Posadas

Una mascota libre de pulgas y garrapatas, cuesta entre $800 y $2 mil, pero el precio sube si se la protege contra la leishmaniasis

Según un veterinario los medicamentos empleados para repeler a los parásitos, deben modificarse después de un tiempo, porque las especies se tornan resistentes. Y los costos son altos, sobre todo, para la protección triple.

Una mascota libre de pulgas y garrapatas, cuesta entre $800 y $2 mil, pero el precio sube si se la protege contra la leishmaniasis

POSADAS. Sigue en alza en la capital de Misiones, el costo de mantener a mascotas libres de parásitos, algunos transmisores de infecciones zoonóticas graves, es decir, las producidas por cualquier patógeno celular que se transmite de forma natural de los animales (en su mayoría vertebrados) al ser humano, y viceversa. En este grupo está la leishmaniasis, que se la considera endémica de la zona.

Según un veterinario consultado, en la primavera y verano aumentan las poblaciones de flebótomos (mosquita del género Lutzomyia), garrapatas y pulgas, con los lógicos riesgos de infecciones zoonóticas como la leishmaniasis, una infección transmisible a humanos que puede ser grave, si no hay tratamiento.

Para prevenir contagios a las mascotas y humanos, existen disponibles varias alternativas de productos repelentes, pero el costo es elevado, en especial, para la protección triple, es decir, contra las mosquitas de la leishmaniasis, las garrapatas y las pulgas (arácnidos e insectos que también pueden transmitir infecciones zoonóticas).

En diálogo con MisionesCuatro, el Dr. Pablo Nicolás Mur, médico veterinario, remarcó que en la primavera y verano, se observa un “aumento en la población de pulgas y garrapatas. Con el avance de la ciencia, hay muchos productos para mantener controlada a la población”, precisó.

“Tenemos un clima prácticamente tropical. Porque casi todo el año están presentes estos insectos (y ácaros). Pero se agrava bastante en primavera y verano. Hay una buena cantidad de productos para controlarlos. Algunos para tomarlo por vía oral (en forma de comprimidos). También hay de uso tópico como las pipetas y también collares (repelentes)”, detalló Mur, quien puso de relieve que los collares, también protegen contra la leishmaniasis, “lo que no es menor, pues aumenta (la presencia de flebótomos) en los periodos estivales”.

Consultado al respecto, Mur recalcó que los repelentes y medicamentos antiparasitarios, “como ocurre con los insecticidas”, deben ir cambiando con el tiempo, pues “las especies se van haciendo resistentes”. Y no sólo por el tiempo, sino también “por el mal uso” de esos productos.

En la opinión de Mur, “los (antiparasitarios) que dan mejor resultado, son los de uso oral. Pero para la leishmaniasis no hay otra alternativa que usar collares o pipetas”, comentó el veterinario.

Y respecto a los costos, Mur admitió que son elevados, aunque dependen del tipo de producto y del peso de la mascota. Existen pastillas contra garrapatas y pulgas “que duran 30 días” y otras “que duran 90 días”. “Los que duran 30 días, son más baratos. Esos rondan los 800-1000 pesos y a veces un poco más. Dependiendo del peso del perro. Y los otros (productos, pipetas y collares), cuestan más o menos el doble”, confió el veterinario, dando cuenta de un cotos de unos 2000 o más pesos para la protección triple.

Comentarios