Política

Martínez Rojas podría ser deportado a Argentina

cargando anuncio

Efectivos del FBI detuvieron en Miami al empresario correntino Mariano Martínez Rojas por “problemas migratorios con fines de deportación”.

Martínez Rojas podría ser deportado a Argentina

Efectivos del FBI detuvieron en Miami al empresario correntino Mariano Martínez Rojas por “problemas migratorios con fines de deportación”.Fue apresado por infracciones migratorias, aunque tiene dos pedido de captura internacional de la Justicia argentina. Efectivos del FBI detuvieron ayer en Miami al empresario Mariano Martínez Rojas por “problemas migratorios con fines de deportación”, aunque hay dos pedidos arresto de la justicia argentina en las causas de las maniobras con las declaraciones juradas anticipadas de importación (DJAI) y la mafia de los contenedores.

Voceros judiciales confirmaron la detención dispuesta por un juez administrativo en Sunny Isles Beach, Miami, barrio pegado a la exclusiva zona de Bal Harbour. Los voceros se preguntaron si el motivo del arresto “no sería una estrategia para expulsarlo rápido del país sin un largo juicio por extradición”.

El lunes se resolverá la situación de Martínez Rojas, aunque si no interviene un juez del fuero de migraciones, podría ser deportado rápidamente.

El juez Gustavo Meirovich reclamó la extradición del empresario correntino en la causa de las DJAI y su colega Marcelo Aguinsky en la causa de la mafia de los contenedores en la que está detenido un ciudadano coreano conocido como “Mister Korea” y el cuñado de Julio De Vido, Claudio “el Mono” Minnicelli.

Así, el empresario que dice que Sergio Szpolsky le vendió el diario Tiempo Argentino y otros medios fracasó con su intento de convertirse en un arrepentido y colaborador de la justicia de EE.UU.

Su ex abogado Eduardo Sánchez Kalbermatten había solicitado a EE.UU que le den asilo a Martínez Rojas por “cuestiones políticas y humanitarias”. Sanchez Kalbermatten dijo a este diario dejó de ser su abogado hace unas semanas “por falta de pago de mis honorarios”. Martínez Rojas estaban en Miami desde agosto del año pasado donde había llegado con, según decía, “una valija llena de documentación” que comprometía a ex funcionarios kirchneristas con casos de corrupción.

El empresario había denunciado por ejemplo el gobernador kirchnerista de Formosa, Gildo Insfrán, y decía que había pedido al juez Gustavo Meirovich convertirse en arrepentido en la causa de las DJAI pero la solicitud fue rechazada. Por las maniobras con las DJAI, creadas por el ex secretario de Comercio Guillermo Moreno, se hizo un fraude al Estado por más de 800 millones de dólares.

En los Estados Unidos, Martínez Rojas había dicho a través de su abogado que sólo se entregaría a la justicia argentina si le garantizaban no ir preso. Además dijo poseer información que podría perjudicar a ex funcionarios pero hasta ahora no presentó ningún pedido para ser tratado como “arrepentido” o “colaborador eficaz”, según dijeron fuentes judiciales.

La causa.

Meirovich investiga si Martínez Rojas participó de maniobras por el lavado de unos 200 millones de pesos a través de procedimientos con las Declaraciones Juradas Anticipadas de Importación (DJAI) sobre el total de 800 millones de dólares.

Las maniobras con las DJAI permitían hacerse de dólares a un precio preferencial en el marco del cepo cambiario dispuesto durante el gobierno de la ex presidenta Cristina Fernández de Kirchner.

La causa, que ya tiene una docena de procesados y otros detenidos, se inició por una denuncia presentada por el ex administrador nacional de Aduanas, Juan José Gómez Centurión, poco después de haber asumido el cargo por decisión del presidente Mauricio Macri.

La denuncia contra Insfrán

Mientras la Justicia procesó a su padre, Martínez Rojas apuntó contra Insfrán al involucrarlo en una supuesta operatoria con cheques provenientes de la plata negra de la obra pública y otra con un inmueble donde funciona un casino de esa provincia que, según sus dichos, pasó a ser controlado por testaferros del mandatario provincial.

En declaraciones a Clarín, Martínez Rojas había asegurado que durante el gobierno de Cristina Kirchner “los testaferros de Insfrán, como Enzo Gomez, me traían cheques provenientes de los negocios con la obra pública de Formosa para que cambie y yo me quedaba con una comisión”. Con esta operatoria cambió cheques por “200 millones de pesos en un año”.

Las instrucciones que recibía era depositar los cheques “en la empresa Intercapital del agente de bolsa Norberto Peluso”, hermano del ex presidente de la Lotería bonaerense en la época de Scioli, Luis “Chiche” Peluso. Entonces, el agente de bolsa compraba, por ejemplo, títulos públicos, luego los vendía y Martínez Rojas se llevaba efectivo ya blanqueado.

La próxima etapa era trasladar el efectivo “en mi camioneta blindada y custodiado por efectivos de la Policía Federal hasta el aeroparque”, donde con “el apoyo de miembros de la Policía de Seguridad Aeronáutica (PSA) la embarcaban en vuelos de Aerolíneas a Formosa”. Aseguró que a los “testaferros de Insfrán me los presentaron Roberto Erusalimsky y Malek Fara”, dos conocidos de Leonardo Fariña en la causa de la ruta del dinero K.

Sin embargo, una parte de los cheques de Formosa “me ordenaron que los usara para entrar al negocios de las declaraciones juradas anticipadas de impuestos (DJAI)”. En la causa abierta por estas maniobras, Martínez Rojas tiene un pedido de captura internacional librado por el juez en lo penal económico Gustavo Mehirovich.

Martínez Rojas se quejó que “el juez haya ordenado la indagatoria de mi padre y lo haya procesado sin pruebas, aunque le dio la eximición de prisión” y porque se basa fundamentalmente en las declaraciones de mi ex chofer Carlos Belizan ante el titular de la fiscalía especializada en lavado PROCELAC Gabriel Pérez Barberá.

Ante una pregunta, afirmó que “una vez me entrevisté con Insfrán por un reclamo de mis comisiones y porque no querían que me retire del negocio. Fue la única vez que lo vi en mi vida”.

Pero sus relaciones con Formosa no terminan allí. Martínez Rojas dijo que en un juicio realizado por un amigo suyo en Corrientes -cuyo nombre pidió mantener en reserva- se quedó con el inmueble en que funcionaba Casino del Norte Sa, ubicada en la zona céntrica de esta capital formoseña. Precisó que cuando hizo esa operación el casino “pertenecía a la empresa Entretenimientos Patagonia del Grupo Relats”, pero que cuando fue a renovar el embargo “el inmueble está a nombre de Omega 3 Patagonia”.

Para su sorpresa Omega 3 Patagonia quedó desde el 2004 “manejaba por otro testa de Insfrán, el ex presidente del Banco Formosa Martín Cortes” y ese firma que “controla el inmueble tiene el mismo domicilio fiscal que The Old Fund, la empresa a través de la cual Alejandro Vanderbroele y Amado Boudou se quedaron con Ciccone”.

Estas datos fueron corroborados en un informe sobre Omega 3 que consta en la Inspección General de Justicia. Cortes, Vanderbroele y Boudou están siendo investigados por el pago de casi 2 millones de dólares que hizo la provincia de Formosa por un inexistente servicio de asesoramiento “en la reestructuración de la deuda provincia”, en una causa que tienen el juez federal Ariel Lijo y el fiscal Jorge Di Lello, quien pidió la indagatoria de Insfrán en el caso.

Por su parte, el juez Meirovich procesó el año pasado con prisión preventiva y un embargo de 1.850 millones de pesos por lavado de divisas, asociación ilícita y el contrabando de mercadería en la causa de las DJAI a Sung Ku Wang, alias “Mister Korea”.

Por los mismo delitos, también procesó con prisión preventiva e idéntico embargo a Ignacio Javier Ishinime. En cambio, el ex gerente del Banco Patagonia Sebastián Alberto Carello, Karina Andrea Monzón y el padre de Martínez Rojas fueron procesados con el mismo embargo pero sin prisión preventiva. El juez estimó que a través de la falsificación de DJAI se fugaron del país unos 300 millones de dólares.Fuente Clarín-TN

Comentarios