Política

Cácerez “toqueteaba a compañeras de La Cámpora”

cargando anuncio

Lo reveló a MisionesCuatro.com, Stephanie Calo, la joven que denunciara al senador bonaerense Jorge “El Loco” Romero, por intentar forzarla a tener sexo con él y otros varones en la casa de Gustavo “El Misio” Cácerez, un dirigente que integra la “mesa chica” de esa organización y es hermano del actual diputado provincial de Unidad Ciudadana, Lucas Cácerez, quien también estuvo esa noche.

Cácerez “toqueteaba a compañeras de La Cámpora”

Lo reveló a MisionesCuatro.com, Stephanie Calo, la joven que denunciara al senador bonaerense Jorge “El Loco” Romero, por intentar forzarla a tener sexo con él y otros varones en la casa de Gustavo “El Misio” Cácerez, un dirigente que integra la “mesa chica” de esa organización y es hermano del actual diputado provincial de Unidad Ciudadana, Lucas Cácerez, quien también estuvo esa noche.CAPITAL FEDERAL y POSADAS. Stephanie Calo, la joven que denunciara al senador bonaerense y dirigente de La Cámpora, Jorge “El Loco” Romero, accedió a hablar con MisionesCuatro sobre Gustavo “El Misio” Cácerez, otra de las figuras de la agrupación que lidera Máximo Kirchner, que esa noche jugó un papel en el intento de violación –era el dueño de la casa- y que, luego, actuó decididamente a favor del encubrimiento de la denuncia.

“El Misio es amigo de años de Romero y no me sorprende su actitud. Después de mi denuncia, me llegaron denuncias que señalaban que Cácarez, toqueteaba a las compañeras de La Cámpora en fiestas”, comentó Calo, dando cuenta de rasgos patriarcales en el comportamiento del dirigente camporista de Alem, a quien se le debe la inclusión y luego nombramiento de los camporistas misioneros Cristina Britez (diputada nacional) y Lucas Cácerez (diputado provincial de Unidad Ciudadana y hermano del “Misio”)

En diálogo con www.misionescuatro.com, Calo describió a Cácerez, que, recordemos, hasta el 2015 era el Coordinador General de Asuntos Políticos e Institucionales de la Unidad, como “un dirigente del interior de La Cámpora, amigo de Máximo (Kirchner) y del Loco (Jorge) Romero, el hombre a quien denuncié (por abuso sexual). El Misio, la noche que ocurrió mi abuso, estaba en el cuarto de al lado, con una chica que apenas se podía sostener en pié. Tuvieron relaciones sexuales, pero ella estaba completamente ebria y casi no recuerda lo que pasó”, detalló Calo, insistiendo en que “hay muchos testigos de esa noche”.

De acuerdo con Calo, esa noche, luego de salir de un boliche, fueron a casa de ‘El Misio’ Cácerez en Caballito –por invitación de él mismo- junto a otras jóvenes y cuatro militantes de La Cámpora a los que luego se sumó Romero. Stephanie contó a medios nacionales que en el departamento de Cácerez, Romero la encerró en un momento junto a dos compañeros y la quiso obligar a practicarles sexo oral a los tres. Ante su negativa, el senador bonaerense habría vuelto a encerrarla a la joven dentro del baño. Allí, de acuerdo al relato, Romero sacó su pene afuera y volvió a pedirle que le practicara sexo oral.Tras el intento de abuso, Calo sostuvo que trató de denunciar el hecho ante Cácerez, quien la ignoró completamente. “A la semana siguiente hablé con el responsable en logística (de La Cámpora) y me dijo que se lo comentara al Misio, pero su respuesta fue que lo habláramos por Telegram, por mensajes secretos, que no podía hablarlo en el momento. Cuando se lo comenté (el abuso), me dijo ‘después vemos’. Me lo encontré el 24 de Marzo del año pasado y no me dijo nada, ni se mostró interesado”, reveló Calo, dejando en claro que Cácerez tenía las posibilidades de avanzar en sanciones contra Romero, hace casi dos años atrás.

“Después de mi denuncia (pública) he recibido testimonios sobre Cácerez, que andaba toqueteando a las compañeras en las fiestas y que era amigo de muchos años de Romero. Así que no me extraña el nivel de encubrimiento de Cácerez”, puntualizó Calo, quien añadió que varios integrantes de la mesa chica de La Cámpora, sabían del intento abuso sexual. “Incluso, después de la denuncia que hice el jueves, ninguno de ellos (Cácerez y la cúpula de La Cámpora), se comunicó conmigo. (La diputada nacional) Mayra Mendoza, tampoco se solidarizó”, enfatizó la joven.

“Uno de los que estaban presentes esa noche, en la que ocurrieron las cosas, fue Lucas Cácerez (el diputado provincial). Cuando El Misio me invitó a salir me dijo que venían chicos del interior y a Lucas yo lo conocía de la militancia. Eran cuatro y después se sumaron tres, (el Loco) Romero y dos más”, sostuvo Calo, que, no obstante, aclaró que no vio al diputado provincial de UC cuando comenzó el ataque sexual. Aunque sí lo vio después, porque fue quien la llevó de regreso a su domicilio. 

El encubrimiento en La Cámpora hasta la llegada del #NoEsNo

Consultada al respecto de la actitud de los hermanos Cácerez, que no salieron a hablar públicamente de esta denuncia y “aclarar lo ocurrido”, siendo ambos, testigos indirectos, Stephanie opinó que esto se enmarca en todo el silencio de La Cámpora con esto. A ninguno de sus dirigentes se le ocurrió salir a hablar. Gustavo Cácerez, ni siquiera se comunicó conmigo. Ya sé su respuesta. Cuando se lo conté, hizo como si nada. Cuando me hace la invitación (El Misio), me dijo ‘no va a pasar nada que so no quiera’. A bueno, menos mal que me lo dijo. ¿Si no me lo decía, qué hubiese pasado?”, se preguntó suspicaz la joven, apuntando a las extrañas palabras de Cácerez, que hacían presagiar lo que sucedería.

“Esa noche, antes de entrar a bailar, ‘El Misio’ me abraza y me dice que me iba a cuidar como si fuera su sobrina, pero si así cuidás a tu sobrina, no quiero imaginar cómo tratas a las mujeres”, fustigó la joven, al tiempo que añadió que “El Misio, me parece bastante machito”.

Por otra parte, Calo enfatizó que no había posibilidades de que los popes de La Cámpora, no supieran de lo ocurrido en el departamento de Cácerez, en la primera quincena del 2017. “Creo que varios lo sabían. Puedo dar fe que el Cuervo (Larroque) lo sabía. Mayra Mendoza también sabía porque el responsable de mi ex pareja se lo contó y ella lo miró mal. Esa fue su respuesta y no me extraña de Mayra. Ellos están planteando que todo esto es una movida mediática para perjudicar a su gente”, comentó Calo.

“Todo esto no hubiese pasado si simplemente hubiesen dejado de ver a las mujeres como objetos sexuales para su satisfacción. Y las empezasen a ver como personas políticas, pensantes, no solamente éramos un cu… y un par de tetas para ellos”, sentenció la joven, para quien, dentro de La Cámpora, no ha llegado el cambio social que propiciaron los movimientos feministas en los últimos años, en Argentina y el resto del mundo.

jmm.

Comentarios