Posadas

“Si no trabajo, ¿quién paga mis cuentas?”, dijo puestera de La Placita

cargando anuncio

Berta, una histórica puestera del tradicional mercado, insistió en que no puede dejar de abrir su local, pese a la brusca caída en las ventas por la merma en las personas circulando en la calle y el temor al Coronavirus 2. “Un día sin trabajo es un día sin ingresos”, acotó.

“Si no trabajo, ¿quién paga mis cuentas?”, dijo puestera de La Placita

POSADAS. Una puestera del Mercado Modelo de La Placita, aseguró que no tiene intenciones de recluirse en su casa, dejando cerrado su local comercial, pese a las recomendaciones realizadas desde el gobierno, que lanzó una serie de medidas muy duras para frenar el avance de los casos de Coronavirus (2019-nCov) en el país.

“Si no trabajo, ¿quién paga la luz, el cable, mis cuentas?”, lanzó la comerciante, ilustrando una de las disyuntivas que se presentan a las personas que forman parte de la economía informal, o las que ganan su sustento con el trabajo diario –que implica un contacto interpersonal frecuente.

En diálogo con MisionesCuatro, Berta, admitió que cayeron mucho las ventas desde el último fin de semana, momentos en los que el gobierno nacional definió el cierre de fronteras por lo menos, hasta el 31 de Marzo. Según la puestera, muchos de los dueños son ciudadanos paraguayos, y al no poder pasar a Argentina, cerraron sus locales.

Un parate que genera deudas con la municipalidad

“No hay nada de gente, pero tenés que estar. Desde el lunes, empezó esto. Hay mucha gente que es de Paraguay. Mi hijo me dijo, ‘cerrá el puesto’, pero le dije, ‘¿quién me paga la luz, el cable y las cuentas si yo cierro?’”, comentó la comerciante, quien remarcó que se está cumpliendo con las medidas de higiene para evitar los contagios de Covid-19. No obstante, Berta se mostró poco preocupada:

“Es una gripe y siempre hay una enfermedad nueva. (Un día sin trabajo), es un día sin ingreso. Lo que pasa es que venimos bajando en las ventas desde hace 2 años y ahora es peor con esto”, puntualizó.

Con la municipalidad, “nunca quedé debiendo y ahora debo un año. Pero la municipalidad no molesta (exigiendo el pago), si ellos saben cómo estamos. Hay mucho más del 50% de los puestos cerrados. La gente tiene miedo al virus y no abren”, acotó.

Comentarios