Posadas

Zapatero sustentable: una propuesta ecológica y económica para el calzado en desuso

cargando anuncio

En tiempos donde la sostenibilidad y la economía familiar se vuelven más relevantes que nunca, Yolanda Vier se destaca como una de las impulsoras de una iniciativa con un enfoque ecoamigable y solidario. El “Zapatero Sustentable” se convirtió en un espacio de referencia para aquellos que buscan dar un nuevo propósito a sus calzados en desuso y, a la vez, obtener calzado en perfecto estado a precios asequibles.

Zapatero sustentable: una propuesta ecológica y económica para el calzado en desuso

Desde hace dos meses, Yolanda y su equipo vienen trabajando arduamente en este proyecto, con el objetivo de reutilizar y recircular aquellos zapatos que quedaron olvidados en los armarios. La idea detrás del “Zapatero Sustentable” es sencilla: dar una segunda vida a los calzados, evitando su desecho prematuro y contribuyendo a cuidar el medio ambiente.

“Comenzamos hace dos meses vendiendo nuestros zapatos y, al cambiar la temporada, sacamos los zapatos y nos dimos cuenta de que algunos estaban deteriorados. La idea es vender para recircular esos zapatos”, explicó al móvil de MisionesCuatro Yolanda, una de las impulsoras de este proyecto.

Lo que comenzó como una venta puntual, pronto evolucionó hacia una propuesta mucho más amplia y colaborativa. Yolanda y su equipo tuvieron una idea brillante: pedir a la comunidad que trajera aquellos pares de zapatos que tenían guardados, pero que por distintas razones ya no utilizaban. Y lo que parecía ser un simple intercambio, rápidamente se convirtió en una dinámica donde la gente no solo se mostró interesada en donar, sino también en adquirir calzado a bajos costos.

“La gente busca los bajos precios, y estamos felices de poder ofrecerles opciones económicas y de calidad”, aseguró Yolanda. Los precios de los zapatos en el “Zapatero Sustentable” varían entre mil y ocho mil pesos, lo que permite que personas de distintos estratos socioeconómicos puedan acceder a calzado en buenas condiciones.

“Pedimos que el zapato esté como nuevo. Si tuvo mucho uso, ya pagó su vida útil”, señaló Yolanda, haciendo hincapié en la importancia de mantener altos estándares de calidad en los productos que ofrecen. “Si lo compraron online y no les fue o si no te gusta el calce, también pueden traerlo para que le demos una nueva oportunidad”, agregó.

El “Zapatero Sustentable” logró una amplia aceptación en la comunidad. Ya adquirió alrededor de 90 pares de zapatos donados, de los cuales 36 pares ya encontraron un nuevo dueño. Las redes sociales, como Instagram y Facebook, se convirtieron en los principales canales de comunicación para llegar a más personas interesadas en esta propuesta.

Sin embargo, Yolanda es realista acerca de los retos que enfrentan. “No deja ganancia, tratamos de cubrir gastos de alquiler, luz y agua, además de los elementos para poner en condiciones los zapatos”, mencionó.

Comentarios