Posadas

Fuertes presiones de Zbikoski a los choferes en medio de la pandemia

cargando anuncio

La empresa Don Casimiro envió una circular interna en la que recuerdan a los conductores que “está terminantemente prohibido” transportar compañeros de trabajo cuando el colectivo está fuera de línea. Además, habría amenazas de sanciones cuando se atrasan en los recorridos.

Fuertes presiones de Zbikoski a los choferes en medio de la pandemia

POSADAS. En el contexto de la crisis del sector del transporte urbano de pasajeros, por la brusca caída en la facturación en el marco de la cuarentena por el coronavirus, el Grupo Zbikoski y la empresa Don Casimiro incrementaron la presión sobre los choferes, para que cumplan con los horarios impuestos por la empresa oligopólica, entre otras nuevas directivas.

En las últimas horas, MisionesCuatro tuvo acceso a una circular interna en las que la empresa Casimiro Zbikoski, recordaba a los choferes que está “terminantemente prohibido” transportar pasajeros y colegas de trabajo cuando la línea está fuera de servicio.

“Muchos de los choferes que terminan su turno a la noche, carecen de medios de movilidad propios, por lo que solían aprovechar los servicios que salen de la empresa para hacer el horario nocturno. Ahora prohíben llevar a compañeros estando fuera de línea, pese a que muchos trabajadores dependen de esos servicios para regresar a sus viviendas”, contó una fuente reservada, al tanto de las nuevas disposiciones del Grupo Z.

Cambió la política sobre los horarios

Por otra parte, según fuentes consultadas, la empresa modificó su política en lo que respecta al cumplimiento de los horarios. Antes de la pandemia del coronavirus, la empresa toleraba los atrasos y prohibía terminantemente, que las unidades circulen adelantándose al horario. Ahora, los amenazan con sanciones a los que circulen atrasados.

“Para evitar sanciones y suspensiones, los choferes tienen que pasar semáforos en rojo y andar a altas velocidades en horario pico”, contó otra fuente respecto de las presiones y el nuevo funcionamiento del transporte urbano de pasajeros. De hecho, esta nueva modalidad de funcionamiento explicaría en parte, por qué aumentaron las denuncias de usuarios por ómnibus que no paran en las paradas correspondientes –ello pese tener asientos disponibles.

Presiones en el marco de un reclamo por la corona-crisis

Las nuevas medidas causaron malestar entre los choferes, quienes, en estricto off-the-record y por temor a sanciones y despidos, insisten en que los trabajadores no son responsables de la brusca caída en la recaudación.

El empresario Marcelo Zbikoski salió a decir el viernes pasado, que pasaron de 110 mil boletos diarios a 8 mil, lo que representa una caída superior al 92%. Con esto, el propietario de la empresa que controla el 80% de las líneas del Gran Posadas, admitió que recaudaban entre 2,2 y 3,3 millones de pesos diarios. Ahora con la caída en la recaudación y el pedido de auxilio, el pulpo del transporte estaría presionando a sus choferes. Con la anuencia o complicidad del sindicato de los trabajadores del volante.

Comentarios