Arte y maquillaje para acompañar a los pacientes

Categorías: Posadas.

Palabras destacadas: humanizar, reflexología, quimioterapia, calidad de vida, vicky, fundación, calidad, pacientes, trabajo, enfermedad, cáncer, san martín, arte, hospital, familiares, sesiones, san, programa, producción, y vida.
Visibilidad: Destacadas por categoría – Provinciales, Lo Más Leído, y Destacadas en Artículo individual.

La Fundación “Donde quiero estar” trabajará en el hospital de Posadas con el objetivo de “humanizar los tratamientos oncológicos y mejorar la calidad de vida de las personas con cáncer y sus familias”.

Paciente interpretando a Cleopatra.

La Fundación “Donde quiero estar” desarrollará un proyecto en el hospital Ramón Madariaga de Posadas. El principal programa de esta organización es el trabajo en salas de quimioterapia.

“Se busca humanizar la calidad de vida durante la enfermedad y más allá del alta”, contó la directora y fundadora Vicky Viel Temperley. “Con el arte, los pensamientos negativos se vuelven alegría”, aseguró.

Los pilares del plan son el arte, el masaje y la reflexología. La Fundación trabaja con un equipo de voluntarios quienes brindan talleres de arte y sesiones de reflexología a los pacientes durante la aplicación de quimioterapia.

Generan un clima de contención promoviendo una dinámica grupal en la que tanto el equipo médico, los pacientes y familiares se involucran en una misma actividad creativa.

El error adecuado

Vicky relató que la Fundación nació a raíz de la enfermedad de su hijo Santiago quien tuvo un tumor cerebral a los 17 años. Luego de su muerte desarrolló un programa para acompañar a embarazadas de alto riesgo que llevó al Hospital de Clínicas “José De San Martín”. Al querer presentar el programa, se equivocó de piso y en vez de dejarlo en maternidad lo llevó a salud mental.

Gracias a esta equivocación, fue invitada a trabajar en psicoprofilaxis oncológica en el espacio de la sala de quimioterapia con pacientes con cáncer de mama y útero. Comenzó dando clases de gimnasia localizada, sesiones de fotografía y de reflexología para que los acompañantes pudieran aliviar a sus familiares. Luego se incorporó María De San Martín, su hija, con la propuesta de pintar durante la quimioterapia como si fuese un taller tradicional. La idea fue realmente innovadora y los resultados superaron las expectativas.

Después de mucho trabajo, lograron sistematizar el programa y replicar el mismo en 16 hospitales más. Hoy trabajan para llegar a la mayor cantidad de centros de salud posibles.

Programa “Hoy Soy”

En este plan el paciente se convierte en una persona o personaje que admira, logrando correr el foco de atención de la enfermedad en ese momento. Logran esa personificación no solo física, sino también emocional a partir del vestuario, maquillaje y producción, pero por sobre todo por el acompañamiento que atraviesan ellos hasta transformarse por completo. Como instancia final, la producción fotográfica se entrega al paciente y la serie completa se expone.

vb

Comentar