Política

Silverstone sacó los trapitos al sol

cargando anuncio

El excandidato a Defensor del Pueblo de Oberá por el Frente Cambiemos, apuntó al macrismo local. “Los dirigentes obereños del PRO y la UCR me dejaron solo”, enfatizó.

Silverstone sacó los trapitos al sol

El excandidato a Defensor del Pueblo de Oberá por el Frente Cambiemos, apuntó al macrismo local. “Los dirigentes obereños del PRO y la UCR me dejaron solo”, enfatizó.El pasado domingo 22 de octubre Roberto Silverstone fue el candidato individualmente más votado para ser el “Defensor del Pueblo de Oberá”. Pero entre la ley de lemas, cierta “picardía” electoral, un curioso conteo de votos y la falta de reacción propia para reclamar o al menos comunicar lo sucedido, este docente-candidato del Frente “Cambiemos”-perdió a manos de la renovadora Patricia Nittmann, oficialista y amiga del alcalde Carlos Fernández.

Silverstone habló con Misionescuatro y, consultado acerca de la llamativa inacción del sector para poner en agenda lo opaco del comicio, fue contundente: “Yo no soy político. Y para reclamar un conteo voto a voto, o al menos salir a contarle a la gente lo que pasó, necesitábamos actuar juntos. Pero ni los dirigentes del PRO de Oberá, ni los dirigentes del radicalismo de Oberá quisieron hacer algo al respecto. Me dejaron solo”, disparó.

El 22 de octubre el Frente “Cambiemos” derrotó al Frente Renovador en tres de las cuatro categorías por las que se votó en el municipio de Oberá. Se impuso para senadores nacionales, para diputados nacionales y para diputados provinciales. Para todos esos cargos legislativos “Cambiemos” aventajó a la renovación por mil votos (quince mil a catorce mil en números redondos).

Pero en la categoría “Defensor del Pueblo” los siete sublemas renovadores sumaron 14.688 votos, apenas 136 más que la sumatoria de los tres sublemas de “Cambiemos”, que juntaron 14.552 votos. En el conteo provisorio hubo 3.204 votos anulados que, en el conteo definitivo, pasaron a ser votos “en Blanco”. Quedando además, en el escrutinio definitivo, 671 votos nulos. ¿Qué pasó? ¿Centenares de obereños que votaron a “Cambiemos” para senadores y diputados nacionales y para legisladores provinciales, resolvieron apoyar a la renovación nada menos que en el cargo de Defensor del Pueblo? ¿Por qué tanto voto “anulado” que luego se transformó en “Blanco”? ¿Por qué tanto voto recurrido, más de seiscientos, en un comicio definido por un poquito más de cien? Es imperativo recordar, y Misionescuatro lo denunció el mismo 22 de octubre, que hubo cientos de boletas rotas en Oberá. Todas eran de “Cambiemos” y todas estaban rotas, estratégicamente, en el sector de la boleta que las convertía en nulas si un elector la ponía en el sobre y la mandaba adentro de la urna.

Tamaño panorama ameritaba al menos la difusión del asunto. Pero no hubo siquiera una conferencia de prensa. Es más: Misionescuatro le dio más entidad al tema que los propios afectados, que no pasaron de chillar por las redes sociales (impresentable para un espacio que es mayoría en lo nacional, y principal partido de oposición en la provincia y en Oberá).

Silverstone lo explicitó bien: “Me habían dicho (desde el radicalismo obereño que impulsó su candidatura) que iban a hacer una conferencia de prensa. Pero quedó en la nada. Y con la gente del PRO nunca hablé ni me llamaron durante toda la campaña. Los conocí y traté en los actos públicos, nada más”.

Hace días, desde la juventud radical de Oberá también expresaron su descontento con la tibia respuesta del espacio a tan curiosa resolución del comicio. Decía don Leopoldo Marechal que “cuando se recibe un nombre, se recibe un destino”. Que no se defiendan los votos del “Defensor del Pueblo” es una ironía patética. ¿Con quién o quiénes temen “quedar mal” los dirigentes de “Cambiemos”? ¿Hay una bajada de línea de “no confrontar” con la renovación en tiempos de intercambios de gobernabilidad entre el presidente Macri y el gobernador Passalacqua? ¿Tanto como para sacrificar el voto popular?

Pareciera que en Oberá el PRO y la UCR solo se juntaron en la boleta. Algo también admitido por Silverstone en el reportaje con MisionescuatroPatricia Nittmann fue la tercera más votada con 3.556 votos y quedó muy lejos de dos de los tres candidatos de “Cambiemos”: Silverstone, desde la UCR, obtuvo 6.158 votos y el abogado Gabriel Tula, desde el PRO, sacó 5.658 votos. Con esos pobres guarismos, siendo renovadora, candidata y amiga del intendente y en unas elecciones en las que pasó lo que pasó antes, durante y después de votar, asumirá en abril próximo como “Defensora del Pueblo” de Oberá.

“El carácter es el destino”, nos enseñó el filósofo Heráclito hace dos mil quinientos años. Está más que claro porque la renovación hace, literalmente, lo que se le da la gana.

Walter Anestiades

Comentarios