Oberá: empleado municipal denunció al intendente ante el INADI

Categorías: Provinciales.

Palabras destacadas: municipalidad de oberá, flores, ministerio de trabajo, empleados municipales, delegación, rindfleisch, municipalidad, examen, upcn, discriminación, trabajo, ate, fernández, compañeros, intendente, empleado, oberá, misiones, empleados, y fue.
Visibilidad: Destacadas por categoría – Provinciales y Lo Más Leído.

Oscar Flores, empleado de la municipalidad de Oberá, denunció al alcalde Carlos Fernández ante la Delegación Misiones del Instituto Nacional contra la  Discriminación, la Xenofobia y el Racismo-INADI-. Flores considera que el funcionario renovador, igual que su antecesor Ewaldo Rindfleisch, lo discrimina por “no ser del palo político” y “discriminación sindical”, acción traducida ahora en haberlo dejado afuera de una recategorización que ameritaba recibir, sin explicación alguna.

En diálogo con Misiones Cuatro, Flores, quién se desempeña en el área de Obras Públicas del municipio, narró que “en noviembre del año pasado sesenta empleados fueron recategorizados, previo examen, y a mí ni siquiera me avisaron que se tomaba el examen. Después, cuando hice el exámen, me fue bien. Pero fui el único al que no recategorizaron. ¿Por qué? Trabajo en la municipalidad de Oberá hace dieciocho años, desde marzo del 2000. Me capacito permanentemente para hacer bien mi trabajo, pero cada vez que llega una oportunidad de recategorizarme, me excluyen. Y cuándo vas a pedir explicaciones, igual que cuando estaba Rindfleisch, nadie te quiere atender. A los funcionarios tenés que agarrarlos en los actos públicos”.

“Soy una persona de buenos modales-continúó Flores-. Siempre sigo los canales de comunicación que corresponden. Varias veces fui a la oficina de Asuntos Jurídicos y siempre me atiende-nerviosa-la secretaria, que se llama Rosana Olivera, y siempre me respondía con evasivas, hasta que un día me dijo que no había buenos informes sobre mí. Pero fue algo que me dijo de palabra, nunca hubo un informe escrito ni una voz oficial que avalara eso que ella me dijo. Con el anterior director de jurídicos, Mijael Julián, nunca pude hablar. De tanto insistir logré hacerlo con el actual, Matías Frick, pero en una charla que el municipio organizó en la Facultad de Ingeniería. Me prometió ver mi tema, que iba a mandar una nota a través de personal. Pero pasó el tiempo y no tuve ninguna novedad.”

Flores se manifestó disgustado por una calificación de Fernández hacia sus compañeros de trabajo: “Con el intendente siempre tuve un diálogo respetuoso. Pero una vez, cuando le planteé unos problemas laborales que tenían mis compañeros me respondió que ya había sacado a las “naranjas podridas”. Me pareció fea e injusta la expresión, porque se trataba de compañeros que habían sufrido traslados compulsivos y referirse así a trabajadores…”.

¿Y los gremios? ¿Y el Ministerio de Trabajo? Flores remarcó que “tanto ATE como UPCN no hacen nada. Hablé con Víctor Paredes, de ATE, y con Domingo Paniagua, de UPCN, pero nunca logras nada concreto con tus reclamos. La Delegación de Oberá del Ministerio de Trabajo no atiende reclamos de empleados estatales (?). Voy a tener que recurrir a la sede de Posadas”.

Flores recordó que “en 2004, cuando asumió Rindfleisch, me cesantearon sin motivo. Porque tenía el poder de hacerlo y lo usó. Después de un mes de protestar y protestar, incluso en la calle, me reincorporaron. Y fui vigilado y perseguido durante los doce años de la gestión de Rindfleisch. Mucho más cuándo denuncié que el incendio del edificio municipal, en 2009, fue intencional. Conozco de electricidad-me encargué de esa área en la gestión de “Rolo” Dalmau-y sé bien que no hubo ningún accidente”.

El último 15 de agosto, cansado de que lo tengan de acá para allá sin respuestas, Flores formalizó la denuncia contra el intendente Fernández en el INADI. “Hace un tiempo, con unos compañeros y por la inacción de ATE y UPCN, armamos otro gremio para defender a los compañeros. El SOEMO (Sindicato de Obreros y Empleados Municipales de Oberá). Estamos en trámite para que nos otorguen la personería jurídica. Creo que a partir de esa acción, se pusieron en mi contra. Es difícil trabajar en la municipalidad si no sos renovador”, concluyó Flores.

El trabajador plantea una suerte de continuidad entre las formas en que son (des)tratados los empleados municipales entre los años de Rindfleisch y los de Fernández. “Nada cambió”, definió Flores.


Walter Anestiades

Comentar