando desde 2015, bajo el liderazgo de Cristina Kirchner. Pichetto apuntó a la genuflexión de dirigentes y de gobernadores, como responsable de esta falta de autocrítica y de renovación dirigencial.

En el marco de esta pelea por desterrar al kirchnerismo, Pichetto visitó la Patagonia donde hizo una dupla permanente con el ministro del Interior Rogelio Frigerio para sumar votos en Río Negro donde logró el apoyo clave de Alberto Weretineck, en Neuquén, Chubut y en la crucial Santa Cruz, donde llegó para dar un fuerte apoyo al radical Eduardo Costa.

Cabe aclarar que Costa competirá contra Alicia Kirchner y se juega una pelea simbólica del Gobierno: destronar al kirchnerismo en la tierra de Cristina Kirchner luego de 25 años de manejo del poder indiscriminado.

Según Pichetto, en un eventual gobierno de Alberto Fernández, quien realmente ejercerá el poder será Cristina Kirchner. De ahí su “cruzada” para convencer a los peronistas “democráticos y republicanos”, de acompañar la fórmula de Juntos por el Cambio.

Para ilustrar este punto, que serán Cristina y La Cámpora, quien gobiernen, Pichetto explicó en la conferencia de prensa que brindó en el Hotel Maiteí de Posadas: “En su acto de cierre de campaña en Rosario, Cristina dedicó todos sus elogios a Axel Kicillof (el precandidato a gobernador de Buenos Aires)”.

Más noticias
Comentarios

Más de politica

Policiales
Nacionales