Provinciales

A 14 años de su impune crimen, pidieron justicia por “Marilyn” Bárbaro

cargando anuncio

En la noche de este martes 17 de abril una veintena de personas se reunieron en Oberá a favor de pedir justicia por el crimen aún impune de María Elena “Marilyn” Bárbaro, perpetrado en la ciudad hace exactamente catorce años.

A 14 años de su impune crimen, pidieron justicia por “Marilyn” Bárbaro

En la noche de este martes 17 de abril una veintena de personas se reunieron en Oberá a favor de pedir justicia por el crimen aún impune de María Elena “Marilyn” Bárbaro, perpetrado en la ciudad hace exactamente catorce años. Convocados por la Central de Trabajadores de la Argentina-CTA Autónoma-y por amigos de la familia Bárbaro, el pedido de justicia se pareció mucho a los anteriores: las caras de siempre, pocas, modesta cobertura mediática y un escenario, el centro cívico, en cuyos adyacencias parecían circular turistas que paseaban por el lugar y no obereños al tanto del reclamo.

No fueron las ausencias de siempre las que llamaron la atención. Fue una nueva. La de Juana “Ticha” Bárbaro, la hermana de “Marilyn” que lideró cada mes de los primeros trece años de demanda ciudadana y que falleció en julio pasado, agobiada de pedir siempre una justicia que no llegó nunca.

El dirigente peronista José Fabio recordó emocionado tanto a “Marilyn”, del que fue compañero de colegio, como a “Ticha”, del que fue compañero de lucha. “Me indigna que haya tan poca solidaridad de nuestro pueblo con una familia pionera de Oberá como los Bárbaro”, señaló, para agregar que “nunca creímos el cuentito que nos quiso contar el poder político, que en esta causa se metió a niveles increíbles”.

Ramón “Moncho” Enríquez, exabogado de Juana Bárbaro, remarcó que al fallecer “Ticha”, se perdió a la querellante en la causa. “En mis años de abogado nunca padecí lo que en esta causa. Fue una vergüenza como la justicia, mandada de arriba, mandó a secuestrar el expediente que estaba en Oberá y anuló la pericia de gendarmería, que era clave para saber la identidad de los asesinos”.

De los nueve concejales de Oberá solo estuvo presente uno, Alejandro “Toto” Etchberger. De la dirigencia política local estuvo el peronista Fabio, el socialista Leandro Sánchez y Jorge “Coqui” Duarte, de la CTA y síndico de la CELO. Y no estuvo nadie más. Tampoco acudieron quiénes hace apenas seis meses se postularon para el cargo de defensor del pueblo de la ciudad.

La causa, que tuvo cinco imputados de los cuáles cuatro fueron sobreseídos y el restante permanece imputado pero libre, no tiene juez. Está en el Tribunal Penal Uno de Oberá,  pero ningún magistrado local podrá hacerse cargo porque en algún momento ya tuvieron que ver con el expediente.

A catorce años del crimen ícono de la Misiones feudal, la causa está parada, la querellante fallecida, el único imputado lejos de ser juzgado y la indiferencia social ya ni siquiera asombra.

Pero esos veinte de ayer, que estuvieron presentes hoy, volverán a estar mañana.


Walter Anestiades para www.misionescuatro.com 

 

Comentarios